¿Se acuerdan del 2016 en llamas escuchando el My Woman de Angel Olsen? Por fin llegó el sucesor, un disco estrenado hoy que ya ha sido destacado por los arreglos de cuerdas y la bien trabajada progresión que significa en su carrera estas 11 canciones.

La premisa es clara: nosotros, los espejos y nuestro reflejo. Cómo cada orientación te da otra percepción, cómo cada pedacito de vidrio puede verse totalmente distinto a otro. La misma cantante es la que le explica a NPR la idea: una mujer perdida en un laberinto de espejos cruza pasajes, con el miedo de las muchas versiones de ella que porta”, ¿quién se es? Una respuesta difícil de obtener considerando la cantidad de mundos, cambios, opciones y posibilidades que hay en cada uno.

Lleno de pena de amor, con esa voz ya característica. Decepciones amorosas, bastantes. El autoengaño, cómo nos proyectamos. Las dos, tres, cuatro, cien Angel en este álbum que sabe mucho de amor y pena, sintetizadores, oscuridad y miedo, todo en monocroma.