Aún puedes ver en algunos cines Isle of Dogs, la película de animación protagonizada por perritos de Wes Anderson, el director hipster por excelencia. Pero él ya está pensando en su próximo proyecto que será, nada menos, que un musical ambientado en Francia tras la II Guerra Mundial. Parece que el género está viviendo una segunda juventud tras La La Land, The Greatest Showman o el casi musical que se estrena en unas semanas más, A Star is Born con Lady Gaga como protagonista.

Se nota que Anderson le ha tomado gusto a eso de situar películas fuera de su país, porque Isle of Dogs ocurría en Japón, The Darjeeling Limited en la India o The Grand Budapest Hotel en algún lugar ficticio del Este de Europa. ¿Y a quién ha decidido recurrir Anderson para hacer las canciones y la música?. Pues a un íntimo colaborador que encaja perfectamente en su colorido mundo como es Mark Mothersbaugh, el cantante de Devo.

Para Mothersbaugh no es nada rara su relación con el cine. Es autor de las bandas sonoras de películas tan famosas como las de Lego, la saga Hotel Transylvania, Thor: Ragnarok o la segunda parte de Pitch Perfect. También ha musicalizado videojuegos, especialmente varios de los títulos de los Sims.

La relación con Wes Anderson viene de lejos. Esta será la quinta vez que ponga música a una de sus películas. Comenzaron con el debut de Anderson, Bottle Rocket, y siguieron en las tres siguientes, Rushmore, The Royal Tenenbaums y The Life Aquatic with Steve Zissou. No sabemos si ocurrió algo, pero después, cuatro de sus películas siguientes las musicaría el excelso compositor francés Alexander Desplat. Por lo tanto, será la primera vez que trabaje junto a Mothersbaugh, desde 2004.