Now Reading
Yo Tomo Leche

Yo Tomo Leche

No pasa muy seguido que uno se encuentre con una banda que realmente sorprenda con su trabajo. Afortunadamente, existen excepciones a esa regla. Eso es lo que sucede con Leche, dúo conformado por Leandro Muñoz y Marcela Thais desde el 2005. En el escenario de una ruidosa tarde de verano en pleno Providencia, nos juntamos a conversar con los pioneros del trip hop en Chile –aunque no les guste esa etiqueta- sobre sus éxitos pasados, sus trabajos presentes y sus proyectos futuros. De algo tengo seguridad luego de esta entrevista: Leche no para de trabajar.  
 
Marcela y Leandro se conocieron mientras ambos trabajaban en un estudio. Leandro le mencionó a Thais un proyecto en el que estaba trabajando y ella se interesó. “Nos pusimos a grabar en el estudio de ‘Chalo’ González, antes de Triana. Y fluyó”, dice Thais. “A la Marcela le pasé un track del disco y ella, sin ninguna indicación, a la primera toma lo hizo tal cual lo había imaginado. Siempre nos hemos entendido perfectamente, para nosotros esto es súper natural”. No es que se hayan propuesto explorar esa faceta trip-hop, pero resultó de esa forma. Sin embargo, no se encierran en ese formato y siguen explorando distintos estilos.  Eso se puede apreciar en su primer trabajo de estudio como Leche, “Hogar”.
 
Intimidad, viajes, sutilezas, alma, encuentros, fragilidad. Son muchas las palabras que se vienen a la mente al escuchar “Hogar”, su disco debut. No cabe duda de que el nombre del álbum no podía ser otro. “Habla de estar en un espacio confortable, puede ser una circunstancia y no necesariamente un lugar. Son momentos, escenarios en que uno dice: ‘este es mi lugar, este es mi espíritu’. Cada canción te lleva a un momento espiritual”, dice Leandro sobre la inspiración de su trabajo.  En la actualidad, se encuentran grabando la versión en inglés del álbum bajo el alero del sello británico Brownpunk, propiedad del artista Tricky y del productor Chris Blackwell.  El año pasado,  los chilenos tuvieron la posibilidad de telonear al inglés en un Teatro Caupolicán lleno y fue en dicha ocasión que el mismísimo Tricky les ofreció la posibilidad de trabajar juntos. “Después del concierto nos encontramos en el camarín y nos dijo que nos quería en el sello, dándonos total libertad en el disco. Su lógica es que cualquier músico se sienta más seducido de ir a hablar con alguien que sí sabe de música, que tiene publicaciones y que tiene algún respaldo, en vez de trabajar con alguien que se cree productor”. 
 
Uno se puede preguntar cómo es que músicos nacionales que logran captar la atención de artistas de esa talla no suenan fuerte en nuestro país. Fueron los únicos latinoamericanos en ser firmados por Brownpunk. “Nadie es profeta en su tierra”, dice Thais sonriendo frente a esa pregunta, “la gente no conoce mucho de este tipo de música, les cuesta entenderlo. No es algo que hubiesen escuchado por iniciativa propia, pero se meten y los termina conquistando. Acá no se dan a conocer este tipo de bandas, pero por otro lado eso es bueno para nosotros, estamos abriendo un poco el terreno”. Leche suena fuerte en circuitos europeos y en otros países. “No sé si nos encontrarán exóticos o no se imaginaban que salía música así de esta parte del planeta. Además, Marcela y yo veníamos con un respaldo de trabajar hace algún tiempo en cosas importantes, rodeados de un medio exigente y con gente talentosa de la que aprendimos mucho. Ese tipo de experiencias te ayudan a crecer y te dan buenas herramientas para aplicarlas en tus discos”, agrega Leandro.

Pronto, los músicos lanzarán el single ‘Constelación’, que es parte del disco antes mencionado. Dicho sencillo contará con dos versiones remixes y será parte de un compilado de material extra de la banda, que además contendrá  temas inéditos. 

A través de su sello, son patrocinados por agencias de booking que se encargan de cerrar tratos para las presentaciones en vivo de la banda, todo enfocado en el viejo continente. “Estuvimos un tiempo tocando aquí en Chile en fiestas, pero es mejor tocar menos y generar más expectativas y, en bonitos escenarios, mostrar lo que es la banda de verdad. Lo interesante de esta música es que sea jugada”. 


 
La receta: un poco de Leche y algo más
 
Es imprescindible tener la mente abierta para escuchar a Leche. Su música es una mezcolanza  de sonidos envolventes y distintos entre sí que, reunidos, resultan en la banda sonora de un viaje calmo y reconfortante a lo más profundo de uno mismo. “De hecho, DJ Manuvers, que nos está haciendo una remezcla, me dijo el otro día: ‘tus temas son raros. Es como que nada tiene nada que ver entre sí, pero si juntas todas las partes, tienen sentido’. Eso responde a que no hay una temática. Sólo me preocupé de no sonar como ninguna otra cosa, aunque puede sonar pretencioso”.

Leandro y Marcela no sólo trabajan juntos en su proyecto con Leche. Además, ambos participan en el proyecto solista de Thais y en trabajos de producción que les encarga el mismo sello “Brownpunk”.  Actualmente están trabajando en dos remixes para la banda sueca Surrounded, para incluirlos en la promo de su nuevo disco ‘Oppenheimer and Woodstock’, producido por Tony Doogan (Belle and Sebastian, Snow Patrol), Bill Racine (Flaming Lips) y Paul Mahajan (TV on the radio).

Aparte de todo esto, Thais es una reconocida DJ, acaba de colaborar cantando en el nuevo disco de Cabaretta y es la vocalista de la banda Saiko, desde la salida de Denisse Malebrán el 2007. “La versatilidad la asumí como parte de todo. Es interesante y atractivo poder ser un personaje distinto todas las veces, pero con el mismo hilo conductor. Es bonito poder explorar distintas posibilidades. Creo que mucha gente tiene ese deseo de realizarse en distintas cosas y para mí es una bendición poder hacerlo todo. Algunos fans de Saiko se han hecho fans de leche y viceversa”.

Con tantos proyectos simultáneos, es difícil imaginar cómo distribuyen su tiempo y logran hacerlo todo. “A veces hay que sacrificar algunas cosas. Nosotros damos por sentado que no existe el fin de semana, porque estamos concentrados en la pega. Somos muy autocríticos y trabajólicos, pero eso es súper positivo para los resultados de la música. Se nota que existe esa cuota de amor y fascinación”.

POTQ Magazine  2005 - 2020