Tras pegarle una oída a lo nuevo de R.E.M., la pregunta desciende limpia y desprovista de obstáculos: ¿estamos ante una nueva época dorada de la banda?. Entonces, el desafío llega a un punto esclarecedor: ¿cómo sustentar tan osado calificativo para este trabajo?. Porque, siendo sinceros, “Collapse Into Now” llegó y no situó ninguna revolución musical, ni tampoco transportará al trío de Athens, Georgia, a la cima de las listas de ventas. Esas son consecuencias de mecanismos pretéritos, que difícilmente volverán a repetirse. Y bien sabemos que el éxito dejó de ser medido por esa vara, más aun cuando hablamos de una banda que no tiene que rendirle cuentas a nadie.

Otra vez, ¿por qué catapultar “Collapse Into Now” a lo más granado de R.E.M.? Simple, es el disco que amalgama todas las vertientes a las que han recurrido Stipe y compañía en su carrera. Increíble, pero cierto. En esta placa se alojan himnos para la posteridad como ‘Oh My Heart’, ‘It Happened Today’ -que tiene a Eddie Vedder de Pearl Jam contribuyendo en coros- y la monumental ‘Discoverer’, donde se escucha a un vigorizado Michael Stipe.

Para los deudores de “Up” (1997) y “Reveal (2001), se encuentra la cristalina ‘Every Day Is Yours To Win’. En cambio, si la primera época del grupo es tu preferencia, de seguro no te serán indiferentes ‘Mine Smell Like Honey’ y ‘That Someone Is You’, bombazos de rock urgentes y sin aderezos, que tampoco habrían sobrado en “Accelerate” (2008), su aplaudido elepé anterior.

Bucear para encontrar los motivos de la heterogeneidad reinante en este disco es útil, pero aparecerán desparramados en un amplio radio. Será el hecho de que Peter Buck y Mike Mills vuelven a sujetar firme el timón, o también la decisión de grabar en puntos tan disímiles del globo como Berlín y Nueva Orleans. Quizás la nómina de colaboradores (el ya mentado Vedder, además de Joel Gibbs de The Hidden, Peaches y la enorme Patti Smith, que presta su voz en la sombría ‘Blue’) derivó en un viento fresco e inspirador que benefició el resultado final. Están los antecedentes, y las canciones hablan por sí solas.

“Collapse Into Now” sólo refrenda la vigencia impoluta de R.E.M. en la música. Una obra completa hasta decir basta, una tela en que están desplegados todos los colores que los norteamericanos han usado en estos años. Y si bien es cierto que no ha levantado mucho polvo, tendrá vejez de clásico.