Now Reading
Ranking inverso: el mejor disco de… BTS

Ranking inverso: el mejor disco de… BTS

Posicionados como fenómeno viral y de marketing musical, Bangtan Sonyeondan cierra el 2020 con dos discos editados; cinco largaduraciones a la fecha que construyen una de las carreras más reconocidas en esta parte del mundo. Un año en el que los récords que cargan en la mochila no dejaron de sumar, también el periodo en el que, medios obligados como todos, tuvieron el tiempo para conectar con su musicalidad desde un lugar más cotidiano, sin obviar las exigencias propias de su industria y las barreras mundiales que han formado su esencia. 

Debutantes en 2013, BTS -y su discográfica Big Hit-, irrumpe en el mapa como hijos de la nueva configuración musical coreana, esa que desde los noventa popularizó la inserción del hip hop en la superficie mainstream de la industria. Con el recorrido, la agrupación amplía las referencias musicales, logrando recorrer islas que suenan a EDM, neo-soul y un pop moldeable a conceptos y periodos.  

Dark & Wild (2014)

Entre referencias a Pokémon, Messi, el flirteo más hormonal y la ilusión de una pandilla de secundaria, el disco debut de los coreanos -llegado tras un par de epés- podría funcionar más como un ensayo general que como una buena carta de presentación, una radiografía escolar en la que la falta de cohesión de sonidos logra opacar el entusiasmo de una adolescencia aún confusa. 14 canciones que no son puerta de entrada, más bien contexto y anécdota para quienes ya navegan en la extensa lista de canciones que posee la banda a la fecha. 

Recomendación: ‘Intro: What Am I To You’, ‘Rain’, ‘Look Here’

Love Yourself 轉: Tear (2018)

A diferencia del concepto corriente que muestra Dark & Wild, esta placa -una de las más cortas de BTS- logra defenderse con muchas de sus partes. Parte de la saga Love Yourself, precedido por un corto titulado Love Yourself 承: Her y sucedido por una entrega compilatoria bajo el nombre de Love Yourself 結: Answer, el álbum permite profundizar en la línea vocal del proyecto, expandiendo la sonoridad a lugares más calmados como se escucha en la primera mitad, y otros rincones mucho más electrónicos como se percibe hacia el cierre, siempre con un statement claro. ¿Te gané o me perdí? es una de las frases que viven en la encargada de abrir la historia, ‘Intro: Singularity’, solo a cargo de Kim Taehyung en el que se condensa el concepto general: las consecuencias del quiebre amoroso son más que la pena, muchas veces es abandono propio y el camino para volver a encontrarse suele ser áspero y fundamental, como se estampa en el final a cargo de ‘Outro: Tear’. Una vuelta redonda con diámetro acotado, pero con la suficiente intimidad para darse una oportunidad con el repertorio. 

Recomendación: ‘Intro: Singularity’, ‘Fake Love’, ‘Outro: Tear’

Love Yourself 轉: Answer (2018)

El tercer álbum recopilatorio se suma a la lista porque termina de englobar la idea de las repercusiones de la autoexigencia, sea en el plano amoroso, profesional o reflexivo. 26 canciones, entre ellas algunas inéditas que enriquecen el catálogo y un par de remixes bastante poco fundamentales. Balada chicle como el solo de Jeon Jungkook, ‘Euphoria’, la aceptación personal en su cúspide de ‘Epiphany’ a cargo de Kim Seokjin, la vuelta vocal de Min Yoongi en ‘Trivia: Seesaw’ o la energética propuesta dance de J-Hope (Jung Ho-seok) en ‘Trivia: Just Dance’, se suman al single madre: ‘Idol’, una frenética declaración de su condición de estrellas que encontraron su centro musical post fama. 

Recomendación: ‘Trivia: Just Dance’, ‘Trivia: Love’, ‘Trivia: Seesaw’.

The Most Beautiful Moment in Life: Young Forever (2016)

Antes de promover el concepto del bienestar personal y la aceptación, BTS atravesó la identificación con una primera juventud. Con el background de los sonidos más adolescentes, durante el 2016 lanzaron un compilado que reúne una serie de epés y nuevos tracks. Un ejercicio discográfico con el que alcanzaron la cúspide de la popularidad en su nativa Corea del Sur, en el que encaran la desolación y la melancolía de abandonar la infancia, que pasa a transformarse en una era mucho más compleja. Y eso también aplica en lo musical. Han pasado cuatro años, y para vivir en la ola de la tendencia momentánea-contemporánea, es una placa que no sólo engrosa la carrera de BTS, también las dimensiones de una época subestimada y primordial en la formación de la adultez. A pesar del melodrama que puede contener el relato, es un prisma cautivante para entender que aquel proceso puede resultar mejor si se vive con el consuelo de una juventud espiritual que está por sobre un dígito. Caos de emociones que están lejos de remitirse a un periodo específico de nuestra existencia. 

