POTQ Magazine

★ Popular ahora

Conciertos, Reseñas

Santiago Gets Louder: el comienzo de una amistad

POTQ Magazine Publicado el 28 de Septiembre de 2015 por

4542 artículos
  • Comentarios

Era una tarea casi titánica aguantar casi doce horas de rock, más aun con la brutalidad de Gojira o System of a Down, por nombrar a algunos. Sin embargo ni una pizca de agotamiento se dejó ver en los Hangares Suricato, lugar escogido para realizar la primera versión de Santiago Gets Louder, festival que acogió a cerca de 40 mil personas en la explanada ubicada en Cerrillos.

Los nacionales de Nuclear fueron los encargados de iniciar la jornada y también de iniciar los primeros circle pits, ritual que fue la tónica constante del festival. Con un sonido impecable, pasearon por sus cinco trabajos de estudio además de jugar con covers de Beastie Boys y The Exploited, en clave thrash metal.

nuclear

Después de la pulcra presentación de Nuclear, vino el turno de Como Asesinar a Felipes, única banda en el line up, que escapaba de la marca del rock. Con apenas un ligero retraso de tres minutos, CAF saltaba al Escudo Stage 2 con ‘I’, parte de su elogiado último álbum, cautivando de inmediato la atención del público. ‘Ya Perdimos La Paciencia’, ‘Operación CAF’ y ‘III’ fueron parte de un set demoledor, donde no hubo margen para el error. Koala Contreras y compañía, siguen demostrando porque son una de las bandas más sólidas e interesantes en la escena local actual.

saf

De La Tierra podría ser considerado uno de los primeros “super grupos” del metal latinoamericano. La banda conformada por Andrés Giménez (A.N.I.M.A.L, D-mente), Andreas Kisser (Sepultura, Asesino), Alejandro González (Maná) y Flavio Cianciarulo (Los Fabulosos Cadillacs), ha llegado a darle nuevos aires al circuito sudamericano del metal y su debut ha sido gratamente recibido, tanto por prensa que como por el público. Hace unos meses estuvieron en Chile, pero SGL sería su primera presentación multitudinaria en nuestro país. ‘Maldita Historia’, ‘San Asesino’, ‘Detonar’, ‘Corran’ y ‘Fuera’ fueron algunos de los temas con los que hicieron saltar a la respetable cantidad de fanáticos que se agolparon en su escenario. Además hicieron un llamado a apoyar la música local, no olvidando lo importante que es para los latinos el matener viva la escena.

Weichafe serían los últimos chilenos en presentarse en los escenarios principales. El power trío nacional encabezado por Angelo Pierattini (voz, guitarra) y secundado por Marcelo Da Venezia (bajo, voz) y Roberto Ugarte (batería) salió a escena con la energía que los caracteriza y que tanto los ha hecho destacar en el circuito del rock local. ‘Festín de muecas’, ‘Tierra oscura del sol’, ‘Pan de la tarde’, ‘Suicidio Genetal’, ‘Pichanga’, ‘Ripio y Soledad’ y ‘Hazme dormir’ fueron sólo algunas de las canciones que presentaron en una hora de show, donde además aprovecharon de regalar su nuevo EP. Ugarte, nuevo en la banda luego de la salida del histórico “Negro”Hidalgo, hizo una impecable presentación, pero el inconfundible virtuosismo y desplante de Mauricio aún pesa dentro de los fanáticos.

11999731_10153003465380947_7705640049466906207_o

Cuando la atención estaba puesta en la contundente performance de los franceses de Gojira, en el SGL Stage ocurría una postal que quedará marca en la retina de muchos. Entrar a ese hangar, era lo más parecido a viajar a los mejores tiempos de la escena nü metal nacional, gracias a los sonidos de Rama. ‘Respira Hermano’ y ‘Despegar’ iniciaban la procesión, en donde el mosh y las poleras del White Pony se fundían en una sola masa de gente, tal como aquellas inagotables tardes en la extinta Laberinto o el Galpón Víctor Jara. ‘Comunicar’, ‘La Señal’ y ‘Rompeolas’ eran ejecutadas a flor de piel con músicos y espectadores emocionados, en una de las grandes sorpresas del festival.

Cuando restaban quince minutos para que finalizara el show de Rama, en el Escudo Stage 2 se iniciaba la batalla campal de Lamb of God, con Randy Blythe a la cabeza. Entre breakdown y mosh pits, los americanos no dejaban tiempo para el descanso. Destacando temas como ‘Ruin’, dedicada a los dos artistas chilenos favoritos de Blythe: Pablo Neruda y Tom Araya; ‘Set To Fail’ y la incombustible ‘Redneck’, que contó con la participación de Joe Duplantier de Gojira. Lamb of God fue la cara una de las aristas más brutales de la velada.

Lo de Deftones en SGL es harina de otro costal. Chino Moreno y compañía han ido construyendo un lazo a prueba de balas con su fanaticada chilena. Es así como cada presentación de los californianos es una pieza única, irreproducible y jamás igual a la anterior. Con una postal del atardecer sobre la cordillera de los Andes, ‘Rocket Skates’ iniciaba una nueva travesía. Stephen Carpenter (guitarra) agitaba su pelo frente a cada riffs que accionaba, mientras que Sergio Vega (bajo) y Abe Cunningham (batería) parecían desaparecer en su mundo rítmico. ‘Be Quiet And Drive’, ‘My Own Summer’ y la sorpresiva ‘Lhabia’ fueron coreadas entre moshpits y saltos. ‘When Girls Telephone Boys’ fue otro tema que cayó repentinamente, impresionando a varios fanáticos. El show se completó con ‘Knife Party’ (con Chino Moreno cantando en el público), ‘The Passenger’, ‘Bored’, ‘Engine No.9’ y ‘Headup’. Sin lugar a dudas, uno de los shows más importantes de la jornada, pero que lamentablemente se vio empañado en partes por el viento que comenzaba desde ya a hacer problemas con el sonido.

