Por Carlos Mella L.

Siempre nos gusta hablar sobre las grandes estrellas que han sido fundamentales en la historia del Rock and Roll.  Mientras que algunos como Elvis Presley; Syd Barret; Kurt Cobain o nuestro nacional Eduardo “Gato” Alquinta, ya no están entre nosotros, otros aún permanecen vigentes y desafiando al inevitable paso del tiempo.

Además, la historia del rock pareciera estar abriéndose hacia nuevos horizontes y explorando nuevas texturas.  Demostrando las influencias que los sonidos clásicos han generado en sus memorias auditivas encontramos ejemplos como The White StripesThe Killers, Queens of the Stone Age y Oasis, y una larga lista que aumenta día a día y nos demuestra cómo la música se ha vuelto un lenguaje universal capaz de superar  las barreras de cualquier tipo.

Veneramos a los clásicos- quién no ha soportado tardes infernalmente calurosas en pos de ver a su artista favorito desde la mejor ubicación posible-, y nos cautivamos con las producciones de nuevas bandas que luchan por ganarse respeto y admiración en un mundo donde la relación entre la música y la tecnología puede servir como un arma de doble filo.

Así también es el rock. Del reciclaje a lo nuevo (de Wolfmother a Radiohead). Sin embargo, en nuestro “Olimpo Rockístico” pareciera ser que algunas personas han olvidado a un personaje completamente relevante al momento de analizar la historia de estos más de 50 años de rebeldías y desenfrenos.  Elvis Presley; Bill Halley; The Beatles; Janis JoplinJim Morrison; Jiimmi Hendrix ó Johnny Cash, por nombrar algunos, son constantemente aclamados por todo el mundo debido a su talento indiscutible, pero ¿qué sucede cuando hablamos de otra grande de la historia del rock como lo es Wanda Jackson?

Nacida en el año 1937, Wanda Jackson ha sido una de las personas más influyentes en el desarrollo del rockabilly, country y rock&roll, llegando a ser considerada por algunas personas como la primera rockstar de todos los tiempos. Antes de que inmortales como Janis Joplin cautivaran al mundo con su poderosa y apasionada voz, Wanda Jackson ya se había consagrado como una estrella inigualable.

Era tal el talento de esta hermosa cantante, que el mismo Elvis Presley quedó encantado con su voz y la incentivó a dejar los caminos del country para dedicarse de lleno al rock&roll. Un tanto insegura de su capacidad, Jackson firmó un contrato en el año 1956 con Capitol Records.  Desde ahí en adelante “la primera rockstar” no paró de obtener buenos resultados con sus temas, llegando incluso a imponer un canción esencial al momento de analizar la historia del rock, I Gotta Now( 1956), que si bien no llego a los primeros lugares de los charts mundiales, si se encargó de dejar en claro que el rock&roll no era un espacio exclusivamente de hombres.

Como toda una rockstar, Wanda Jackson no estuvo alejada de la polémica. En 1957 realizó un controversial cover donde criticaba al bombardeo de Hiroshima y Nagasaki (Fujiyama Mama compuesta por Annisten Allen en 1955).  Un año antes, 1956, Jackson demostró toda su sensibilidad artística al componer "Hot Dog, that made him mad", una verdadera declaración de principios donde se invitaba a las mujeres a dejar de ser dominadas por los hombres (quizás esta fue la primera canción feminista en el mundo del rock).

Invitada a las giras de Elvis Presley, Jerry Lee Lewis, y Buddy Holly, siempre tuvo problemas con la televisión al momento de transmitir una de sus presentaciones.  Los directores y productores de programas siempre le pedían que recatara sus movimientos en el escenario. Petición a la que ella más de una vez tuvo que aceptar. Su carrera fue seguida muy de cerca por el público europeo, asiático y australiano.  No obstante, sus producciones no fueron aceptadas con tal fervor en su natal Estados Unidos, hasta mucho tiempo despúes.

En los últimos años, Wanda Jackson (71 años), ha realizado colaboraciones con artistas de la talla de The Cramps, Lee Rocker, Dave Alvin y Elvis Costello, además de sus constantes apariciones en los homenajes realizados a su más grande amigo y compañero de carrera; Elvis Presley.

A punta de esfuerzo y sacrificio, la autora de Let’s Have a Party( 1958), logró ser inducida al Salón de la Fama de la Música Country de Oklahoma, al Salón de la Fama del Rockabilly, al Salón Internacional de la Fama, al Salón de la Fama Internacional de la Música Gospel y al Salón de la Fama de la Música Country en Alemania.  Sin embargo, a pesar de poseer una carrera que se ha extendido por más de cinco décadas, aún no ha podido ingresar al Salón de la Fama del Rock and Roll.

Eso es Wanda Jackson, una verdadera reina de la música de estas últimas cinco décadas. Talentosa en el mundo del rock, country y del gospel, esta música merece ser reconocida por su gran importancia y legado.  Una de las voces más emblemáticas de la historia del rock( aunque la RollingStone opine lo contrario), y una persona que demostró que la historia del rock no sólo ha sido escrita en base a testosteronas.

Esta es su historia, la historia de una inolvidable artista. La historia de “La primera Rockstar de todos los tiempos”.

Vídeo: Wanda Jackson – Hard-Headed Woman

Vídeo: Wanda Jackson – Cool Love