Recomendación: ‘I Need U’, ‘Run’, ‘Ma City’, ‘Silver Spoon’, ‘Dope’, ‘Fire’, ‘Butterfly’

Map of the Soul: 7 (2020) 

Un disco mucho más personal, que utiliza los principios de la individuación de Carl Jung para explorar los peldaños para conocerse. Ya convertidos en un proyecto sostenido, MOTS permite expandir las facetas en solitario de cada integrante, mientras repasa los siete años de historia. Nada es al azar, y decisiones como abrir con el beat que le da comienzo al segundo epé del 2013, OH!RUL8,2? o invitar a colaborar a SIA, entregan nuevos destellos a este viaje mucho más profundo, donde se enfrentan miedos como una primera muerte, se eleva el pop más ambiental y la producción no escatima. A ratos un flow carnavalesco como presenta ‘Outro: Ego’, la ebriedad del arte en ‘Dionysus’, el temor a brillar porque la sombra también aumenta en ‘Interlude: Shadow’, corrientes latinas en ‘Filter’, el síndrome del impostor en ‘Intro: Persona’, el aporte de Halsey en ‘Boy With Love’ -como espejo de ‘Boy In Luv’ del 2013 y la estampa-arena de ‘ON’ -como espejo de ‘NO’ del 2014- como sólo algunas de los detalles de Map of the Soul: 7 a los que prestarle atención. 

Recomendación: ‘Dionysus’, ‘Black Swan’, ‘My Time’, ‘UGH!’, ‘Respect’, ‘Outro: Ego’

BE (2020)

El segundo álbum editado por BTS llegó medio de improvisto entre cancelaciones de tour y frustraciones de pandemia. BE, sin muchas dudas, se posiciona dentro de lo mejor que ha hecho la banda; un abrazo ideal para el 2020 en la que se atraviesa el lamento del estado de las cosas pero también se exalta el anhelo. Un reflejo transversal de lo que es este periodo de la humanidad, que termina pegando seas idol asiático o periodista sudamericana. Pasar el tiempo en casa, acumular cajas de delivery, prestar atención a los rincones que acumulan polvo y trabajar más de la cuenta cuando despiertas y duermes al lado de tu computadora. Un álbum empático en el que habitan frases imposibles de no personalizar, en el que también abren la puerta a sus procesos musicales de una manera mucho más honesta. Con un interludio que los presenta celebrando un primer lugar en Billboard Hot 100 y un cierre a cargo del clásico instantáneo que es ‘Dynamite’, BE perfecciona la intención del hip hop, depura el EDM y se entrega al disco en una pasada capaz de eliminar la condición “K” del pop.

Recomendación: ‘Life Goes On’, Dis-ease’, ‘Dynamite’

Wings 10 de octubre 2016 x BG 

“Demian”, de Herman Hesse, es la influencia directa de la mejor placa de BTS. Por primera vez cada integrante tuvo una pasada en solitario, lo que logra profundizar las partes y hacer del todo una foto bastante más precisa de la propuesta. El sobreesfuerzo cobra protagonismo frente al romance tradicional, la salud mental, la tentación y el crecimiento, acompañan el relato envuelto por la fascinación y las provocaciones del mundo. La dualidad del goce y el temor se exponen desde el primer momento con ‘Intro: Boy Meets Evil’, donde la línea vocal y la de rap se van entrelazando tal como lo hacen a lo largo del LP responsable de llevarlos al siguiente nivel sonoro. Emotivo y agobiante, Wings nos dejó con una reedición titulada You Never Walk Alone, que contiene la atómica ‘Not Today’ y uno de los singles más queridos por fanáticos de la banda, ‘Spring Day’. Además de ser un largo mucho más consciente en sus sonidos y producción, también le regaló a su industria un tema en clave moombahton imprescindible para entender toda la corriente coreana: ‘Blood Sweat & Tears’. 

Recomendación: ‘Blood, Sweat & Tears’, ‘Intro: Boy Meets Evil’, ‘Outro: Wings’

POTQ Magazine  2005 - 2020