Hay ciertos artistas que tienen un vínculo sagrado con nuestro país. Iron Maiden, Faith No More o el mismo vocalista de estos, Mike Patton con sus diversos proyectos, para ellos visitar el país es estar en casa, tanto para la comodidad de ellos y la de su fanaticada. Pero también hay un movimiento que se desplaza en el absoluto silencio, que pasa en el más absoluto bajo perfil y que en un repleto Teatro Caupolicán salieron a la luz: la legión de fanáticos de Slash.

Con una fila de una cuadra, a media hora antes de iniciar el show, ya se podía imaginar la caldera que sería el reducto de San Diego con la presentación del ex Guns N’ Roses, pero antes del plato de fondo y con puntualidad inglesa, Angelo Pierattini dio el vamos a una noche cargada de hard rock. Repasando lo mejor de su discografía, el vocalista de Weichafe rompió el hielo entre los ansiosos fans de Slash que se apostaban en la reja a la espera del guitarrista.

Cuando el reloj marcó las 21 horas en punto, las luces bajaron para dar pie a una fanfarria circense que sirvió de entrada para The Conspirators y las estrellas de la noche, Slash junto a Myles Kennedy. Sonaron los primero acordes de ‘You’re a Lie’ y la pista se convirtió en un mar de gente que se movía de acuerdo a la posición de Slash en escena. Luego vino ‘Nightrain’, original de los Guns que fue coreada de principio a fin, quedando así en evidencia la tónica de la noche: sólo calados.

‘Ghost’, ‘Back From Cali’ y ‘Wicked Stone’ sonaron en fila, plasmando en el escenario el virtuosismo de Slash con las seis cuerdas. Tampoco se quedan atrás The Conspirators, banda que logra dar el alto, comandados por Myles Kennedy, líder de Alter Bridge. A pesar de lo potente y pulcro que sonaba el conjunto, la amplificación de Kennedy dejó mucho que desear en algunos pasajes del show, aun así el carisma del frontman aplacó los baches técnicos, demostrando lo impecable a la hora de manejar los tiempos entre el público y Los Conspiradores.

El primer momento intenso de la velada fue la interpretación de ‘You Could Be Mine’, canción que transcendió a la cultura pop, por ser el tema principal de Terminator 2, en donde las primeras víctimas abandonaron el sector más cercano al escenario, por el rigor del espectáculo.

Slash no escatimó en gastos en su tercera visita al país, en plan solista, y se dio el lujo de tocar siete canciones de Guns N’ Roses, interpretadas de manera magistral, dejando muy poco para la comparación y sonando mil veces mejor de lo que hace actualmente Axl Rose con su banda. Como botón, cuando sonó ‘Rocket Queen’, Slash se despachó un solo de más de 15 minutos, dejando en claro que es el amo y señor de la función. Una postal de ensueño.

La eterna ‘Sweet Child O’ Mine’, ‘Slither’ de los extintos Velvet Revolver y ‘Paradise City’ fueron las encargadas de cerrar un espectáculo de dos horas, en donde el silencioso trabajo de Slash se materializó en la fanaticada que le rindió pleitesía a cada instante. Finalmente Slash pudo mancomunar en Myles Kennedy y su banda, lo que no encontraba desde 1996, hacer el peso a lo icónico que es el personaje con gorro de copa y el pelo crespo.

Setlist Slash Feat Myles Kennedy & The Conspirators

You’re a Lie
Nightrain (Original de Guns N’ Roses )
Standing in the Sun
Ghost (Original de Slash)
Back from Cali (Original de Slash)
Wicked Stone
Too Far Gone
Double Talkin’ Jive (Original de Guns N’ Roses)
You Could Be Mine (Original de Guns N’ Roses)
Doctor Alibi (Original de Slash)
You’re Crazy (Original de Guns N’ Roses)
The Dissident
Beneath the Savage Sun
Rocket Queen (Original de Guns N’ Roses)
Bent to Fly
World on Fire
Anastasia
Sweet Child O’ Mine (Original de Guns N’ Roses)
Slither (Original de Velvet Revolver)
Encore:
Paradise City (Original de Guns N’ Roses)

Fotos*Juan Pablo Quiroz / Agencia Rock and Click