Fotos por Felipe Fontecilla

En abril del 2011 la escena era muy similar a la que un Movistar Arena repleto pudo ver el pasado domingo 17 de febrero. Jamiroquai cerrando una noche, en el marco de un festival que, esta vez, recibió el nombre de Colors Night Lights y precedido por otras bandas exponentes del género.

Esta fue una noche que tuvo funk para todos los gustos. El chileno Stefano Parodi abrió las puertas para disfrutar de la jornada y fue quien dio paso a Los Amigos Invisibles después de las seis de la tarde. Los venezolanos hicieron gala del buen sonido, además de una energía sin bajas durante toda la presentación. Quizás, una de las características más destacas del grupo, es aquella capacidad de fusionar el funk con los ritmos de su región como, por ejemplo, el merengue, combinando pegajosos slaps con percusiones afro de una forma bastante acabada y atractiva para la audiencia. Con su presencia y recibimiento en este festival, se ve cómo LAI está consiguiendo cada vez más adeptos por estas tierras del sur.

Luego de la presentación de Los Amigos Invisibles, llegó el turno de Kool & The Gang, una de las bandas ícono del género alrededor del mundo. Su show estuvo marcado por un sonido impecable y la reafirmación de aquel gran título de padres del funk, debido a la seguidilla de hits sin detención. Es válido preguntarse cuánto de banda real o seudo agrupación de covers tienen a estas alturas, debido a la obvia rotación de sus integrantes. Para el fanático funkero, de todas formas, el acto nostálgico no tuvo mucha importancia, ni connotaciones negativas, puesto que durante la estadía de los estadounidenses en el escenario, el público no hizo más que dar señas de aprobación entre cada éxito.

Finalmente, a las nueve y media de la noche en punto, Jason Kay y compañía subieron al escenario. El setlist estuvo compuesto por 15 temas, al igual que en su visita anterior, pasando por hits reformulados y extendidos en su versión en vivo como ‘Canned Heart’, ‘Little L’ y ‘Deeper Underground’, esta última, con su tradicional inicio épico y ensordecedor. Tal como en su presentación del 2011, se vio al inglés bastante incómodo con el sonido, lo que le valió al encargado incluso una toalla arrojada. A pesar de que el show no tuvo los problemas catastróficos que sí pudieron experimentarse hace dos otoños, muchas veces fue imposible escuchar con claridad al trío de poderosas coristas, junto a la seguidilla de acoples que acompañaron al micrófono del sudoroso frontman, quien vestía una chaqueta con motivos indígenas, similar a la que usó hace dos años. A pesar de esto, el espectáculo no se vio opacado y Jamiroquai demostró que sigue siendo un exponente vigente del género. ¿Faltaron temas? Por supuesto, es imposible abarcar una discografía como la de esta banda en un espectáculo de 15 temas. ¿Fue mejor que la presentación del 2011? Sin duda.

Setlist

1. Twenty Zero One
2. Alright
3. Use the Force
4. High Times
5. Little L
6. Canned Heat
7. Runaway
8. Talullah
9. Space Cowboy
10. Main Vein
11. Revolution 1993
12. Cosmic Girl
13. Love Foolosophy
14. Deeper Underground

Encore:
15. White Knuckle Ride