POTQ Magazine

★ Popular ahora

Artículos, Primeros oídos

Primeros oídos: el Pino de Diego Lorenzini

Rodrigo Alarcón Publicado el 6 de Junio de 2016 por

159 artículos
  • Comentarios

Quien haya visto tocar en vivo a Diego Lorenzini en los últimos meses podrá pensar que ya conoce las canciones que trae Pino, el sucesor del excelente Trenzas ad honorem (2013). Aunque el vocalista de Tus Amigos Nuevos y Varios Artistas ha probado en conciertos varias de sus composiciones, esa sería una conclusión equivocada: primero, porque el disco contiene 18 pistas y se extiende por cerca de una hora, así que esconde varios pasajes desconocidos hasta ahora; segundo, porque las versiones que ha mostrado son muy diferentes a las que registró en el estudio.

Diego Lorenzini se presenta habitualmente bajo el formato clásico del cantautor: voz y guitarra, matizado a veces por uno que otro instrumento acústico. En Pino, por supuesto, esos timbres tienen protagonismo. La casi inicial ‘Motivo de alarma’, por ejemplo, se construye con guitarra y voz, pero a partir de ‘Cuatro estrellas’ ya el rumbo se tuerce. Los primeros segundos de esa canción, incluso, son como una partida falsa de un pasaje hip hop, y en adelante el disco incorpora múltiples matices: los coros de Tiare Galaz en la citada ‘Cuatro estrellas’ y en ‘Sexo amateur’, los filtros que se apropian de la voz del propio Diego Lorenzini, la trompeta que se asoma en ‘Tutorial’ y ‘Entre un cerro y otro’, las percusiones y otros sonidos sintéticos que aparecen en otras canciones.

Pino, de hecho, puede ordenarse en dos partes, con un lado B donde Diego Lorenzini parece probar todas las posibilidades que le permitió el estudio: ‘Hilacha’, por ejemplo, es una canción construida sobre bajos y loops, imposible para un cantautor ceñido a la guitarra de palo. Y hay otros experimentos: ‘Cartoncito’ es una locución de Raúl Ruiz agradeciendo un grado de Doctor Honoris Causa (“En Chile me han dado tantos honores, que a mí me da por decir con lo que tengo ya me basta, no les voy a pedir además que vean mis películas”), mientras de fondo suenan los acordes repetidos de ‘Tutorial’; ‘Corre por tu vida’ es una extraña grabación de Lorenzini junto a su hermano chico, cantando Mazapán; “Boli”, la canción inicial, podría ser un divertimento de Varios Artistas, entre cuerdas acústicas y eléctricas y otros ruiditos.

Aun así, Pino es también una continuidad con anteriores grabaciones de Diego Lorenzini, tanto solista como junto a sus bandas. No solo el instinto melódico es familiar, sino que las letras acuden a motivos ya conocidos. Talca, por ejemplo, está mencionada en el single ‘Tutorial’, un espíritu de zona centro sur es el que anima ‘Bus al norte’, una especie de réplica contemporánea a Los Prisioneros, y ‘Tentempié nocturno maulino’, una que ya había sido publicada como single.

Las letras, además, reinciden en una mezcla de humor, ironía y realidad que puede ser inquietante. Quizás el mejor ejemplo de esa confluencia sea ‘Sexo amateur’, una canción en la que Lorenzini se pregunta que dirían Da Vinci, Cerati, Juan Emar, Arjona y Diamela Eltit, entre otros, “de nuestro sexo amateur / que es el mejor que hemos tenido en la vida / al menos en la mía”. Otro ejemplo: la brevísima ‘Más que nunca’ se presenta como una cancioncita folk de amor, pero sus versos la disparan en otro sentido: “Tú mereces algo tierno / Y yo / Quiero hacerte concha / Más que nunca”, dicen. ¿Una más? “Trovador retrofuturista”, con líneas como “Yo soy tu trovador retrofuturista / y en tus fogatas tocaré / el emulador / de guitarra que tiene mi I-Phone 9 / “El nueve te mueve”.

En esas letras, además, casi siempre hay detalles que las sitúan en un contexto local y contemporáneo. Más allá de las referencias a nombres propios, también Diego Lorenzini hace canciones donde se escuchan expresiones como “pagar en carne”, “mostrar la hilacha”, “tres cucharadas y a la papa altiro”, “qué chucha” o “acuérdese mijito que el que sufre nunca está solito”. Frases recolectadas del día a día, rescatadas del olvido, reconvertidas en coros o estrofas. Por toda esa acumulación, Pino solo pudo haber sido hecho en este costado del mundo.

1. Boli
2. Motivo de alarma
3. Cuatro estrellas
4. En los conejos
5. Trovador retrofuturista
6. Tutorial
7. Tentempié nocturno maulino
8. Sexo amateur
9. Corre por tu vida
10. La amenaza
11. Hilacha
12. Caguémonos de susto juntos
13. Cartoncito
14. Más que nunca
15. Bus al norte
16. No sé tocar el violín
17. Entre un cerro y otro
18. Caca

*El disco estará disponible de manera oficial a partir del viernes 10 de junio, a través de Uva Robot. 

blog comments powered by Disqus