Los créditos de En el fondo todo va bien, el flamante EP de Chini & The Technicians, son el ejemplo más reciente donde hallar al músico y artista visual Diego Lorenzini. Ahí grabó, mezcló, las hizo de productor y colaboró con coros y teclados, en una nueva confirmación de su afición por las labores múltiples.

Un pequeño recuento: Diego Lorenzini ha destacado en forma reciente como vocalista y guitarrista de Tus Amigos Nuevos, pero esa es solo una de las opciones. También ocupa el mismo puesto en VariosArtistas, con quienes el año pasado publicó el recomendable Gol o penal, y antes ha editado unas cuantas grabaciones como solista. La mejor vitrina para llegar a toda esa música es Uva Robot, el sello del cual es uno de los principales impulsores y que acostumbra a liberar todo su catálogo para descargar y escuchar de manera gratuita.

No se trata, en todo caso, de un fanatismo ciego por los formatos intangibles. Para comprobarlo están las cuidadas versiones en formato físico que tienen algunos de esos discos, en las que además se puede encontrar su oficio como dibujante, repartido en carátulas, stickers, minúsculos folletos o ediciones limitadas. Una vez más, alternativas múltiples de Diego Lorenzini, quien aquí presenta sus discos favoritos.

BECK – MELLOW GOLD

Intuyo que mucha gente se sintió profundamente estafada el ’94 con este cassette, ya que todos quienes lo compraban lo hacían por el súper hit ‘Loser’ y luego se encontraban con una colección de lados B de un autor de folk tan experimental como torpe. Y que bueno que ocurrió así, ya que gracias a esa sensación de fraude frente al lado oscuro de esta obra maestra es que terminó llegando a mis manos. Y fue precisamente ese lado el que me conquistó a mí. Principalmente porque se escucha que Beck no se tomaba en serio a sí mismo pero sí tomaba muy en serio su búsqueda musical, y eso sumado al humor y el talento de este autor para crear paisajes apocalípticos con arreglos caseros absurdos, lograron incluso que encontrara linda su portada.

https://www.youtube.com/watch?v=VTDibv6bhmY

LOS TRES – FOME

Hablando de primeros cassettes, el primero que yo compré, ya que el de Beck lo heredé gracias a la decepción de mi hermano, fue La espada y la pared de Los Tres y sí, lo siento Álvaro Henríquez, era pirateado. Lo compré en Constitución y era de esos que tenían fotos análogas dobladas para que la portada fuera a color. Ese fue el comienzo de un amor muy profundo hacia la música de esta banda. No es por ser chauvinista, pero ser un adolescente provinciano y escuchar a Los Tres es otra cosa, y hasta antes de que se separaran ellos fueron para mí una fuente inagotable de trucos y magias. En ese sentido, el disco que más he conservado en mi corazón es el Fome, el cual contiene un espesor emocional y de sentido del humor con el cual me siento muy identificado. Para ser más específico, rescato la sofisticación en las baterías de Pancho Molina, los cánones de voces al final de cada canción, la manera en que entrelazan las cuerdas en ‘De hacerse se va a hacer’, las segundas voces en el coro de ‘Toco fondo’ y la letra de ‘Restorán’.

SANTANA – ABRAXAS

Hasta el día de hoy me obsesiono con cualquier canción bailable que sea triste. Y ¿dónde se puede encontrar un mejor equilibrio de esos ingredientes que los comienzos del veinteavo mejor guitarrista del mundo Carlos Santana? Porque su segundo disco, Abraxas, es tan generoso como confuso de definir ¿Es rock? ¿Es salsa? ¿Es jazz? ¿Son canciones? ¿Es una banda sonora?, No lo sé… lo único que sé es que es un pichuleo hippie de principio a fin y que, personalmente, lo disfruté a concho hasta el día en que mi papá me dijo que “Samba pa’ ti” era su canción favorita para hacer el amor. Quiero aprovechar esta tribuna para decirle a todos los padres del mundo que disfrutan la música de Santana que eso no se le dice nunca a un hijo virgen. Principalmente, porque es probable que a ese hijo también le gustaría tener la posibilidad de escoger esa canción para trámites similares en el futuro, sin la obligación de sobreponerse a la perturbadora imagen de su progenitores fornicando.

CHARLES MINGUS – THE BLACK SAINT AND THE SINNER LADY

Aparte de que es un disco hecho por un contrabajista negro, todo lo que un guitarrista talquino blanco quisiera llegar a ser cuando grande, hay que considerar que existen discos para tararear, para bailar, para llorar, y otros como éste para caminar y sentir que todos tus problemas son los problemas más cool del universo. Este disco de Charles Mingus tiene el poder de hacerte sentir como el protagonista de una novela negra y, personalmente, me ayudó muchísimo en momentos en donde no pegarse un tiro dependía exclusivamente de lo sofisticado que podía llegar a ser el sentirse un don nadie en otro país, y de paso sufrir de amor como un detective.

