Now Reading
Radiohead – TKOL RMX 1234567 (XL/Ticker Tape)

Radiohead – TKOL RMX 1234567 (XL/Ticker Tape)

Avatar


La relación de Radiohead con las claves de la electrónica viene gestándose hace ya mucho tiempo. Desde la experimentación de atmósferas y beats en álbumes como “Kid A” (2000) y “Amnesiac” (2001), hasta desembocar en obras como “COM LAG (2plus2isfive)” el año 2004, con remixes de Four Tet y el nacido en Chile, Cristian Vogel, el terreno venía preparándose para un proyecto mayor. No fue hasta el 2008 cuando Thom Yorke, luego de lanzar “The Eraser” (2006), su debut en solitario, decidiera reunir a respetables figuras del ámbito electrónico en lo que sería ese interesante disco de remezclas llamado “The Eraser Rmxs”, en donde Four Tet y Vogel -otra vez en la nómina- eran acompañados de ilustres como Burial, The Field y Modeselektor.

Luego del sorpresivo lanzamiento en febrero pasado de “The King of Limbs”, el octavo disco de estudio de la banda de Oxfordshire, se veía a un Thom Yorke de 43 años pinchando discos en clubes londinenses y programas de radio acompañado de figuras dominantes en la escena del dubstep y la bass music británica. Con el transcurso de los meses, comenzaron a ser lanzados, uno por uno, sugerentes remixes del disco en cuestión en formato de single en siete pulgadas, realizados por algunos de estos musicos y DJ’s. Así fue como conocimos “TKOL RMX” 1, 2, 3 y así sucesivamente a lo largo de este año hasta completar los siete lanzamientos que son reunidos hoy en este CD doble, a modo de recopilación definitiva.

La anticipación de una obra prometedora y fetiche es evidente cuando, en un mismo álbum, figuran algunos de los más elevados músicos de la escena electrónica contemporánea remezclando a una de las leyendas musicales de las últimas décadas. La duda radicaba en si estos respetados productores serían capaces de hacer justicia al último disco de la banda, cumplir con las altas espectativas y, a la vez, proponer algo más que una simple excusa para manipular un lote de temas previos. Un disco de remixes nunca es un desafío fácil, y siempre se está expuesto a caer en lo anecdótico.

A medida que se profundiza en las 19 pistas que componen “TKOL RMX 1234567”, va revelándose una amalgama de diversas propuestas. Algunas logran su cometido con distinciones, otras simplemente cumplen, mientras que varias son totalmente descartables. El caso de Caribou abriendo el ábum con su versión de ‘Little by Little’ es uno de los que merece aplausos: su remix es uno de los mejor logrados, el balance entre la obra original versus ese toque personal que fusiona deep house, IDM y arreglos elegantes se disfruta mucho y tiene un dejo de maestría indiscutible. El ya mencionado Kieran Hebden, alias Four Tet, pareciera estar un paso por sobre todos los demás cuando le quita gran parte de los beats a ‘Separator’ y la convierte en un bello paisaje sonoro que invita a la ensoñación. Los dos peces gordos se quedan con la parte alta del podio.

Un peldaño más abajo está el canadiense Jacques Greene versionando ‘Lotus Flower’ en un sutil house minimalista. El oscuro Rene Pawlowitz, alias Shed, aporta otra interesante revisión de ‘Little by Little’, muy acorde a su misterioso estilo. Jamie Roberts (Blawan) utiliza ‘Bloom’ para desplegar su UK garage sucio que ya tiene marca registrada, lo malo es que casi no hay rastro del tema original. Mark Pritchard sorprende con una robótica y ácida versión de ‘Bloom’ (lejos la canción más utilizada, con cinco apariciones), mientras que el dúo germano Modeselektor pone la cuota de techno y percusiones tribales en su ‘Good Evening Mrs. Magpie’. Menciones honrosas para el joven Objekt y Jamie XX también con ‘Bloom’, y para Matt Cutler, alias Lone, con su buen intento a cargo de ‘Feral’. En el resto hay algunos que no se esforzaron lo suficiente y otros que simplemente quedarán en el olvido como Illum Sphere, Pearson Sound y SBTRKT.

Las buenas intenciones y el cartel de lujo de “TKOL RMX 1234567” se quedan algo cortos en su afán por abarcar demasiado. Pareciera que fuese un pretexto para reunir en un solo lugar a renombrados músicos bajo una misma misión. Quizás un solo disco que juntara las mejores versiones en lugar de uno doble hubiese sido lo más acertado. De todas maneras, no deja de ser un ejercicio interesante y que tendrá en el futuro más de alguna pieza memorable. El hecho de que casi una veintena de artistas electrónicos actuales remezclen a una banda que se formó a principios de los ’90 haciendo rock, solo reafirma la vigencia y habilidad de Radiohead para trascender generaciones y audiencias. Sin duda, todos los que escuchen esta recopilación, entre fans de la banda desde sus inicios hasta seguidores de la electrónica y el dubstep, podrán rescatar algo valioso de esta inédita experiencia.

POTQ Magazine  2005 - 2020