12080343_10153003440795947_2656167962979558265_o

Si nos pusiéramos a pensar detenidamente por qué Faith No More causa tanto impacto en Chile, podríamos a llegar a cientos de hipótesis. Quizás, esta relación de profunda admiración se debe a la igualdad de condiciones: tanto la banda como el público están bajo el mismo espectro, siendo uno. Esta teoría se evidenció cuando Mike Patton (voz), Billy Gould (bajo), Jon Hudson (guitarra), Roddy Bottum (teclados) y Mike Bordin (batería) se presentaron una vez más en Santiago, haciendo de su show un verdadero “manjarsh”, como expresaría el vocalista.

Muchos creyeron que un nuevo show de los californianos sería repetir lo mismo de siempre, pero el reciente lanzamiento de “Sol Invictus” (su nuevo material luego de 18 años de estar lejos de los estudios) cambiaría las cosas. ‘Motherfucker’, ‘Black Friday’, ‘Separation Anxiety’, ‘Matador’, ‘Superhero’ y ‘Cone of Shame’ pasaron la prueba en vivo, sonando incluso mejor que en el álbum mismo. Aún falta tiempo para que la gente se acostumbre a los nuevos hits, pero el camino está trazado.

Eso sí, los clásicos, que era finalmente lo que esperaban todos, no estuvieron ausentes e incluso marcaron agradables sorpresas. ‘Everything’s Ruined’, ‘Chinese Arithmehic’ y ‘Spirit’ salieron del tracklist común e hicieron estallar al fan más devoto. ‘Caffeine’, ‘Epic’, ‘Midlife Crisis’ (con una parte en estilo disco), ‘Easy’, ‘Ashes to Ashes’, ‘The Gentle Art of Making Enemies’ y ‘We Care a Lot’ retumbaron en las 40 mil gargantas que se hicieron presentes anoche en Cerrillos. Un Mike Patton un poco menos inquieto de lo normal debido a su lesión en la espalda -luego de saltar del escenario en su show en Rock in Río- agradeció toco el cariño de los chilenos y prometió (como ya es costumbre) volver lo más pronto posible. Porque en palabras de Bottum, “ustedes saben por qué siempre volvemos”.

12045472_10153003447495947_2303483067764901067_o

El plato de fondo estuvo a cargo de System of a Down, una verdadera máquina sonora que hit tras hit, no deba pie para la suspicacia. El primer golpe al mentón fue con ‘Suite-Pee’ seguida de ‘Attack’ y el karaoke general que no se dejó esperar. La interpretación de clásicos como ‘Aerials’, ‘Chop Suey!’, ‘ATWA’ y ‘Toxicity’ se mezclaba al ritmo de un excelente juego de luces. Punto aparte fue también la calidad técnica de Daron Malakian, Shavo Odadjian y John Dolmayan, quienes no salieron de un constante asombro por la eufórica recepción del público nacional, tónica que se repitió a lo largo de toda la jornada del SGL y que sigue sumando méritos para encasillar a Chile entre “las mejores audiencias del planeta”. Serj Tankian, por su parte, parece haber olvidado el canto gutural, restándole poder a sus interpretaciones. El sonido volvió a jugar una mala pasada al escenario principal, el cual se perdía constantemente por lo fuerte del viento.

La lista de canciones no varió tanto de su show en Rock in Río, pero hubo puntos altos que estuvieron especialmente pensados para fanáticos: ‘Temper’, canción perteneciente a su segundo demo, fue dedicada al pueblo chileno por su lucha contra la dictadura y la influencia de Henry Kissinger en el continente. Además, ‘Spiders’ apareció sorpresivamente en el listado, marcando otro punto alto en la jornada. El final fue simplemente arrollador y se reflejaba en las sonrisas de Shavo y John, quienes se sumaron a sus compañeros de banda al momento de declarar su amor a Chile. ‘Sugar’ y un enorme moshpit al centro de la explanada ponían cierre a una jornada extenuante y para el recuerdo.

12039014_10153003461835947_8039340275590715109_o

Santiago Gets Louder se ganó un sitial entre los festivales que se realizan en nuestro país, además de llevar a la práctica un nuevo espacio para la realización de eventos como lo es Hangares Suricato (recordemos que en diciembre recibirá la primera edición de SónarSound Santiago). Quizás un lugar un poco alejado para llegar como peatón, pero con la debida organización todo es posible. De todos modos quedaron al debe con el tema del agua potable, no es posible que solo haya cuatro llaves de agua para 40 mil personas. Tarea para la casa con ese asunto.

De esta forma, el festival se convierte en una nueva pieza que forma poco a poco el puzzle musical local. Rock en su estado más natural. Santiago Gets Louder, este es el comienzo de una hermosa amistad.

*Reporte de Bayron Ríos y Nicolás Pereira

*Todas las fotos son de Gary Go, excepto System of a Down, perteneciente a Carlos Müller. Puedes revisar el álbum completo, a continuación

blog comments powered by Disqus