LOS JAIVAS – PAN NEGRO

De los discos que he mencionado anteriormente, los únicos que pude escuchar más o menos en el momento en que salieron fueron el Mellow Gold y el Fome, ya que los otros fueron grabados mucho antes de que yo naciera. En el caso del Pan negro de Los Jaivas pasa algo curioso, ya que si bien fue grabado entre el ‘69 y el ‘70, fue recopilado y lanzado recién cuando yo estaba en la universidad, lo cual me hace sentir en cierta medida contemporáneo a lo que estaba escuchando. Pan Negro es la primera de cinco compilaciones de grabaciones de Los Jaivas previas a su primer disco, Volantín, momento en que comienzan el camino desde la música bailable de kermés a la improvisación libre. Esta compilación en particular reúne sus pasos en falso por el blues junto al gringo David y termina con su presentación de culto en el 1er Festival de Música de Vanguardia, en donde mientras el Gato Alquinta grita “¡¡¡No querían música de vanguardia los conchasdesumadres!!!”, Mario Mutis grita de manera mántrica: “¡Coca Cola! ¡Coca Cola! ¡Coca Cola!”. Bueno, todo esto sería solo el dato rosa de una grabación de pacotilla si no fuera porque estamos hablando de Los Jaivas y, por muy pinganillas que suenen los amplificadores, son unos músicos secos de padre y muy señor mío.

JONATHAN RICHMAN – BECAUSE HER BEAUTY IS RAW AND WILD

Este disco me lo pasó Goyo, con quien toco en la banda de música no-experimental VariosArtistas y en Naranja y Los Colchones, y a partir de él pude conocer la extensa e inspiradora obra de Jonathan Richman. De hecho, no fue sino hasta después de ser hechizado nuevamente por su voz de crooner que supe que él es el músico callejero que sale tocando al fondo de las escenas de la película Loco por Mary. Recuerdo que cuando adolescente me gustó mucho el tono de ese cantautor que formaba parte de la escenografía, y como a la mayoría de los púberes de la época, me pareció un detalle cruel que a esa especie de Carlos Pinto hollywoodense lo asesinaran justo antes de los créditos. Bueno, y como en esta segunda posibilidad de conocer a este autor contaba con la ayuda del maravilloso mundo de la internet, comencé a devorar con pasión la esquiva carrera de Jonathan Richman, a quien muchos críticos le adjudican junto a The Modern Lovers la invención del punk como género musical. De ese modo fui testigo en sus discos de cómo este amante moderno se empecinó en quitarse esa etiqueta fundacional, pidiéndole a sus bandas de apoyo que moderaran progresivamente el volumen de sus instrumentos, llevándolos por un camino melódico que, décadas más tarde, decantaría en un elegante estilo acústico construido en base a su nulo sentido del ridículo.

No hay Youtube del disco, pero aquí va mi canción favorita del disco:

Y aquí mi versión favorita de su carrera, que también tiene una versión en español que no está en Youtube.

NUTRIA NN – ROQUERÍO

Todos quienes vieron la película Intensa-mente estarían de acuerdo conmigo que este sería el disco favorito de Tristeza, el subestimado personaje azul que vive dentro de la cabeza de Riley. Nutria NN es el proyecto solista del chileno Christián Torres. Cuenta la leyenda que luego de descubrir que un grupo norteamericano había escogido al mismo mamífero para nombrar a su banda, Torres decidió agregarle el apellido a su proyecto originalmente titulado Nutria, como una paradójica forma de particularizarse a través de un denominador genérico de anonimato. Es así como este filósofo chileno, quien anteriormente formó parte del grupo experimental Maestro, junto al artista visual Joe Villablanca y el arquitecto Claudio Torres, se convirtió en una fuente inagotable de melancolía contemporánea made in Chile. Y por si no me hubiese hecho llorar lo suficiente, actualmente se encuentra retirado de la música por estar realizando una misteriosa investigación sobre los dos libros que cuentan las aventuras del Ingenioso Hidalgo Don Quijote de la Mancha, a 400 años de haber sido escritos por Miguel de Cervantes.

Ahí tienen a un autor de culto.

El disco no está en Youtube, pero aquí va en Soundcloud.

Y mi canción favorita de ese disco.

UN MILLÓN DE CASAS CON FANTASMAS – LOS DESMAYOS

Este es por lejos el disco que más he escuchado este año. Primero llegué al resumen de acontecimientos uruguayos llamado Tiranos Temblad y desde ese momento mi vida no ha sido la misma. Veo un capítulo religiosamente todos los días y a estas alturas estoy convencido de que, aún cuando no he ido nunca o seamos países enemigos por un examen prostático de consecuencias continentales, Uruguay es el mejor país. Sobre todo después de conocer el trabajo musical de Pau O’Bianchi, y en particular de las canciones de su proyecto solista Un Millón de Casas con Fantasmas. Debo reconocer que en la primera escucha me costó sacarme a Vicentico de la cabeza por las similitudes evidentes en las piruetas de sus voces, pero la oscura ternura de este montevideano logra aislarlo rápidamente de cualquier cercanía musical incómoda. Este es el disco de un crack y, como tal, tiene de todo, incluso la colaboración de un fantasma verdadero, ya que si Un Millón de Casas con Fantasmas o el grupo anterior de O’Bianchi, llamado 3Pecados, no son aún lo conocidos que debieran ser, probablemente es producto de la trágica muerte por cáncer de su compañero musical Diego Martinez el año 2013, la cual dejó trunco el sueño de quebrar las barreras del underground hasta nuevo aviso.

Aquí va el Bandcamp en donde pueden descargarlo pagando el precio que quieran.

Foto* Aldea Pardo