POTQ Magazine

★ Popular ahora

Conciertos, Música

Deftones: La música por sobre todas las cosas

Publicado el 8 de Noviembre de 2012 por

19 artículos
no tengo imagen
  • Comentarios

Luego de la accidentada serie de sucesos que precedieron al primer Sideshow del Maquinaria Festival 2012, finalmente Deftones pudo explotar en suelo chileno. No era el lugar más idóneo, tampoco el contexto más agradable, pero las ganas y el aguante de los más de tres mil fanáticos pudieron levantar un show sólido y emotivo.

Miércoles 7 de noviembre. Espacio Broadway, Santiago
Foto por Javiera Tapia

Luego de la accidentada serie de sucesos que precedieron al primer Sideshow del Maquinaria Festival 2012, finalmente Deftones pudo explotar en suelo chileno. No era el lugar más idóneo, tampoco el contexto más agradable, pero las ganas y el aguante de los más de tres mil fanáticos pudieron levantar un show sólido y emotivo.

Con rabia un tipo le mostraba a otro un número anotado en su brazo. Éste se alejó y fue abucheado por la multitud que repletaba la entrada del Espacio Broadway. Una fila inmensa, que llegó en buses contratados por la productora o simplemente por sus propios medios, esperaba ansiosa desde casi las 20:00 hrs. para ingresar y ver a la banda que debió haber tocado el día anterior. Las miradas no eran las mismas, la frustración se sentía en el aire.

Los números escritos en los brazos marcaban a las 300 primeras personas que iban a ingresar por orden de llegada, aguantado una espera que se dilató hasta casi las 21:30 hrs., momento en que el enojo y cansancio del público se hizo sentir a través de una acumulación “ilegítima” frente a la entrada. Un caso típico ya en estos eventos masivos, que deja en evidencia la falta de cultura que lucen las masas de asistentes nacionales, donde prima la violencia por sobre la cordura.

A pesar de la evidente aglomeración, todos pudieron ingresar y ser recibidos por gigantes bolas disco, en un recinto que se acomodó a la situación y que cumplió bastante bien como reemplazante al Teatro Caupolicán. Pero, ya con el público adentro, la tensión siguió en aumento. Se escuchaban protestas e insultos contra la productadora a medida que la impaciencia de los asistentes comenzaba a aflorar. Una inquietud que fue interrumpida de golpe con el inicio del show a las 22:30 hrs., cuando ‘Diamond Eyes’ y ‘Rocket Skates’ se convirtieron en silenciador automático.

El ambiente cambió de inmediato y el poderío de la banda logró sanar toda la rabia acumulada: una fuerza ejecutada con tanta fineza que por momentos parece elevarse a un nivel artístico superlativo. Es que lo que Deftones logra hoy es arte, una idea clara y un equilibrio perfecto entre lo visceral y lo hermoso, entre un golpe a la quijada y la más hermosa obra pictórica.

La tanda de temas fue variada. Canciones de todos su discos, la mayoría singles y tres del reciente “Koi No Yokan”: ‘Tempest’, ‘Poltergeist’ y ‘Rosemary’, ésta última una grata sorpresa que logra definir en mejor medida los horizontes actuales de Chino Moreno y compañía, quienes ahora se sirven bocados de post-rock y pasajes que recuerdan a bandas como Isis, Oceansize o Explosions in the Sky.

El sonido estuvo a un buen nivel. En comparación a sus shows anteriores en nuestro país, la nitidez de las guitarras de Stephen Carpenter estuvo precisa, dando a entender el por qué se tuvo que esperar por los equipos retenidos en aduana para presentarse. Sobre todo si se considera el tipo de instrumentos involucrados, que incluye guitarras de 8 cuerdas y otros elementos “customizados” por el músico.

Condimentos como estos, armonizados con la emotividad de las interpretaciones, resultan en colores y matices sonoros que difícilmente pueden ser igualados hoy por algunas de las bandas viudas del nü metal. Deftones dejó de serlo hace mucho, tanto así que hasta temas de discos como “Adrenaline” adquieren una clase diferente. Es violencia, pero confeccionada con elegancia.

Anoche quedó demostrado que el quinteto de Sacramento es una de las pocas agrupaciones que, hoy por hoy, puede borrar toda frustración y hacer olvidar cualquier mal rato a un público ansioso. Es su sensibilidad y su fuerza, elementos que hacen que la música esté por sobre todas las cosas, tal como lo fue anoche por noventa minutos sobre el escenario de Espacio Broadway.

SETLIST

1. Diamond Eyes
2. Rocket Skates
3. Be Quiet and Drive (Far Away)
4. My Own Summer (Shove It)
5. Poltergeist
6. Rosemary
7. Feiticeira
8. Digital Bath
9. Knife Prty
10. Tempest
11. Fireal
12. Engine No. 9
13. Rivière
14. Change (In the House of Flies)
15. Passenger
16. Bloody Cape

Encore
17. Bored
18. Root
19. 7 Words

Revisa más fotos en nuestro Facebook.

blog comments powered by Disqus