Now Reading
Ranking inverso: Bad Bunny

Ranking inverso: Bad Bunny

El reggaetón (y el trap en menor medida) hace tiempo dejó de ser visto como una simple moda, al menos en nuestro continente. Y es que ya llevamos varias oleadas de nuevos exponentes del género urbano/latino, siendo testigos del avance en su sonoridad. No por nada hoy dentro del primer mundo hay muchos artistas que buscan incrementar su fama o conseguir réditos de un territorio ajeno, de la mano de una latinidad impuesta pero efectiva: desde el mundo anglosajón con The Weeknd y Drake, hasta los más socialmente aceptados españoles como Rosalía o C. Tangana.

Y si tenemos que elegir a un artista que sea culpable de la masificación mundial de estos géneros que ya eran populares en latinoamérica, indiscutiblemente esa persona sería Bad Bunny: que tiene temas que son perreados de igual forma por k-popers, metaleros y todos los que están en medio de ellos.

La gracia del Benito Martínez Ocasio viene desde sus ganas de realmente hacer lo que le da la gana, y la muestra más grande de esto fue su decisión de dejar de trabajar junto a la productora Hear This Music, con los que tenía una relación fructífera llena de temazos como ‘Soy peor’ o ‘Si tu novio te deja sola’, ya que según las palabras del artista, la empresa de Mambo Kingz y DJ Luian no lo dejaban lanzar un disco. Así nació X100pre (2018), el primer disco del conejo malo con el que no solo cambió el rumbo de su carrera, sino que incluso se podría argumentar que ayudó a normalizar el formato álbum dentro del tiempo actual donde los singles reinan.

Después de ese lanzamiento, Bad Bunny ha editado cinco discos originales y, como forma de prepararnos para sus conciertos en octubre en el Estadio Nacional, en POTQ hicimos un ranking del peor al mejor disco; por supuesto, según los gustos y percepciones personales de este periodista.

6) Oasis (2019)

El único disco colaborativo en la carrera de Bad Bunny tiene momentos bastante surrealistas, pero que lamentablemente no logran hacer despegar un disco que tenía todas las opciones para ser un éxito. 

Recordemos que en el 2019, J Balvin (el otro nombre que firma este trabajo) estaba en un apogeo que comenzó con fuerza con el lanzamiento de Vibras en 2018 y que Oasis ayudó a mantener, antes de su estrepitosa caída después de lanzar junto a Rosalía la extremadamente popular ‘Con altura’. A pesar de eso, la mayoría de las letras más celebradas son las entregadas por el conejo malo. 

Lo más recordado del disco es el hitazo ‘LA CANCIÓN’, que fácilmente es uno de los mejores temas de ambos artistas. Aunque otros tracks como ‘QUE PRETENDES’ y la extraña ‘UN PESO’ que cantan con ayuda de Marciano Cantero, el vocalista de Los Enanitos Verdes, le dan color a los 31 minutos que dura el álbum.

Canciones recomendadas: La mejor parte del disco es la triada de la mitad: ‘QUE PRETENDES’, ‘LA CANCIÓN’ (la piedra angular del disco) y ‘UN PESO’.

5) Las que no iban a salir (2020)

El segundo de tres trabajos que Bad Bunny lanzó en 2020, en pleno tiempo pandémico donde todos estábamos encerrados. A pesar de lo que uno podría pensar con el título, la calidad de las canciones es bastante buena, pero el problema es que el disco no termina de cohesionar a pesar de que tiene ciertos destellos de posicionarse en su espacio tiempo de forma interesante (como la canción ‘EN CASITA’ donde habla de conciertos cancelados, ganas de ver a gente y el deseo compartido por todos de que el virus se vaya definitivamente).

También se nota que muchas de estas ideas nunca terminaron de ser desarrolladas por el conejo, con nombres como ‘CANCIÓN CON YANDEL’, ‘BAD CON NICKY’ o ‘RONCA FREESTYLE’. A pesar de ser el disco más corto de su carrera, extrañamente es el que menos sentido hace como un todo. Sin embargo, es una muestra fehaciente del real talento de Bad Bunny: su capacidad para hacer lo que quiera y que de ahí siempre salga aunque sea una o dos canciones excelentes.

Canciones recomendadas: ‘MÁS DE UNA CITA’, ‘PA ROMPERLA’, ‘COMO SE SIENTE – Remix’ y ‘EN CASITA’.

4) El último tour del mundo (2020)

Con 16 tracks, El último tour del mundo se veía como la culminación del mejor año de Bad Bunny con lo que se esperaba fuera un discazo de la talla de YHLQMDLG. Y si bien el comienzo con ‘EL MUNDO ES MIO’ es prometedor, la conocida hambre de Benito por mezclar sonoridades y sorprender al que escucha termina enredando el resultado final. 

A diferencia de los dos discos discutidos anteriormente, ya no es media hora de música, sino que casi cincuenta minutos, en los que canciones ya olvidadas conviven con algunas de las mejores composiciones del cantante. Sin ir más lejos, este álbum es el que contiene ‘DÁKITI’, fácilmente uno de los temas más populares del conejo.

Se nota que la idea del fin del mundo trata de materializarse en canciones con sonoridades un poco más oscuras, pero muchas veces esa búsqueda se ve frustrada por algunas letras que no alcanzan a golpear tan fuerte como Benito nos tiene acostumbrados. Pero, como ya es normal con Bad Bunny, cuando el hombre está enfocado (sobre todo en las baladas) hace maravillas que solo pueden ser comparadas con uno de los blunts de los que tanto canta.

