Now Reading
Spiritualized: Un repertorio con valor en sí mismo

Spiritualized: Un repertorio con valor en sí mismo


Jueves 21 de agosto, Teatro Municipal, Santiago.
Ciclo Virgin Converse S.U.E.N.A.
Texto por Daniel Hernández. Fotos por Rodrigo Ferrari.

No estaba claro con qué se encontrarían los asistentes al Teatro Municipal de Santiago (dentro del Ciclo Virgin Converse S.U.E.N.A. organizado por Fauna). Tras el discutible set del pasado Primavera Fauna (cuando parte del público sintió decepción ante un formato que hace perder muchos matices al lado más ampuloso del proyecto de Jason Pierce), un lugar totémico parecía el ideal para resarcirse. O, al menos, para evaluar otras aristas de Spiritualized.

La gente respondió de manera positiva. Sería una pena ver este tipo de esfuerzos quedar en nada debido a falta de audiencia. Un cuarteto de cuerdas -que luego acompañaría a los ingleses- amenizaba el movimiento incesante en el hall reinterpretando clásicos del pop y el rock (un poco como lo de Apocalyptica, pero con mejor gusto), yendo de Michael Jackson a Europe o a una entretenidísima versión de ‘I Was Made for Loving You’ de Kiss.

Uno confiaba en la puntualidad del solemne reducto, pero aún así pasaron más de 20 minutos de la hora convenida de inicio. El juego escénico era bastante sobrio: fondo oscuro (apenas una proyección de sombras en algunos momentos de algo parecido a un puñado de hojas fue el complemento), atriles con partituras separados en dos espacios y, frente a ellos, un Fender Rhodes que usaría Tony “Doggen” Foster, habitual integrante de la banda, y un par de guitarras para el frontman.

Primero salieron las ocho chicas que acompañarían al grupo; las instrumentistas de riguroso negro y el coro de blanco impoluto. De igual forma, Pierce y el enlutado teclista mantuvieron el esquema de colores, situándose cada uno junto a sus símiles cromáticas. El vocalista, distante y con gafas de sol, saludó tímido. Luego sólo daría las gracias dos veces. ‘Sitting on Fire’ (del medicinal y excelente “Songs in A&E”, de 2008) comenzó el show, marcando las líneas maestras del set: predominio del sonido acústico y un amago de épica. Poco se descontroló en ese sentido.

Tras ‘Lord Let It Rain on Me’ (de “Amazing Grace” del 2003) vino una versión de la infinita ‘True Love Will Find You in the End’ de Daniel Johnston, sustituyendo lo doliente por lo espiritual (una constante en el concierto y en la carrera del frontman). Había una influencia clara del californiano en este formato, incluyendo varios pasajes de “Ladies and Gentlemen We’re Floating in Space” (1997).

Si hablamos del frío trato de Pierce hacia el público, no está de más decir que fue recíproco. Apenas en ‘Amen’ o ‘Soul on Fire’ pareció conectar con una audiencia distante o demasiado respetuosa, a veces distraída (desde murmullos hasta gente yéndose en medio del set). En ningún momento aparecieron aplausos espontáneos ante el inicio de una canción importante o significativa; los asistentes daban la sensación de ser, en su gran mayoría, curiosos o interesados en la banda, y aquello afectó el resultado global de la velada.

Dentro de los shows denominados “Acoustic Mainline” que Spiritualized periódicamente pasea por diferentes escenarios, lo central es un repertorio con sencillos arreglos de cuerda y un pequeño coro. Muchos clásicos quedan fuera por la dificultad de adaptarlos al formato. La naturaleza del concierto hizo extrañar ‘Electricity’, ‘Hey Jane’ o ‘Come Together’. Pero no tiene sentido jugar al “y si…”, cuando la selección posee suficiente valor en sí misma gracias a instantes como ‘Walkin’ with Jesus’, preciosa versión de un original de los Spacemen 3. Quizás, lo mejor de la noche.

La recta final se completó con un medley de ‘Anything More’, la monumental ‘Ladies and Gentlemen We’re Floating in Space’ y, a modo de coda, una recuperación del ‘Can’t Help Falling in Love’ de Elvis Presley que dio paso a ‘Broken Heart’, cierre del set principal. Tras la obligada y un poco artificial salida para volver al bis, todo culminó gracias a una de las más conocidas canciones de su repertorio, ‘I Think I’m in Love’, dejando un excelente sabor de boca.

En resumen, una noche interesante y disfrutable, sabiendo las limitaciones de Jason Pierce después de la enfermedad que casi acaba con él hace años atrás (seamos sinceros, su voz no muestra ni la potencia ni los matices de antes). Ojalá tenga continuidad y las productoras traigan a Chile otros conciertos fuera de la norma de lo convencional o de un festival.

SETLIST

1. Sitting on Fire
2. Lord Let It Rain on Me
3. True Love Will Find You in the End (original de Daniel Johnston)
4. Cool Waves
5. Amen
6. Going Down Slow
7. Soul on Fire
8. Walkin’ with Jesus (original de Spacemen 3)
9. Feel So Sad
10. Death Take Your Fiddle
11. Stop Your Crying
12. Mama Said
13. Anything More
14. Ladies and Gentlemen We’re Floating in Space
15. Broken Heart

Encore
16. Baby I’m Just a Fool
17. I Think I’m in Love




POTQ Magazine  2005 - 2020