POTQ Magazine

★ Popular ahora

Conciertos, Música

Festival Neutral – GAM (10.03.2011)

POTQ Magazine Publicado el 12 de Marzo de 2012 por

4536 artículos
no tengo imagen
  • Comentarios

Fue un fin de semana de ajetreo para un sector importante de la música chilena. Varios contemporáneos de gira por México y Estados Unidos, mientras otros hacían patria en un evento a escala humana y en la medida precisa. Pudimos ver a las bandas y solistas tocando, pero también caminando entre medio del público y subiendo al escenario para colaborar entre sí. Todos en la frecuencia correcta. Así estuvo Neutral.

Fotos por Mario Benavente

Fue un fin de semana de ajetreo para un sector importante de la música chilena. Varios contemporáneos de gira por México y Estados Unidos, mientras otros hacían patria en un evento a escala humana y en la medida precisa. Pudimos ver a las bandas y solistas tocando, pero también caminando entre medio del público y subiendo al escenario para colaborar entre sí. Todos en la frecuencia correcta. Así estuvo Neutral.

Coiffeur abrió la jornada en una sala A1 repleta de fanáticos que lo esperaban desde temprano. A las 17.35 se apagaron las luces y el cantautor apareció en escena sólo con su guitarra, con la que interpretó temas como ‘Feriado’, ‘Tan Atentos a que Nada’ y versiones renovadas de ‘En la Frontera’ y ‘Crujen’ ante un público que lo escuchó respetuosamente, pero que también aplaudió, gritó y coreó cuando llegó el turno de ‘Vuelvas a Casa’, ‘¡Qué Mala Suerte!’ y ‘Amor On’. Ese entusiasmo hizo que el argentino no pudiera retirarse sin hacer un bis (‘Parece’), con el que cerró su presentación mientras una gran cantidad de asistentes se levantaba apresuradamente de sus asientos para correr rumbo al escenario principal, donde Fernando Milagros ya había empezado a tocar.

La tarde avanzaba y el segundo show de la jornada estaba agendado para las 18 horas, en el escenario que se ubicó en pleno patio del GAM. Fernando Milagros apareció puntual junto a su cuarteto de acompañantes -que incluyó a los ya habituales Sebastián Orellana y Felipe Ruz de Philipina Bitch- y en poco más de media hora presentó un set eléctrico, repleto de actitud rockera. Aún con un público tímido, el compositor no bajó las revoluciones y entregó sendas versiones de ‘Reina Japonesa’ y ‘Piedra Angular’ (tema en que se grabó a sí mismo con un teléfono móvil, como parte del videoclip colaborativo de este sencillo que ya viene en camino), además de presentar ‘La Carretera Austral’, canción inédita que continúa el derrotero del aplaudido “San Sebastián”. Salvo por un par de acoples mínimos, un show redondo.

Quienes han visto en vivo a Fakuta saben que sus presentaciones se caracterizan por su atractiva puesta en escena, con coreografías para cada canción y preocupación por el vestuario, peinado y maquillaje de la cantante y sus coristas, The Laura Palmers. Toda esta teatralidad se vio en el escenario de Puma Lab, al que la cantante subió exactamente a las 18.42 para ofrecer una fina selección de su disco debut “Al Vuelo” (2011). ‘Aeropuerto’, ‘Las Partes’ y ‘Estrella’ (que según dijo, podría ser su nuevo sencillo) fueron parte del breve show que incluyó a Milton Mahan y Gepe como invitados, quienes la acompañaron en la recientemente estrenada ‘Juntapena’ y ‘Virreinatos’, respectivamente. Este último fue uno de los temas más afectados por los constantes problemas de sonido, que aparentemente no fueron una gran dificultad ni para Fakuta ni para el público que llenó la sala y que la escuchó no eufórico, pero sí fascinado.

Dënver cumplió con un show correcto, dentro de sus comentadas limitaciones e irregularidad como número en vivo (que son superadas lentamente, eso sí), pero dejó una de las postales de esta edición de Neutral: ‘Los Adolescentes’ en vivo. La misma escena que se ha visto en otros festivales, como Lollapalooza y Primavera Fauna, y en decenas de lugares más (la banda goza de una agenda abultada desde que editó “Música, Gramática, Gimnasia”), se repitió en Neutral con los resultados usuales: reacción generalizada en el público, algo que continúa siendo inusual en el contexto chileno, pese al gran nivel del pop que se factura en nuestro país. Los de San Felipe pueden jactarse de tener en su arsenal un futuro clásico y, muy probablemente, otros por venir.

