Desde que Deadmau5 irrumpió en los stages de la explanada del Parque O’Higgins, en la versión 2013 del festival, se ha vuelto tradición en Lollapalooza Chile que algún dj de renombre presente su música electrónica al aire libre. Estilo que siempre ha estado ligado al escenario del Movistar Arena. Para este año, las tornamesas estuvieron a cargo de Jack Ü, dupla compuesta por Diplo y Skrillex, que convirtieron en una verdadera pista de baile el sector del Itaú Stage. Fue una de las presentaciones más esperadas por el público, en su mayoría gente muy joven, y con justa razón ya que la dupla es una de las más cotizadas de la industria. Una máquina de hacer hits, juntos y por separado.

‘Take Ü There’ inició la fiesta, con fuegos artificiales incluidos, marcando el ritmo de lo que sería su presentación. Skrillex estaba a cargo de las perillas, mientras que Diplo las ofrecía de MC, interactuando con el público, corriendo y saltando de un lado a otro. Esa fue la dinámica del show durante largos minutos, intercalando palabras hacía los espectadores y bajando el volumen a la pista cuando se acercaba el momento de drop the bass.

Skrillex pasó más tiempo tras la tornamesa, a diferencia de su compañero Diplo, que lo hizo en muy pocos momentos. El show se paseaba entre el moombathon, trap, dubstep y el edm, llegando a ser bastante monótono en su ejecución, realizando dinámicas calcadas en cada uno las canciones que “interpretaban”. En la primera intervención de Diplo en las perillas, dejó en claro su calidad y estilo. Logrando mezclar con fineza temas como ‘Make It Bun Dem’, de Skrillex, junto a ‘Summer’ de Calvin Harris.

jack ü-2

Uno de los momentos más intensos se vivieron con un mix mortal a cargo de Diplo. Si antes la sorpresa fue con ‘Estrechez de Corazón’, cuando visitó el país bajo su proyecto Major Lazer, esta vez fue con el himno reggeatonero ‘Gasolina’ de Daddy Yankee (la primera vez que lo hizo fue en el Sónar de Barcelona en el 2005), pegada de ‘Sorry’, tema máximo de Justin Bieber, y el baile junto al karaoke no se dejaron esperar. Cerrando la tripleta con ‘Work’ en la voz de Rihanna.

Así fueron pasando mezclas desde ‘Heads Will Roll’ de Yeah Yeah Yeahs hasta ‘Beats Knockin’. Dejando toda la carne a la parrilla para el final del show, Jack Ü remixeó ‘Bangarang’ junto a ‘Lean On’, temas insignes de Skrillex y Diplo respectivamente, para rematar con ‘Cinema’ y ‘Where Are Ü Now’. Esta última, con la voz de Justin Bieber, fue mezclada sutilmente con una cumbia villera, despidiéndose entre fuegos artificiales y un público que exigía más diversión.

Independiente si el estilo te agrade o no, o inclusive la excesiva monotonía de estos mismos, es el signo de los tiempos. Claramente la jornada del sábado significó un espacio para el recambio de los públicos, abriendo slots del festival a otro nombres y así también llegando a otras edades. Fue un espectáculo que cumplió con todos los requisitos y que da el pie necesario para que otro dj tenga un cupo asegurado en las venideras versiones del festival.

*Fotos por Nicole Ibarra. Revisa todas las postales del sábado en nuestro álbum.