Now Reading
Glass Animals: Cómo dejar los prejuicios de lado

Glass Animals: Cómo dejar los prejuicios de lado

Manuel Silva

Cuando Glass Animals comenzó a tocar en el escenario Itaú, noté que gran parte del público correspondía a quinceañeras rubias con una que otra corona de flores en la cabeza. De inmediato los prejuicios comenzaron a poseerme y a pensar en que había cometido un error al elegir esta banda para hacer una reseña, porque qué lata tener que soportar poco más de una hora metido en ese grupo de gente que piensa que fumar te hace ver más cool. Pero un milagro inesperado del Dios de las Tocatas ocurrió en el lugar.

Dave Bayley tropezó torpemente en el escenario al comenzar a tocar ‘Life Itself’, y ese accidente hizo que me centrara -por alguna razón- en lo netamente musical. Obviamente, me reí del hecho porque tragedias ajenas FTW, pero al comenzar a escuchar las canciones, y sobre todo al ver el efecto que estas producían en la gente, me empezó a llamar la atención que esa audiencia que siempre se mira con prejuicios estuviera escuchando y conectándose.

Glass Animals Itau Stage Lollapalooza Chile 2017 Parque O'Higgins, Santiago, Chile. Sabato 01 de Abril Foto por Gabriel Rossi/Getty Images/ Lotus Producciones
*Foto por Gabriel Rossi/Getty Images/ Lotus Producciones

Lo que sonó en la primera jornada de Lollapalooza Chile fue sencillamente magistral. No se transformaron en mi banda favorita del día (o sea, Kirk Hammett tocando guitarra con un martillo), pero sí siento que redescubrí que una de las misiones principales de este festival sigue más vigente que nunca. Hay que convenir que Glass Animals, a pesar de llevar una buena cantidad de años haciendo música, no es precisamente una banda por todos conocida, no obstante, el evento se caracteriza por traernos a artistas consagrados y por entregarnos nuevas propuestas para que estos amplíen su público, cosa que con este grupo en particular funcionó de maravilla.

Durante los cerca de sesenta minutos que duró esta presentación, sonaron canciones de toda la discografía del grupo, y mientras completaban su setlist de doce temas, más y más me convencía de que es bueno dejar los prejuicios de lado y dedicarnos a escuchar música nueva. Independiente del tipo de público que escuche a tal o cual proyecto, el R&B alternativo de Glass Animals terminó por conquistar no sólo a las personas que fueron especialmente a escucharlos ese día, sino que a todos quienes pasaban por ahí por simple curiosidad, incluyéndome.

Cuando el show terminó con el track ‘Pork Soda’, caí en cuenta de que daba lo mismo que algunas niñitas le hayan gritado “rico” a Bayley durante buena parte de la presentación, o que estuviéramos en un festival de grandes proporciones. Lo que importaba realmente era que había escuchado una hora de buena música, y nada más importa. 

POTQ Magazine  2005 - 2020