Now Reading
Deplásticoverde: Entre Dos Tierras

Deplásticoverde: Entre Dos Tierras

Avatar

Está presentando su debut homónimo, un EP de ocho temas y 21 minutos de duración, editado online de forma gratuita por el netlabel Ponk. Es Deplasticoverde, una cantautora que lleva cerca de un año y medio haciendo música en formato solitario, luego de que le dijeron –después de una tocata casera- que “no lo hacía tan mal”.

Escuchar las canciones de Carolina Espinoza antes de conocerla en persona es una experiencia interesante, en que la expectativa se fractura de la realidad. La veinteañera que firma como Deplasticoverde es tímida, no mira a los ojos, fuma constantemente y habla como un niño chico maldadoso. Es que está aprendiendo a dar entrevistas y conversar sobre ella misma dista de ser su especialidad. Ella es licenciada en Física, trabaja en un centro de investigaciones de la Universidad de Chile y vive en Buin. Más quitada de bulla, imposible.

Su música, en cambio, habla sobre una mujer intensa y con un vasto repertorio de emociones a flor de piel. Lo avalan los ochos temas que configuran su primera entrega, Deplasticoverde EP, un desdoblamiento de alto calibre en el que trabajó con el productor Daniel Díaz (Solo). El también dueño del netlabel Ponk, etiqueta que distribuye la placa en internet, fue el encargado de grabar los arreglos para las creaciones en guitarra acústica de la cantautora.

La asesoría fue imprescindible en el resultado final porque Carolina nunca había trabajado en un estudio. Deplasticoverde, como proyecto, existe hace poco más de un año y medio. Eso sí la vida artística de Carolina Espinoza es cuento aparte y partió mucho antes. “Mi papá tocaba guitarra y mi hermano mayor tenía una banda de covers de Los Prisioneros, antes de que yo entrara a kinder; me acuerdo de eso y de los Beatles. En los actos de colegio, me vestía de huasa y cantaba cuecas, después aprendí guitarra y entré a un grupo folklórico. Hasta que empecé a escuchar Radiohead y Nirvana”, cuenta.

“Al tiempo, empecé en la batería. Fui autodidacta, quería hacer de todo. Tuve un proyecto que se llamó Wena Naty y después hice Pandillas Internacionales con una amiga, aunque eso nunca resultó; ahí nació ‘Va’, que es el primer single de mi EP. Antes era todo sin cantar. Pero, hace poco más de un año, me dijeron que no lo hacía tan mal de vocalista, así que me atreví. Mi primera letra fue un parto, había escuchado tanta música en inglés que me costó ene escribir algo en español, sin lugares comunes y que calzara con las ideas que tenía sobre hablar sin que se note tanto lo que estoy diciendo”, recuerda.

“Deplasticoverde, como nombre, no tiene tanta historia. Era el nick de mi Fotolog, así que lo usé en mis primeras presentaciones en Taller Sol con Fakuta. Después agregué a Sokio (Mauricio Díaz) a MySpace por su canción con Dadalú, me ofreció juntarnos y tocar en Ponk, yo llegué con cero expectativas, no entendía a qué me estaban invitando porque el sello llevaba recién una semana”, explica. Además de una disquera online, Carolina consiguió dos compañeros de ruta: Warren Böhmwald (en percusiones y efectos) y Sebastián Mujica (en guitarra), a quienes se refiere cariñosamente como “multiuso” porque pueden pasar de un instrumento a otro. Con ellos mantiene Cuero, un proyecto paralelo de tintes experimentales.

Y hablando de labores alternas, la vida de esta cantautora se divide entre la música y el trabajo investigativo que realiza en la Universidad de Chile, gracias a su grado académico en Física. “Es relajante tocar, yo me doy harto el espacio para hacerlo. Es sacarse un rato de la cabeza las ecuaciones y los libros que no entendiste Mis letras son como mirarme a un espejo para saber quién soy y qué me está pasando, son temas sobre los que no converso tanto. Me siento muy diferente al resto de mis compañeros de la U, a ese ambiente. Igual pensé estudiar música en algún momento, pero no sé qué tan necesario me parecía, aparte de que tuve un poco de miedo de ser absorbida por eso”, confiesa.

“Me gustar estar en una cosa aparte, porque es un relajo para los dos lados, es un cambio importante en el día. Encuentro bacán poder moverme entre ambas cosas. Me costaría estar siempre sólo tocando, si anduviera pensando en lo mismo todo el rato, no podría haber hecho las canciones del EP”, afirma. Sobre el material, Deplasticoverde comenta que “tiene hartos instrumentos, es bien popero, medio Rock&Pop incluso. De repente me da por hacer temas así, más oreja, pero no es algo que me quite el sueño. Me gusta mucho el Visiter de los Dodos y el Gepinto de Gepe”.

Para saber cómo suena Deplasticoverde, sólo debes seguir este link.

POTQ Magazine  2005 - 2020