POTQ Magazine

★ Popular ahora

Conciertos, Música

Niño Cohete: Un viaje a los bosques del sur

Publicado el 30 de Marzo de 2014 por

34 artículos
no tengo imagen
  • Comentarios

Niño Cohete la tenía difícil en Lollapalooza Chile 2014, debido a un horario controvertido donde coincidían con grandes presentaciones (Johnny Marr) y otras no tan buenas pero sí populares (Julian Casablancas). El reto de tocar en simultáneo era desafiante, y se superó olímpicamente desde su puntual inicio frente a un Paris Stage repleto, con la dulce voz de Pablo Álvarez y el sonido “pop silvestre” que caracteriza al grupo.


Paris Stage, Lollapalooza Chile 2014 – Día 2.
Domingo 30 de marzo, Parque O’Higgins, Santiago.
Fotos por Maira Troncoso.

Niño Cohete la tenía difícil en Lollapalooza Chile 2014, debido a un horario controvertido donde coincidían con grandes presentaciones (Johnny Marr) y otras no tan buenas pero sí populares (Julian Casablancas). El reto de tocar en simultáneo era desafiante, y se superó olímpicamente desde su puntual inicio frente a un Paris Stage repleto, con la dulce voz de Pablo Álvarez y el sonido “pop silvestre” que caracteriza al grupo.

Los músicos de inmediato lograron una conexión con el público, mientras las pantallas de atrás mostraban imágenes -acordes a los temas- del mar, peces, naturaleza y caballos. Crearon una atmósfera mística y relajante, manteniendo a la audiencia hipnotizada ante el espectáculo. “Somos Niño Cohete y venimos del sur”, explicó el conjunto, agradeciendo la participación de los asistentes que coreaban canciones como ‘El Bosque’, ‘Cazando Lagartijas’ y ‘La Muerte’. Y su show rememoraba al sur; bastaba cerrar los ojos y seguir las melodías para transportarse a esas frías y majestuosas arboledas australes.

El concierto también tuvo un invitado especial: Fernando Milagros (productor de “Aves de Chile”, su reciente debut en largaduración) se les unió en ‘Puerto Tranquilo’, uno de los puntos altos de la presentación, motivando a todos los asistentes en el Teatro La Cúpula a saltar animadamente. El set finalizó y dejó a la gente extasiada y queriendo más, al tiempo que los integrantes de la banda terminaron entusiasmados y con una brillante sonrisa de oreja a oreja.

Niño Cohete entregó un momento de paz, misticismo y calma, al mantener una atmósfera única y generar una pausa a la euforia que se vivía afuera. Con la audiencia a sus pies y una excelente ejecución instrumental, el quinteto demostró por qué hoy es una de las grandes promesas de la música local.

Mira nuestro álbum en Facebook del show de Niño Cohete en Lollapalooza Chile 2014.



blog comments powered by Disqus