POTQ Magazine

★ Popular ahora

Artículos, Noticias

Cómo construimos el futuro sobre el pasado: Medio Hermano introduce ‘Solitario Spider’

Bárbara Carvacho Publicado el 11 de Julio de 2019 por

1179 artículos
  • Comentarios

Las cosas están cambiando rápido. Hace media década, cuando Medio Hermano grababa su epé y encontraba alojo entre la juventud-casi-adolescente y bandas como Planeta No, Paracaidistas o Niños del Cerro, Juan Fernando Rubilar y Ricardo Herrera, probablemente, no se habían proyectado a un 2020 ni imaginaban cómo podía mutar esta historia.

Mañana viernes 12 de julio, la agrupación ahora compuesta también por Cristóbal Soto y Luis Herrera, libera el primer adelanto de lo que será su nuevo disco, un trabajo que viene a reafirmar compromisos y retratar el día a día desde una vereda menos iluminada que su anterior pasada, Lucha Libre, del 2016. Hacerse adulto y llegar a los treinta es permitir que las luces más tenues tengan el mismo protagonismo que el brillo del pasado.


“En lo personal y en lo colectivo el panorama está distinto. Nosotros aprovechamos tres años para tocar todo lo que pudimos, en Chile, Argentina y Perú, y aunque lo más obvio era grabar un disco durante el 2017 o el 2018, repitiendo la fórmula, decidimos tocar y luego guardarnos un rato”, dice el vocalista, aterrizando la idea: “se podría decir que era por estar chato pero sólo nos tomamos un momento para entender los contextos personales”.

“En el externo también es distinto. El escenario de los medios, lugares para tocar y bandas con las que compartimos cambió. Cambió cómo nos relacionamos entre nosotros, con otros. Después pasa lo que pasa en todas las escenas: bandas se acaban, otras van sacando discos tirando para otros lados, gente decide ser madre o padre, ocurren cosas feas, conductas tóxicas, gente deja la ciudad, otros la música”.

¿Es, entonces, Medio Hermano una banda más flexible a los remezones de nuevas invasiones sonoras y los cambios de paradigmas? No es tan fácil de responder, pero Rubilar logró entender el proyecto como un macro que ahora palpa como adulto. “Hay muchas cosas que hacer en el mundo y decidir hacer música tiene un peso personal y colectivo. No es que seas Spiderman, pero es real que pasan muchas cosas que se cruzan en el camino. Nosotros podríamos ser como otras bandas y abandonar, pero decidimos que no, y ¿qué haces después de esa decisión? Ponerte el overol y hacer más música”.

Dice que le gusta entender a MH como un conjunto de músicos de oficio. “No es que yo sea solamente un guitarrista, el Botón (Ricardo) sólo un bajista, el Toto (Cristóbal) sólo un batero y el Luis sólo un tecladista. No digo que las otras bandas se compongan de personas con limitaciones, me refiero a que nosotros nos podemos rotar los instrumentos y sería igual. Vivimos otros roles extras en la música. Ricardo es sonidista y productor, Toto es profe de música, Luis es productor y dj, y yo, bueno, a mí me gusta hacer canciones”.

En esa condición de músicos y obreros de, es que se hacen cargo de los cambios que han visto y vivido. “Hay que dejar que las cosas impacten en ti, es mucho más sano y fácil que hacerse el hueón y decir que nada pasa. La idea de los cambios es que algo cambie en serio, que uno cambie. Creo que eso nos mantiene vigentes: nos gusta hacer esto, todos tenemos otras ocupaciones en este oficio y eso es esencial en nuestra vida. Tengo muchas ganas de retruibirle a la música lo que me ha dado”.

¿Y qué hace Medio Hermano en tiempos de trap y techno? Disfrutar del cómo las vanguardias se desplazan de escenas artísticas.

“En Santiago se fueron poniendo de moda otras escenas a las que somos super permeables. Se abrieron lugares como D**********o y ahí andábamos en las fiestas. Luis toca en estos contextos, y yo fui conociendo detalles que ya me gustaban pero terminé sorprendiéndome y cautivándome por la celebración musical de este tipo de ambientes. Cara de palo sentí que podía ser parte de otra cosa. No sé si ser de núcleo del nicho pero sí tomar lo que vi como referencias, traspasar esas vibras a la música que hacemos”.