“La banda de Gepe, Fernando Milagros y Pedropiedra”, como fue (mal) denominada hace algunos meses, fue el último show que se llevó a cabo en la Sala A1 del Gabriela Mistral. Tras un muy buen video recopilatorio de lo que es Quemasucabeza, narrado por sus propios protagonistas, a eso de las 8 de la tarde comenzó una de las mejores presentaciones del Festival Neutral. Solidez instrumental y notables juegos vocales dieron aun más alma a las composiciones del disco homónimo de Caravana, además de crear el telón ideal para el tono inconfundible de Rodrigo Santis. Para cuando llegó el final con ‘Despacio’, no cabía duda de que muchos de los que llegaron como curiosos ya estaban convertidos. Despedida ideal antes de partir al Vive Latino de este año.

Gepe se despegó de la batería de Caravana y partió rápidamente a sentarse en la propia, aunque tuvo que esperar que sus acompañantes (Felicia Morales y Pedropiedra) terminaran sus labores en el show del (bien) denominado “supergrupo del pop chileno”. Con unas pocas gotas de lluvia que ayudaron a darle un toque especial al momento, el paso de Daniel Riveros por Neutral fue una pincelada del buen gusto, el humor y la sensatez que caracteriza a uno de los cabecillas del movimiento local. Certero en la siempre excelente en vivo ‘Celosía’, el solista también mezcló pena y alegría en la remozada ‘No te mueras tanto’, insinuando de alguna forma que sus próximos pasos (el anunciado disco “Gepegepegepe”) seguirán relacionados al sincretismo de ritmos, ideas y sensaciones.

Hubo varios que, en los días previos a Neutral, se referían a éste como “el festival del pop chileno”. Sin duda, esa afirmación no consideraba en absoluto a Carlos Reinoso, la mente maestra detrás de Mostro. Presentándose a sí mismo como “Pedro Subercaseaux” y a su hermano Jaime (que le hizo honor al viejo adagio de pegarle a la batería como si le debiera dinero) como “Daniel Riveros”, durante cuarenta minutos dio una cátedra de caos sonoro, con especial énfasis en su último álbum, “Libre para Regurgitar la Intemperie”. A priori parecía que el Puma Lab no era el lugar más apropiado para este vendaval, pero aquello no tuvo mayor importancia. Al final, lo que quedó grabado en la memoria fueron las canciones aceleradas, las interacciones con el público y un show demente y brillante, a punta de baquetas, teclados, guitarras y conejos de peluche.

Con un atraso heredado de Gepe, el show de Pedropiedra arrancó aproximadamente a las 21.45 con ‘Las Niñas Quieren’, canción que hizo que el público se deshiciera definitivamente de la timidez que arrastraba desde presentaciones anteriores y por fin se decidiera a saltar y bailar. Subercaseux y su banda (integrada por Fakuta & The Laura Palmers en coros, Jorge Del Campo en el bajo y Gonzalo Yáñez en la guitarra) mantuvieron los ánimos arriba con una seguidilla de temas extraídos de los dos discos que hasta ahora tiene a su haber, entre los que destacan ‘Occidental’, ‘Al Vacío’ y ‘Vacaciones en el Más Allá’. El músico bromeó al decir que tocaría un cover de Coldplay (que resultó ser ‘Cuarto Oscuro’) y versionó a Los Pericos con ‘Mucha Experiencia’ antes de bajar abruptamente del escenario. Las pifias de los asistentes lo devolvieron al entarimado para tocar ‘Con razón’ y posteriormente rematar con la aclamada ‘Inteligencia Dormida’. Ya eran las 22.30 y la hora apremiaba.

Sumando y restando, Neutral dejó un gusto dulce en nuestros paladares. La impresión de que el oficio, en este caso el de Quemasucabeza, enseña a hacer las cosas bien, y de que la actitud es sumamente importante para tocar y escuchar música. Ver a tantos nombres del panorama criollo interactuando dejó en evidencia que una de las principales fortalezas de esta generación es el desprendimiento del ego. El acertado horario del festival permitió, además, que personas de comunas alejadas del epicentro santiaguino no tuvieran problemas para llegar, como tampoco los papás de las decenas de niños pequeños que hicieron del GAM un sitio todavía más agradable y familiar de lo que ya es. Necesitamos que instancias similares sigan generándose. ¿Imaginan una futura Gira Neutral? Nosotros sí.

blog comments powered by Disqus