Una de las bandas más interesantes que ha dado Oceanía en la última década debuta en nuestro país este fin de semana en el marco de Lollapalooza Chile 2013. Se llama The Temper Trap, y aunque no la conozcas de nombre es posible que hayas escuchado ‘Sweet Disposition’, canción que antecedió su primer disco y resonó en todo el planeta. Conversamos con Joseph Greer, su tecladista, sobre la historia del grupo a la fecha a la fecha y lo que traen para mostrar en vivo.

Australia tiene dos grandes vertientes musicales. Por un lado está el rock, de donde han salido algunos de los grupos más legendarios de la isla (Midnight Oil, Silverchair). Por otra parte está la electrónica, que en los últimos años ha dado artistas a destajo (Miami Horror, The Presets, Midnight Juggernauts, Simian Mobile Disco y un largo etcétera). Es difícil que algo se cuele entremedio, pero en el caso de The Temper Trap esa ventana de oportunidad vino con la combinación de su tema ‘Sweet Disposition’ y la película “(500) Days of Summer”.

Fundado en el 2005, de un día para otro la atención de los sellos y la prensa musical independiente se concentró en este quinteto. Su debut, “Conditions” (2009), fue uno de los más esperados ese año, pero la banda se ha preocupado de no explotar este tema (evitando de paso la inevitable caída en el casillero del one-hit wonder) y aprovechar la exposición para mostrar su trabajo. Uno que ya ha generado dos discos y un puñado de canciones frescas que ahora traen a Chile. Pero primero, al teléfono desde Australia, Joseph Greer nos cuenta cómo ha sido el viaje hasta este punto.

Quiero partir con lo inevitable, preguntándote por la canción que los hizo conocidos dentro y fuera de Australia: ‘Sweet Disposition’, su tema más famoso a la fecha.

Por supuesto.

Recuerdo que los conocí por esos días, fines del 2008, comienzos del 2009, gracias a internet. Algunos sitios australianos de música hablaban mucho de ustedes. De hecho, uno decía que su sonido era una mixtura entre Queen y Radiohead.

¿En serio? (risas)

En serio. ¿Qué te parece la recepción que tuvo ‘Sweet Disposition’, al punto que sigue en la memoria colectiva de muchos después de todo este tiempo?

Creo que es un tema que salió en el momento preciso. Tiene un sonido que mucha gente hizo propio. No fue algo planeado, nada por el estilo. Sólo pasó. Es una canción que le gusta a todos y que, de alguna manera, conectó. A veces no puedes explicar cómo se dan estas cosas, es algo fuera de tu control. Y así pasó en este caso.

Ese tema sirvió para dar una idea de lo que iba a ser su primer disco, “Conditions” (2009). Pero era muy diferente a lo que habían hecho antes, su EP homónimo (editado el 2006) y canciones como ‘My Sun’. ¿Cómo crees que se dio esa evolución?

Creo que ese EP es una muestra del comienzo. Todos escuchaban diferentes cosas, Dougy (Mandali, vocalista) estaba aprendiendo a usar su voz. Después la banda paró por unos nueve meses y en ese lapso todos comenzaron a trabajar en estas nuevas canciones, forjando un sonido propio. Es un tipo de progresión natural que nos llevó de ese material más rocanrolero a lo que hacemos hoy.

Su segundo y homónimo disco (publicado el 2012) también es una evolución en sí mismo, y ya ha pasado casi un año desde su lanzamiento. Después de todo este tiempo de tocarlo en vivo y mostrarlo al mundo, ¿qué piensas de este trabajo?

Creo que fue un proceso interesante, sacar “The Temper Trap” no fue fácil. Había mucho de desconocido en lo que hacíamos, preguntándonos si a la gente le gustaría pero también queriendo evolucionar como músicos. No queríamos hacer ‘Sweet Disposition’ de nuevo. Pero estamos muy contentos, después de tocar este álbum por meses algunas canciones se han quedado mucho en el público. Estamos orgullosos, pero queremos seguir avanzando y pensando en nuestro próximo elepé, que es en lo que estamos trabajando ahora.

¿Ya están preparando un tercer disco?

Sí, ya estamos trabajando en ello. Sesiones de composición y todo eso. Sería grandioso si pudiera estar terminado de acá a fin de año, pero eso es sólo una idea de mi parte. Queremos ser más productivos esta vez. Antes esperamos a terminar las giras, paramos un tiempo y luego nos pasamos ocho meses escribiendo.

Eso explica ese período de tres años entre su debut en largaduración y su segundo esfuerzo.

Claro, no escogimos que fuera así. No estábamos preocupados por eso. Terminamos de tocar en vivo, nos tomamos un mes y empezamos. Se ve como mucho más tiempo de lo que realmente nos tomó componerlo, y es por esa razón.

