Domingo, 18:00, Huntcha Stage
Foto por Felipe Fontecilla

Fernando Milagros ofreció un show simplemente redondo, con un setlist que en gran parte recogió lo más selecto de “San Sebastián” (2011) y un manejo escénico sin mayores aspavientos, pero cálido y acogedor hacia los presentes.

El solista aportó uno de los momentos con más carga política de la jornada cuando aludió -indirectamente- al caso de Daniel Zamudio llamando a trocar el concepto de “tolerancia” (según él, un concepto “de fachos”) por el de “aceptación” a la diferencia. Con esas palabras, que se suman a lo que su música comunica por sí sola, Milagros hizo notar que sabía cómo aprovechar los 45 minutos que tenía asignados y pasó la prueba más que airoso, llevándose la ovación del público que repletó el Huntcha Stage y las cientos de voces que corearon ‘Reina Japonesa’ y ‘Carnaval’, por lejos las canciones más aclamadas de su repertorio.

Milagros supo aprovechar como pocos su presentación, logrando una especial comunión con los asistentes y una calidad interpretativa impecable, que nos viene a recordar una vez más que no estamos frente a un novato.