Now Reading
Kings of Convenience en el Teatro Municipal: las claves del amor

Kings of Convenience en el Teatro Municipal: las claves del amor

Este miércoles 27 de enero, culminó la pequeña gira de tres fechas en Chile de Kings of Convenience, con una presentación en el Teatro Municipal de Santiago. El momento sería especial: Eirik Glambek Bøe y Erlend Øye en el escenario interpretando Quiet Is The New Loud, el disco debut de la banda, lanzado en marzo del 2001.

Eso sí, la cita tuvo variaciones en el formato si piensas en un concierto tradicional. Cristian Araya (Super45) recibió al público y presentó al grupo, explicando que esto se dividiría en diferentes momentos. Primero habría una entrevista, luego los músicos tocarían el lado A del disco. Después de un intermedio, volverían a la segunda parte de la entrevista y, para cerrar la noche, Erlend y Eirik se encargarían de tocar el lado B. “Si ustedes le ponen onda, puede que hayan unos bises”, dijo Araya.

La conversación fue en inglés y traducida en el momento, a ratos con ritmos cortados y preguntas sobre explicadas que confundían un poco. Aún así, seguro, fue un deleite para los fanáticos del grupo noruego, debido a que el dúo se mostró encantador y divertido. En un momento, ellos mismos señalaron que su historia era prácticamente una de amor. Se conocieron en el colegio, en una clase de geografía. El profesor preguntó cuál era la montaña más alta del mundo. Eirik respondió que el Everest. De pronto, desde el fondo de la sala de clases, se escucha que alguien dice que está equivocado. Ese era Erlend, un chico delgado que usaba lentes de John Lennon. Desde ese momento, cuando ambos tenían quince años, comenzaron a tocar juntos. Y desde ahí, son un complemento.

Compartir la vida durante veinte años demuestra lo cómplices que son. Se notaba incluso al responder las preguntas que hacía el periodista. El punto clave: tener la libertad para hacer lo que ambos quisieran. “Erlend quería ser famoso en todo el mundo y yo estaba a gusto con hacer mi música. Con eso ya me sentía bien. Luego, descubrí que viajar por muchos lugares era divertido”, explicaba Eirik, quien también contó que, generalmente, los fans se acercan a Erlend para pedir una foto y es él el que termina con la cámara en las manos, tal como relata el libro dedicado a la banda y su primer disco, escrito por Orjan Nilsson. “Está bien eso, yo nunca quise ser famoso”, remata.

_FUF7622

Durante la conversación, también recordaron el momento de entrar al estudio a grabar Quiet is the New Loud. “Pedimos dos semanas en el estudio para poder grabar, pensábamos que no necesitaríamos más. Cuando comenzamos a hacerlo, nos dimos cuenta que el tiempo sería escaso. Notamos que mientras mejor fuera el estudio, más se notaba que tocábamos y cantábamos mal. Tuvimos que salir de ahí durante una semana, porque unos jovencitos ingleses tenían que entrar a grabar su debut. Esos jovencitos eran Coldplay. Para hacer nuestro disco, ocupamos el mismo piano con el que se grabó ‘Trouble’”, explicaba Erlend, riendo.

 

A pesar de ser momentos muy divertidos, cuando se apagaron las luces y la banda tomó sus guitarras, fue cuando vino el recuerdo de por qué estábamos todos ahí. Muy pocas veces un concierto de música popular ha sonado así de bien en el Teatro Municipal (el de Américo no entra en esta idea, porque se realizó con una arreglista, músicos e instrumentos del teatro). Sólo dos guitarras y las voces en susurro se volvieron energías envolventes e hipnóticas, tal y como es la experiencia de escuchar este disco en casa, con tus mejores audífonos. Se hizo corto, de hecho. El tiempo pasó rápido y cuando la gente quería escuchar más, la banda entró para comenzar un encore. ‘Mrs. Cold’, ‘Misread’ y ‘I’d rather dance with you’ fueron las canciones que sellaron esta postal. Esta última, con un invitado especial. Al momento de comenzar la canción, Erlend dice necesitar una batería. Se escucha una, mientras el noruego corre hacia atrás del escenario y tira una cuerda. En ese segundo aparece Gepe tocando, mientras Oye lo mueve directo al centro del lugar.

_FUF7609

Aún no sabemos cuál es la verdadera razón por la que el Teatro Municipal es utilizado para conciertos de música popular reciente. Podemos tener suposiciones que se fijan en lo económico, en la crisis de espacios, algunos más críticos en relación a la separación de lo docto y lo popular incluso pueden pensar en arribismo. En la práctica, lo que podemos sacar en limpio después de una noche como la de ayer, es que fue el escenario perfecto para escuchar este álbum en vivo. Ojalá todos los conciertos pudieran sonar así.

Puedes revisar las imágenes del concierto en el álbum de Facebook.

Foto de portada * Maira Troncoso

Fotos del cuerpo del texto * Claudia Jaime (Fauna)

POTQ Magazine  2005 - 2020