Seamos honestos, a estas alturas del partido Alex Anwandter necesita cerrar un stage. Si bien fue el último en clausurar la participación nacional en los escenarios principales, su show está para cosas mayores y no para relegarlo a un mero “relleno” dentro de las opciones del VTR Stage. Lo de Alex es una presentación que suda elegancia, es una propuesta inteligente y con los palos justos y necesarios (sin caer en el facilismo) a la sociedad en la que habitamos.

La ceremonia comenzó con el machacante ritmo de ‘Amiga’, conectando de manera inmediata con el público, abriendo paso para ‘Bailar y Llorar’, una de las más coreadas por los fanáticos. Anwandter es sutil en su performance en donde nada está hecho al azar, desde sus labios y ojos pintados hasta los mensajes que aparecen entre canciones y visuales. ‘Siempre Es Viernes En Mi Corazón’ dio rienda suelta a furiosos pasos de baile, pero también lanzando una poderosa frase a la que se le puede dar muchas lecturas como “¿… y si se repite todos los días? Y sigue pasando nada”.

Alexanwandter_
Fotos* Maira Troncoso

Además, el ex Teleradio Donoso aprovechó la instancia para hacer un llamado a los espectadores del festival, a que apoyaran más a los músicos chilenos, que la cantidad de asistentes a los números nacionales de Lollapalooza Chile, se vieran reflejados a lo largo de todo el año y no solo en los dos días que dura la instancia.

Así pasaron los ya clásicos en su repertorio como ‘Casa Latina’, ‘Cordillera’, ‘Éramos Todos Felices’ y ‘Tormenta’, canciones que no dieron tregua en el baile y en el canto. Todo esto apoyado por la banda, de un sonido filoso y definido, que en todo momento sonó enorme y de una complicidad milimétrica. El cierre estuvo a cargo de ‘Amar en el Campo’ y al igual como en todos sus shows, Anwandter se despide de todo el público antes que finalice la canción, en una postal que irradia gratitud.

Alex Anwandter en un momento del show nos comenta que bailaremos, lloraremos y pensaremos, y esta última máxima es lo que realmente apunta toda la gran performance que realiza el cantante. Más que pasarlo bien bailando y cantando, se busca generar una conciencia y qué mejor momento como el que estamos viviendo ahora.