Luego de una serie de postergaciones y cancelaciones a última hora para el Festival Frontera, fueron varios los asistentes que quedaron de brazos cruzados esperando que la productora a cargo del evento, Transistor, se hiciera responsable por todos los daños y perjuicios que estos cambios inesperados les provocaron. Gracias a esto, el Servicio Nacional del Consumidor (SERNAC) recibió cerca de 115 reclamos, los que ayer se tradujeron en una demanda colectiva oficiada por el organismo de gobierno hacia los organizadores y Puntoticket.

Lo que en un comienzo se realizaría en el Club Hípico en diciembre de 2016, finalmente se terminó haciendo en el Estado Bicentenario el 22 de abril de 2017, no sin antes cambiar la locación una vez más en marzo de este año, ya que en un comienzo todo se llevaría a cabo el mismo día en el Estadio Santa Laura y no en La Florida.

Según consigna un comunicado de prensa, el SERNAC inició una mediación entre las partes involucradas en marzo de este año, la cual no habría llegado a buen puerto. Dado esto, Ernesto Muñoz, director de la entidad, dijo que esta industria tiene “cláusulas abusivas en sus contratos, empresas que no responden de cara a los consumidores y no acogen los reclamos ni las mediaciones colectivas del SERNAC”, agregando que “en esta oportunidad esperamos que la justicia le aplique a la empresa la multa correspondiente, pero, por sobre todo, frenar las malas prácticas en un mercado cada vez más demandado por la ciudadanía“.

Respecto a este punto, el organismo indica en su sitio web que en 2016 se recibieron un total de 675 quejas relacionadas a este tipo de espectáculos, incluyendo incumplimientos en las condiciones contratadas, de las cuales un 65.19% fueron respondidos negativamente por los servicios involucrados. Posiblemente, esta demanda siente un precedente en los casos como este, ya que ciertamente no es la primera vez que nos enteramos sobre situaciones como esta, tanto para el público, como para los mismos artistas.