Última parte del año y con él la llegada de todos los trabajos prometidos para el 2016 que esperan hasta el respiro final para presentarse en sociedad. Este viernes no fue excepción y entre todos los estrenos que circularon, llegó el disco “sorpresa” de Solange Knowles, anunciado hace tan sólo un par de días en una jugada muy estilo Beyoncé. Durante el 2012, la artista se despegó del “hermana de” cuando lanzó un bonito corta duración titulado True, en el que nos quedó claro que el talento venía de familia y que la curiosidad sonora de la mujer podía traer grandes cosas a futuro en el plano experimental.

Hace recién unas semanas, la música salió a contar un feo episodio racista que vivió junto a su familia en un concierto. El tema está latente no sólo para ella si no que para toda la comunidad afroamericana, y el disco se hace cargo de aquellas experiencias para dejar registro en 21 canciones lo que significa “la identidad, el crecer con esto, la independencia, el dolor y la curación”, como comentó.

La larga lista de tracks tiene para todos los gustos y viene con colaboraciones estrellas por parte de Lil Wayne, Dev Hynes, Sampha, Moses Sumney, Kelly Rowland, Q-Tip y Majical Cloudz, entre otros. Porque las cosas buenas se replican, Solange no sólo se ha inspirado en las estrategias de difusión de su hermana. También tomó la idea de Frank Ocean de complementar su música con otra obra, en este caso, un libro de poesías, ensayos y artes en el que se pueden conocer en profundidad los procesos creativos de este largo estreno, que puedes revisar online mientras disfrutas de la apuesta de Solange en A Seat at the Table