A mediados de los años ’90, Inglaterra era un hervidero musical cuya batuta era portada por Oasis. No se hablaba nada más que de ellos, sus canciones eran las más tocadas y sus conciertos los más concurridos. La popularidad de los mancunianos era tal que fue la plataforma perfecta para que aparecieran nuevas bandas. Para agosto del año de 1996, los hermanos Gallagher coronaban su éxito con los recordados shows en los pastos de Knebworth. Y al mes siguiente, salió el álbum debut de Heavy Stereo, titulado “Déjà Voodoo”.

Heavy Stereo era una banda formada por cuatro muchachos de Durham, que en su primera y única producción de estudio entramaron una docena de canciones que recolectó en su mayoría lo mejor del glam rock de los años ’70, con un dejo de Oasis fácil de identificar. Hay dejos de T Rex en ‘Deep Fried Heart’ e ínfulas de los New York Dolls en ‘Chinese Burn’, esto es, guitarras cuyo volumen está siempre al tope y cuyo cargamento de riffs está siempre disponible para ser disparado. También hay retazos del mítico Paul Weller en la acústica ‘Reaching For Heaven’.

Comandado por Gem Archer, quien logra un excelente cometido guiando cada paso de la banda (es su guitarra la que marca cada paso a seguir), zarandeándolo desde un solo desgarrador en ‘Cartoon Moon’, hasta posar a su banda en un blues estilo ‘Revolution’ de The Beatles en ‘Keep Up’. Su voz, al borde del carraspeo se ve tan cómoda lanzando un par de rabiosas verdades en ‘Mouse In A Hole’ como esbozando un notorio desgano en la triste ‘Shooting Star’, que cierra el elepé.

La impronta de Oasis es también palpable a lo largo de la obra, pues Heavy Stereo parece haber recurrido en muchos pasajes a la receta que entregó “Definitely Maybe” -sin poder alcanzar su crudeza, urgencia y éxito-, pero compensándolo con un mayor desarrollo de las canciones. “Déjà Voodoo” es un elepé con suficiencia, que injustamente sólo adquirió notoriedad en el momento en que su líder, Gem Archer, saltó a convertirse en el brazo derecho de Noel Gallagher, en 1999, con lo que Heavy Stereo llegó a su fin.