Now Reading
Jazzimodo: “Si nos escuchan, se llevarán una grata sorpresa”

Jazzimodo: “Si nos escuchan, se llevarán una grata sorpresa”

Avatar

Fotos por Mila Belén

Cuando Paz Court todavía era una colegiala, empezó a tomar clases de canto en la Escuela Moderna de Música. Lautaro Quevedo, quien ya estudiaba ahí, fue su instrumentista acompañante en un ciclo realizado en el Club de Jazz. Así fue como se conocieron. Varios años después, luego de que ella viajara a Francia y él hiciera carrera, se reencontraron y decidieron formar Jazzimodo, uno de los proyectos más prometedores e interesantes de la escena local. Conoce un poco más de su historia, después del salto.

Me fui de intercambio a Francia y volví con la idea de hacer jazz electrónico. Acá, me enteré de que Lautaro tenía la misma inquietud, entonces, lo llamé y le dije ‘bueno, si queremos hacer algo similar, hagámoslo juntos’”, recuerda Paz Court. Corría el 2005 y la primera semilla de Jazzimodo acababa de ser plantada. El tecladista Lautaro Quevedo no sería el único miembro en un principio, también estaba el batero Hans Ávila, quien luego partiría a México. “Incluso, en algunas fotos salimos cuatro personas, junto al bajista Nelson Arriagada”, agrega la rubia cantante.

Vicisitudes, apremios económicos y una serie de circunstancias, hicieron que terminaran siendo sólo dos. Por supuesto, una larga lista de invitados ha colaborado con ellos. Y es que Jazzimodo no suena como un dúo, sino como una banda completa. “Pero somos la Paz y yo”, sentencia Lautaro (Talo, para los amigos). “Nosotros somos los que hemos compuesto los temas, durante casi un año estuvimos en un periodo como de laboratorio y de ahí salieron ocho canciones. Cuando las tuvimos listas, nos lanzamos a tocar en vivo”, complementa Court. Su primera presentación fue en noviembre del 2005.

JAZZY + MODO

Acerca de su particular nombre, Paz dice que “Talo ya lo tenía claro desde el comienzo”. El teclista explica: “Me gusta que los nombres tengan alguna alusión semántica al estilo que tocamos. Como cuando uno dice ‘Jazzy’ (jazzero) en inglés y ‘Modo’ en español, por manera. Hacer música de un modo jazzy”. Después cambiarían la ‘y’ por una ‘i’. “Así se parece a Cuasimodo”, bromea Paz, recordando al jorobado de Notre Dame.

Con un carácter definido y sus primeros pasos en los escenarios, era momento de encauzar el sonido que, en adelante, habría de marcar el pulso del grupo. “Cuando partimos, Talo tenía una idea nada que ver con lo que haríamos después. Pero pasó que la cosa, después, empezó a transformarse en canción, porque en el fondo es mi manera de componer. Además, fuimos comprobando que, en vivo, la gente engancha más con un coro recordable. Entre ensayo y error, fue lo que naturalmente se dio”, reflexiona la vocalista.

Justamente, el debut homónimo de Jazzimodo (editado en octubre) está marcado por sus texturas amables, que invitan a cualquiera a adentrarse y caer entre sus redes. Grabado en el lapso de un año, entre abril del 2007 y el mismo mes del 2008, el álbum está siendo promocionado con el efectivo single ‘Caramelo’. Como ya les contamos en un pasado POTQ Escucha, la canción es un auténtico hit inmediato. Paz se refiere al tema: “Nos ha abierto muchas puertas y orejas. A la gente le gusta, además, estamos haciéndole un video junto a Sólo Por Las Niñas (colectivo audivisual responsable, entre otros, de clips para Chancho en Piedra, Papanegro y Lucybell)”.

“LA COSA ESTÁ RECIÉN EMPEZANDO”

Ahora, con el CD en mano, a pesar del tiempo que llevamos, la cosa está recién empezando”, dice Court, visiblemente entusiasmada. Lautaro Quevedo agrega: “Tenemos claro que hay que tocar harto si queremos que nos vaya bien”. El show de Jazzimodo cosecha excelentes comentarios entre los asistentes y cada vez llama la atención de más público. “Nosotros pertenecemos al mundo del jazz, pero igual podemos tocar en Kubix, ponte tú, y tener a toda la gente arriba de la pelota”, declara la cantante.

El dúo se toma las cosas en serio. En sus conciertos, cuentan con un staff de invitados de primera línea. Sólo por nombrar a algunos de los que han desfilado junto a ellos, tenemos a Christian Gálvez, Tea Time y Cristián Cuturrufo. También se suman el saxofonista Agustín Moya y el trombonista José Pino. “Tocar en vivo es como darle vida al disco. Yo le tengo fe a Jazzimodo, veo la reacción de la gente cuando nos escucha y siempre es buena. Nuestra idea es hacer algo amplio, que tenga harto público, ser un proyecto sólido”, cuenta Paz.

La apuesta de estos dos músicos es clara y sin rodeos. El tacto popero con el que decoran sus canciones así lo demuestra, como también la sensatez en su discurso. “La gente debería buscar apertura mental, olvidarse de lo suscrito por un afán mediático y no ser tan vulnerables. Encontrar cosas por sus propios gustos”, dice Quevedo, consultado sobre qué le diría a quien no los conoce. Court es aun más sencilla: “Que se motiven. Si nos escuchan, se llevarán una grata sorpresa”. Ya lo saben, la invitación está hecha.

Links: Sitio Oficial | MySpace

POTQ Magazine  2005 - 2020