PODER Y EMOCIÓN

Tú fuiste el último integrante en unirse a The Temper Trap. El resto fundó el grupo el 2005, tú llegaste el 2008. ¿Qué te atrajo de la banda, al punto de decidir que querías ser parte de ella?

Originalmente conocí a Dougy y a Toby (Dundas, baterista) porque trabajábamos en la misma tienda de ropa en Australia. Nos hicimos amigos allá, los iba a ver tocar. Al principio no se me pasó por la cabeza unirme a ellos, hasta que Toby me mostró algunos demos, algunas de las nuevas canciones que estaba preparando y pensé que era un salto inmenso en términos de sonido. Cuando me dijeron que estaban buscando un nuevo integrante y me preguntaron si quería audicionar estaba muy emocionado, porque pensé que lo que estaban haciendo era realmente bueno. Quería ser parte de ello, y por suerte terminó siendo así.

Y llegaste en pleno proceso de preparación del disco debut. Ahora que ya tienen dos placas de las que escoger, ¿cuáles son tus canciones favoritas para tocar en vivo?

Hay algunas del primer álbum que me gustan mucho. Cerca del final de los conciertos hay una secuencia que nos gusta hacer con ‘Science of Fear’, ‘Resurrection’ y ‘Drum Song’, y todas funcionan muy bien juntas. Del nuevo elepé… Hay una canción llamada ‘Miracles’ que en vivo es muy divertida, al igual que ‘This Isn’t Happiness’.

Su música tiene una cualidad que al menos para mí es muy llamativa: es una mezcla entre la calma y la tormenta. Precisamente, ‘Sweet Disposition’ muestra ambas cosas. En sus dos elepés hay canciones que son calmas, aún cuando se tensan, y otras que son una explosión en sí mismas, como ‘Science of Fear’. ¿De dónde crees que viene esa especie de dualidad en su sonido?

Creo que viene de la emoción. Nos gusta que nuestros temas tengan mucho poder y emoción, y eso es algo que puede venir de la calma o de nuestra faceta más, digamos, destructiva. Y Dougy tiene un rango vocal tan impresionante que hace que nuestra música salga así. Hay momentos poderosos, y hay otros más suaves. Se refuerzan entre sí, y así es como nos gusta que sea.

Ustedes son una banda australiana que está por debutar en Chile. En algún punto de los últimos cuatro años, ¿te imaginaste tocando tan lejos de tu país?

Creo que cada lugar en que hemos tocado fuera de Australia ha sido increíble, desde el Reino Unido a todos los demás. Ahora, ir a esa parte del mundo, podría haberlo imaginado… Pero jamás me lo hubiera esperado.

¿Tienen algún tipo de expectativa en esta visita?

No, vamos sin expectativas. Sólo estamos emocionados de ir a nuevos lugares. Va a ser una experiencia increíble, vamos a tratar de absorber todo lo que podamos. Ésa es una de las mejores cosas de lo que hacemos: podemos experimentar diferentes culturas. Así que no, no hay expectativas. Sólo tratar de pasarlo lo mejor posible.

¿Y qué piensas del hecho de que este debut sea en el marco de Lollapalooza? ¿Qué te parece ser parte de ese tipo de legado?

Es grandioso. Hemos estado en dos ediciones de Lollapalooza ya, pero el 2012 en Chicago hubo una tormenta justo antes de nuestro set y no pudimos tocar. Fue lamentable. Ahora va a ser genial poder ir a Sudamérica y tocar con mejor clima, y con tantas bandas grandiosas. La ubicación misma, los lugares son muy exóticos. Creo que eso ya es increíble, y con el calibre de bandas que hay este año va a ser espectacular.

Hay mucha gente que no conoce a The Temper Trap más allá de ‘Sweet Disposition’, que de una u otra forma es un tema que muchísimas personas han oído, ya sea por su aparición en la película “(500) Days of Summer” o por otro lado. Si tuvieras que describir qué tienen ustedes para ofrecer más allá de ese single, ¿cómo lo harías?

Sólo diría que somos una banda a la que realmente le importa la música y escribir buenas canciones. Creo que si tomas nuestros discos y los escuchas, podrás notarlo. Sí, ‘Sweet Disposition’ fue algo gigante para nosotros y apreciamos el éxito que ha tenido y venido de ahí, pero no nos vemos como un one-hit wonder. Más allá de ésa hay muchas otras canciones buenas y seguiremos tratando de hacer más.

La última pregunta: tanto a los fans de The Temper Trap como a los que no los conocen (más allá de ‘Sweet Disposition’, claro), ¿qué les dirías que pueden esperar de ustedes en vivo?

Nuestro show tiene una vibra como de fotografía en movimiento. Pueden esperar mucha energía y una mezcla de canciones viejas y nuevas. Vamos a tratar de darles un buen espectáculo. No puedo esperar a verlos a todos allá.