Medio Hermano no tardó tanto en querer explorar más allá de la guitarra dosmilquincera. “Luis tiene los equipos, el conocimiento, no es forzado y se veía venir. Llegó a tocar los teclados para el disco anterior pero yo sabía cuáles eran. Ahora grabamos con él como músico de pila, y simplemente tuvimos que decir: Luis, haz tu hueá para nosotros”.

‘Solitario Spider’, el estreno, da pistas del recambio en el que Luis es pieza fundamental. “Tenemos gustos en común y elementos que no vamos a quitar de nuestro arte. Sigo siendo un pendiente de las letras, Botón sigue siendo muy punki para tocar el bajo. Sólo es una reinvención dentro del mismo pop, que es lo que me gusta”.

Sigue siendo Mico, el que canta, con sus motivaciones y frustraciones ahí metidas. Eso sí, es otra sensación la que deja el proceso de introspección. “’Solitario Spider’ es una canción de tres acordes, que dura cuatro minutos. Me gusta la reiteración y MH trabaja con esos bucles”, adelanta sobre este anti-single que condensa el disco como una carta de presentación.

“El largo tiene un hilo conductor con tópicos como el amor y el trabajo, y ‘Solitario Spider’ representa el final de eso, sin ser una desesperanza. Es el cambio de rumbo a algo más personal, con una intimidad más trabajada que disfruto haber encontrado y desarrollado”. Advierte que es la menos popera, pero que puede ser una buena pasada para la gente que disfruta ver cómo los artistas le van dando giros a sus carreras.

Si Lucha Libre daba atisbos de reggae a lo Clash o Prisioneros, ahora se atrevieron con un dub programado a lo largo de la canción, telón perfecto para la repetición de acordes que contribuyen en este sentimiento de letargo que carga el track lleno de autosabotaje. No es antojadizo este concepto, más bien es un conductor entre la unión plástica y sonora a la que apuesta Medio Hermano para este álbum.

“La canción es muy evocativa y propone ciertas pautas de imagen. Habíamos conversado con Mico para hacer algo con cartas de tarot y cosas rotas, pero una vez que escuché el single esas ideas desaparecieron y dieron paso a esto, que tiene más que ver con un estado mental, con el sentirse de un modo específico”, comenta Gaspar Álvarez, artista encargado de la portada de ‘Solitario Spider’ y todo el disco.

“Se repetía mucho la idea del sabotaje, el quedarse con el pensamiento y ahí empezaron a aparecer los símbolos que están en la pintura”, agrega. Si miras con atención, una serie de detalles literales y más abstractos acompañan a la canción en su versión gráfica. “Con Mico hablamos sobre los memes como formato de imagen, así que de ahí viene el vennsplain que aparece en el globito de texto, pero sin el texto. El castillo de cartas es muy representativo del sabotaje, y además, se pegaba con el título de la canción; el cuadro del respaldo de la cama es la portada del single ‘Ciencia y Tecnología’ y todo con este tipo de ilustración como los comics de Nancy pero pasados por un filtro medio Twin Peaks”.

“Todo Medio Hermano es bien nostálgico pero este disco tiene una frescura que habla mucho sobre cómo construimos el futuro sobre el pasado. Queríamos algo de eso: por un lado una línea más relacionada con los recuerdos -como fotos viejas y cartas de amor- para lograr llegar a lo que es hoy MH, algo más fresco y pop, con muchas referencias y simbolismos pero siempre tratando de enganchar al que está al otro lado, haciéndolo parte, tal como los chicos lo han hecho con sus seguidores que han crecido con ellos y su música”, concluye.

“Queremos lograr este tránsito entre el mundo interior y el exterior. Desplazarse al trabajo, vivir el amor. No es tener un nuevo mensaje, es cachar desde qué perspectiva estamos hablando”, cuenta el músico sobre la importancia del trabajo visual en el track y el disco. “Somos la generación de los nuevos treinta. Él es un artista de nuestra generación, otro hueon de oficio. Literalmente, una colaboración artística de nuevos adultos”. 

*Foto por Luz Sierra

 

 

blog comments powered by Disqus