POTQ Magazine

★ Popular ahora

Artículos, Mis Discos

10 discos para llegar a III V VII de La Ciencia Simple

Bárbara Carvacho Publicado el 17 de Agosto de 2018 por

1046 artículos
  • Comentarios

V VII Es el tercer álbum de la banda santiaguina compuesta por Edgar Sandoval, Rienzi Valencia, Diego Palomino, Tomás Cornejo y Gonzalo Valencia. El indie ambiental con toda la complejidad matemática, viene a tratar la constante exploración rítmica mediante el cruce y comparación de patrones impares cíclicos, sin dejar de investigar el etéreo que significan los ambientes visitados en sus trabajos pasados, como Hacia el Mar y II III V.

“Relatos gaseosos”, como dicen ellos, que de manera atemporal narran las temáticas más profundas y emocionales que se encontrar en el camino. “Ambos mundos de naturaleza conviven de manera fluida en un total armónico y contundente”. Hoy es el comienzo de esta nueva formulación ambiental, con seis canciones grabadas en Fat Master Studios durante junio de este año, producidas por la misma banda junto a Eugenio Larraín.

Un check in tranquilo con ‘Distancia’ para agarrar todo el vuelo en ‘Noisetalgia’, un track difícil de olvidar y que resume lo mejor de La Ciencia Simple: la creación de una habitación perfecta para pegarse mirando las partículas de aire. Tampoco queremos dejar pasar ‘AM’, muy a lo American Football, o ‘La Sensación Más Antigua del Mundo’, que cierra el recorrido en nada más y nada menos que doce minutos. Pero no son tantos porque sí. Una lista de microhistorias sonoras nacen de esta canción que te lleva por los distintos estados que significa la sensación más antigua del mundo. Desde la ilusión en capas armónicas hasta la profundidad del silencio.

Fin redondo para esta nueva alineación de pulcritud y dispersión, que ya tiene fechas para celebrar el estreno mediante LeRock, Chancho Discos de Argentina, y Dunk!Records de Bélgica: hoy en Valparaíso, el próximo viernes y sábado en Concepción, y el 29 un gran lanzamiento en la SCD Egaña de Santiago.

“Para nosotros estos dos mundos están muy ligados. Todo el recuento de discos que pudimos acordar para representar las influencias de este álbum tocan al menos una de estas aristas”. Por Gonzalo Valencia, en representación de La Ciencia Simple.

DUSTER – STRATOSPHERE (1998)

Nos gustaría nombrar este como el primer álbum de la lista, a pesar de que es aparentemente muy distinto en producción a lo que estamos haciendo, sí rescatamos algunos elementos esenciales. Duster es una banda lo-fi gringa que destaca por la melancolía de sus melodías interpretadas a una velocidad no muy habitual, los entendidos le llaman slowcore. Cuando escuchamos este disco, fue una revelación en relación a la velocidad, la rapidez no es sinónimo de intensidad, al contrario, un ritmo lento nos permite apreciar la máxima expresión de cada intervención. Este disco es una pieza maestra porque nos enseño que lo que se hace lento perdura en el tiempo.

AMERICAN FOOTBALL – AMERICAN FOOTBALL (1999)

Un clásico del midwest emo. Más que por sus melodías, este disco es pieza clave en nuestro proceso porque nos enseñó a entender las canciones como ejercicios. Hay muchos temas en que la batería lleva una métrica y la guitarra lleva otra, es un juego en que la independencia juega un rol fundamental a la hora de formar el total. Cada instrumento es una pieza simple que cumple un rol mínimo, pero al juntarlas todas, se revela una estructura matemática armoniosa que difícilmente permitirá que este disco se olvide.

Además, nos gusta por ser estructura pura sin revestimientos, sus guitarras e instrumentos están limpios, carecen de efectos y logran un trance único solo a través de patrones rítmicos en métricas poco comunes.

GAS – POP (2000)

Ambient puro, Pop nos enseña sobre atmósferas etéreas, sonidos expansivos, y a ratos, al contrario del disco anterior, lo valioso de la atemporalidad.

BARK PSYCHOSIS – HEX (1994)

No hay palabras.

