Precedido como uno de los eventos más cool e interesantes donde se mezcla la ciudad con música al aire libre, Piknic Elektronic se ha hecho presente alrededor del mundo con mucho éxito y nuestro país dijo presente, siendo Santiago la primera ciudad en Latinoamérica en recibir esta instancia que se inició en Europa.

El Parque de las Esculturas fue el lugar elegido para lo que fue una verdadera fiesta familiar en el corazón de Providencia. Un agradable clima recibía a los nacionales Bitman & Roban en su segunda presentación, luego de 10 años alejados de las perillas como dúo, quienes en clave dj set, repasaron lo mejor de su catálogo haciendo mover a los cientos de personas que bailaban bajo la carpa principal.

Tras la sólida presentación del dúo nacional, las tornamesas y perillas se preparaban para la mitad de Audiofly, con Anthony Middleton tras los controles. A punta de un fino y minimalista house, el británico puso la cuota de calma en el Piknic Elektronic, momento preciso para armarse de una Heineken y sobrevivir al caluroso sol que reinaba sobre nosotros.
Tras dos horas de un dj set que no tuvo mayores sobresaltos, con el sol bajando su temperatura y mucha más gente dentro y fuera del Parque, el encargado de coronar el evento fue el germano Michael Mayer, el punto más alto de la jornada, el alemán hizo bailar a grandes y pequeños con un live mucho más movido y electrificante.

image3 (1)

Con una puesta de sol tras el escenario y burbujas en el aire gracias a los juegos de los niños, se enmarcaba una tarde completa dedicada a la música electrónica de nivel mundial, con Mayer como rey indiscutido de la tarde, llegando incluso a remixear esa joya titulada ‘I Feel Love’ de Donna Summer, producida por el inmortal Giorgio Moroder.

A pesar de ser la primera edición de este evento, aunque ya se había hecho anteriormente un versión beta de este mismo, manteniendo la misma esencia de acercar lo mejor de la electrónica con algún espacio público bajo el nombre de Sundeck in the Park. En su tercera versión, y rebautizado por lo demás, se afianza como un espacio dedicado en su máximo para los fanáticos de la electrónica elegante, acentuado más en la rama del house, así como también para quienes quieren pasar una tarde diferente en familia, que es lo que básicamente apunta Piknic Elektronic y que en su primera edición aprobó con notas azules.