Canciones recomendadas: ‘EL MUNDO ES MÍO’, el indie/trap de ‘TE DESEO LO MEJOR’, ‘HACIENDO QUE ME AMAS’, ‘LA DROGA’, ‘DÁKITI’ y  ‘SORRY PAPI’.

3) Un verano sin ti (2022)

¿Creías que sus discos anteriores eran largos? Con Un verano sin ti Bad Bunny básicamente hizo un álbum doble, ya que con sus 23 tracks es una mezcolanza titánica de sonidos, estilos y experimentos. Con este disco es donde más fácil puedes descubrir cuál es el conejo malo que más te gusta, porque tiene temas desde lentos hasta más clásicos, e incluso unos cruces de género que pueden revivir muertos. 

El mayor problema de este álbum es que es laaaaaaargo, con su hora y veintiún minutos te pide más concentración que una serie o incluso varias películas. En la opinión de este periodista, lo mejor de Un verano sin tí llega con sus colaboraciones más lentas: Desde ‘Me porto bonito’ con Checho Corleone, pasando por ‘Otro atardecer’ junto a The Marías y culminando en ‘Andrea’ con Buscabulla, la que sin duda entra al salón de la fama de los temazos que nos ha dado Bad Bunny, lo que no es decir poco.

También es bueno destacar que, en el que a todas luces es un intento por que el escucha se dé el tiempo de pasar por todos los tracks, Benito deja para el final ‘Calladita’, una de sus canciones más reconocidas. Aunque recordemos que ya hizo esto con X100pre y su colaboración con Drake: ‘MIA’.

Canciones recomendadas: ‘Me porto bonito’, ‘Tití me preguntó’, ‘Yo no soy celoso’, ‘Neverita’, ‘El apagón’, ‘Otro atardecer’, ‘Me fui de vacaciones’, ‘Andrea’ y ‘Calladita’.

2) X100pre (2018)

Con los años escuchar X100pre se convierte en un ejercicio que se parece mucho a escuchar un grandes éxitos. Y es que cuando apareció este disco Bad Bunny llegó a cambiar unas cuantas reglas, no solo de su forma de trabajo sino que también en lo que un artista “urbano” podía hacer. Junto con temazos de reggaetón encontramos cosas que daban luces del hambre de experimentación del conejo: El pop-punk dosmilero de ‘Tenemos que hablar’, el trap-vaporwave de ‘Otra noche en Miami’ (argumentativamente, la mejor del disco) o esa explosión proto-‘Safaera’ que es ‘La Romana’. 

Tampoco nos vamos a engañar, el disco también tiene temas que pudieron ser cortados para darle más cohesión al trabajo final, pero esas canciones son tan pocas y el resto es tan disfrutable que no se puede negar la capacidad compositiva de Bad Bunny, en especial porque aquí es donde nos empieza a mostrar una versatilidad que intuíamos pero no conocíamos. Por algo puede colaborar con Diplo, cambiar de ritmos como en ‘Solo de mi’ o hacer un ambiente musical tan pesado como en la infravalorada ‘RLNDT’.

Es increíble que con solo unas cuantas canciones uno ya tenga ganas de escuchar el resto. Pero aún más increíble es que, en menos de un año, el mismo Benito se encargaría de hacer un trabajo aún más completo.

Canciones recomendadas: ‘Ni bien ni mal’, ‘Tenemos que hablar’, ‘Otra noche en Miami’, ‘Si estuviesemos juntos’, ‘Solo de mi’, ‘Cuando perriabas’, ‘La Romana’, ‘RLNDT’ y ‘Estamos bien’.


1) Yo hago lo que me da la gana (YHLQMDLG)

No sé qué más se puede decir de este disco. De principio a fin es increíble cómo no aburre, una cosa que es especialmente decidora cuando pensamos que dura poco más de una hora, algo que ni algunas bandas de rock progresivo se atreven a hacer en estos tiempos.

Si nos ponemos exigentes, podríamos elegir unas cuantas canciones que quizás pudieran ser cortadas, pero al final es algo tan subjetivo que al parecer nadie se pone de acuerdo con esto (créanme, he tenido esta discusión muchas veces). Pero como si eso no fuera poco, este disco tiene dos canciones que están constantemente peleando por ser la mejor de Bad Bunny: ‘La santa’ junto al big boss Daddy Yankee, y ‘Bichiyal’ con Yaviah. Yo prefiero la primera, pero la discusión está abierta.

Después de los hitazos que te lanza al comienzo del disco, Benito se da el tiempo de poner una sección de canciones de amor/desamor que comienza con ‘Que malo’ y termina en ‘A tu merced’, para luego volver al perreo con ‘Safaera’, al que algunos llaman la ‘Bohemian Rapsody’ del trap, pero que creo que se asemeja mucho más a la ‘Jesus of Suburbia’ del reggaetón. Y lo digo como un halago.

¿Qué más quieren qué les diga? Mejor vayan a escuchar este discazo para hacer la previa a Bad Bunny en el Nacional.

Canciones recomendadas: Todo el disco, deja de hacerte el malo y el que no escucha reggaetón y descubre lo bacán que es hacer lo que te da la gana.

POTQ Magazine  2005 - 2020