STEVE REICH – Drumming / Music For Mallet Instruments, Voices And Organ / Six Pianos (1974)

Es un poco sinvergüenza poner un trabajo como este en nuestra lista, pero no importa. A pesar de que somos músicos que no vienen de la academia, de igual forma podemos emocionarnos con un maestro como este y decir que nos ha influenciado, porque gracias a discos como este empezamos a tocar temas a modo de ejercicio, inventar fragmentos a partir de planificación teórica, y que lo que se logre sea un resultado inesperado, ya que lo importante es el proceso experimental y no el “producto” en sí mismo.

SLOWDIVE – SLOWDIVE (2017)

Esta banda es importante para nosotros especialmente por la calidad y poder envolvente de la guitarra de Neil Halstead, como ha sido a lo largo de todos sus discos. Sin embargo, rescatamos este álbum en especifico como influyente para lo nuestro, debido a que es el producto tras su reunión que nos permitió poder verlos en vivo el año recién pasado. Y, sobretodo, por mostrarnos que se puede hacer ambient en canciones que aparentemente son pop.

TORTOISE – TNT (1998)

Para nosotros una de las bandas mas respetables del mundo. Durante el 2016 tuvimos la oportunidad de compartir con ellos el escenario abriendo su show en el Teatro Nescafé de las Artes. Fue un sueño que hasta el día de hoy recordamos como anécdota surreal. Desde ese día nos picó el bichito por salir un poco mas de nuestra zona de confort, nos referimos a que cada uno posee un solo instrumento. Tortoise nos mostraba una versatilidad magistral que de a poco hemos querido rescatar, también nos enseñó a no tenerle miedo al silencio o a la no intervención durante un pasaje.
En nuestro nuevo disco hay pasajes en los que podemos permanecer en silencio sin sentir incomodidad, y eso es gracias a Tortoise.

AIDAN BAKER & KAREN WILLIEMS – NONLAND (2016)

Uno de los muchos momentos que nos dejó nuestro paso por Dunk! Fest en Bélgica, fue poder disfrutar la presentación de Aidan Baker junto con la baterista belga, Karen Williems. Un regalo revelador. En vivo era diferente, pero no deja de ser un excelente álbum. Se trata de improvisación ambiental, una guitarra repetitiva, y una batería texturada y ejecutada de una forma tan sensible que llegaba a estremecer.

De este álbum/presentación en vivo, rescatamos la improvisación, determinar cuánto dura un pasaje según la atmósfera que se encuentra en el lugar, y no a partir de una cuenta rígida. Si la onda del momento da para más: esa parte debe alargarse; si no esta funcionando: hay que evolucionar; si la energía brota: hay que ponerle mas intensidad; si sobra: se le saca. Todo ese tipo de cosas decidirlas en el momento, abrir bien los sentidos y percibir. Tocar también se trata de recibir, tanto de tus compañeros como del público y sy situación especifica. Ese aprendizaje viene gracias a este dúo maravilloso.

TALK TALK – LAUGHING STOCK (1991)

Para cerrar la lista, dejamos este álbum del cual se podría hablar una tarde entera.
Alguna vez leímos un articulo que lo describía como “el suicidio comercial mas clamoroso de la historia de la música”. Para los que no conocen su historia, se trata de una banda pop relativamente comercial, que llegó a ser numero uno en las radios y listas de Inglaterra y el mundo. Estando en la “cúspide”, y a partir de un contrato millonario para realizar un nuevo álbum, sacan dos discos experimentales que por supuesto nadie esperaba y que, evidentemente, los llevaron a fracasar comercialmente, además de recibir demandas importantes desde EMI, su sello. Les recomendamos leer la historia completa para que puedan profundizar y entender también lo valorable y valiente que es este álbum en su contexto.

Años mas tarde se consideran influencia base en el genero post-rock y piezas maestras para la historia de la música de vanguardia.

Nosotros rescatamos este álbum por muchas razones, pero puntualmente nos gustaría hablar de su libertad, algo que podríamos nombrar como independencia instrumental. Sentir que cada instrumento flota sobre una grilla invisible, que cada intervención deja un espacio armónico hasta la siguiente, que no solo se trata de las intervenciones mismas si no también de los espacios que van dejando, hay armonía en el vacío, no solo es figura sino que también fondo, el fondo como protagonista a ratos, después las figuras y así en un constante va y ven.

Las palabras quedan cortas.

Escrito por Gonzalo Valencia, en representación de La Ciencia Simple.

blog comments powered by Disqus