POTQ Magazine

★ Popular ahora

Conciertos, Reseñas

Camila Moreno: “Los límites”

Bárbara Carvacho Publicado el 28 de Mayo de 2018 por

1028 artículos
  • Comentarios

Texto por Diego Armijo

“Es esta noche o nunca”, pintado en tiritonas letras negras sobre una tela que cuelga de la galería del Caupolicán. Nombre de la octava canción del disco Mala Madre (2015) que sonaría ya avanzado el show, con Camila Moreno al piano en perfil Charlie Brown, junto a Javier Barría, de pie, con guitarra. Eso sería el primer respiro.

Antes, la noche santiaguina, inclemente helada para uno que viene de Viña viajando, enfriando las ropas. En la fila pensando en el sentido del show. Mucho se comenta y todo se corta con este mensaje: “retiro de los escenarios, pero todavía hay música”, que se publicó en las redes sociales de Camila Moreno. ¿Sus palabras?, ¿la mecánica del controlador de aquel espacio? No importa. Ya debería quedarnos en claro, entrevista tras entrevista, que este es un fin y un comienzo. También se piensa en ese “retiro, pero más música” en onda Beatles, ¿saldrá, gracias a al tiempo, algo bello de todo esto? Espero.

En un otoño seco, en la semana donde un gobierno de derecha pidió perdón por su machismo y propuso una agenda “feminista” sorda a los gritos de la calle, en el continuo florecimiento de las tomas feministas, este show, en perspectiva histórica es importante. Así lo demostró Camila Moreno al invitar a Javiera López -secretaria general de la Fech-, luego de terminar ‘Libres y estúpidos’, para que diera un discurso. Controlando su nerviosismo, lanzó el grito de “BASTA!” mientras era acompañada en guitarra eléctrica, y hablala de la toma de la Cato sucedida ese mismo día. En esta misma línea estuvo la presencia de Natalia Valdebenito con un rap/discurso protesta en medio de la versión en distorsión de ‘Millones’. Este fue un show consciente de su tiempo y lugar.

Alrededor de las otras colaboraciones se puede decir que Natisú en ‘Sin mí’, presentada ella como “unas de las islas que chocaron”, le entregó cercanía a un comienzo bien explosivo, ya que aquí fue la primera vez en el show que el público tomó el canto. Manuel García, entrando en la sección al borde del escenario, luego de que Camila Moreno dijera que aquí “estamos haciendo brujería” y cantara en soledad ‘Cosas que no se rompen’; García entraría para ‘Sabré si al final’ y ‘Cuatro heridas’, dándole un aura de solemnidad a este “homenaje al error, gusto por el peligro” que significa tocar sin amplificación.

Ana Tijoux en ‘Yo enterré mis muertos en tierra’, quizá dando un pie forzado a la letra pero que en el momento de la improvisación y el canto de las voces libres logró elevar ese llamamiento a las almas, mientras Camila Moreno golpeaba el piso con baquetas las voces hacia lo profundo inundaban el teatro. ‘Los cierto’ junto a Lisandro Aristimuño, dándole un perspectiva personal a un canción tan íntima.

Los covers (dos momentos): la importante canción de Los Blops que introducida en este show le quitó fluidez, y la culpa no es ni de Camila Moreno y de Eduardo Gatti, quizá es de un público unidimensional que se extraña con este tipo de presencias. ‘Ojos azules’, ya para cerrar todo, con guitarra, buscando calmar esas almas tan llenas de cariño que vinieron a ver un show para agradecerle su todo.

Pangea, el ep continente de 3 canciones, muestra acotada de su carrera, objeto disco que era la razón de ser del show y desde donde se pueden tirar las líneas musicales que ha seguido. Entendiendo ‘Almismotiempo’ como un continuo, con ‘Cae y calla’, acompañada del lanzamiento de planetas plásticos por sujetos vestidos de plateado, con máscaras luminosas y que en el comienzo del show recorrieron la cancha, y ‘Bordado’ -pero ese es del ep/lado b Opmeitomsimla-, “reservada para un público prendido, por ser muy larga”; Panal, con la homónima ‘Panal’, ‘Raptado’, ‘Incendié’ y ‘Te quise’, como los quiebres y contenciones de una estructura emotiva, aquí las junturas que lo unen a Pangea; y Mala Madre, con ‘No parar de cerrar, no parar de abrir’, ‘Bailas en los polos’, ‘Piedad’, ‘Tú mamá te mató’ y ‘Máquinas sin dios’, como los sonidos de esta tierra en movimiento perpetuo.

Lista de canciones:
1- Intro
2- No parar de cerrar, no parar de abrir
3- Incendié
4- Bailas en los polos
5- Raptado
6- Sin mi
7- Es esta noche o nunca

8- Cosas que no se rompen
9- Sabré si al final
10- Cuatro heridas

11- Panal
12- Los momentos
13- Piedad
14- Tú mamá te mató
15- Yo enterré mis muertos en tierra

16- Lo cierto
17- Libres y estúpidos
18- Millones
19- Cae y calla
20- Maquinas sin dios

21- Te quise
22- (Un bordado)
24- Ojos azules

*Foto por Ignacio Orrego

blog comments powered by Disqus