Sábado, 12:15, Claro/LG Stage

Pedropiedra tenía la misión de encender a quienes se amontonaban frente al Claro/LG Stage cuando la primera jornada de Lollapalooza estaba recién comenzando. El músico presentó un show correcto, que alternó canciones de los dos discos que hasta ahora tiene a su haber, donde la reacción del público alcanza a calificar como positiva: sin un gran desborde de euforia, pero con la cantidad suficiente de entusiasmo como para celebrar y corear ‘Si Somos Salvajes’, ‘Al Vacío’ e ‘Inteligencia Dormida’, los puntos altos de su presentación.

Como uno de los nombres más importantes de la camada del nuevo pop chileno, Pedropiedra estuvo a la altura de las circunstancias, transmitiendo a quienes lo vieron en el escenario la chispa que caracteriza su música, esa que lleva a saltar e insertarse en un ambiente de fiesta. De la mano de éxitos de efectividad ya sometida a prueba en festivales anteriores, Subercaseaux y su banda supieron cumplir y dar a la audiencia el empujón anímico que ésta necesitaba para enfrentar un día que se anunciaba intenso.