Now Reading
Virgin Fest: el pop nacional se despide de otro gran año

Virgin Fest: el pop nacional se despide de otro gran año

Nominaciones al Grammy, invitaciones al Festival de Viña, giras mundiales, discos frescos, y mucho pop que invita a bailar hasta que no se pueda más. La última versión del Virgin Fest volvió a juntar a exponentes consagrados de la escena local y aprovechó la acústica de La Cúpula para cerrar un año de buenos resultados.

Pocos asistentes pero toda la fuerza: Mantarraya se coronó como la banda ganadora para iniciar la jornada y aprovechó el espacio de manera total. El tímido público se dio la oportunidad de ponerle atención a la banda que desde el 2011 viene construyendo su carrera a punta de bien recibidos epés, y su larga duración del 2013, Costa Esqueleto.

Este año no estuvieron fuera de los estrenos.Frío, su más reciente producción que en julio de fue liberada de manera gratuita, fue el eje de la presentación de los nacionales que de cohesión saben bastante. Una banda con todas sus letras que se prepara para recibir un segundo disco como nuevo desafío 2016.

10259098_10153125893120947_3161582983525234727_o

Once de la noche marcaba el reloj cuando Maifersoni nos regaló su Acto de Amor. ‘Invocación’ y ‘Caterpila’ prendieron la primera parte de este festival que se transformó en una especie de coronación del 2015 que nos deja. El disco lleno de composición cotidiana, esa de plazas y paseos amorosos, es tan íntimo como logró ser la presentación sobre el recinto del Parque O’Higgins, casi como si hubiesen olvidado que ya no estaban en una sala de estudio planeando un nuevo sencillo. Y no es para nada malo, sino consecuente con lo que Maifersoni se ha encargado de proyectar.

Un canto al amor, pero a ese de las mariposas, los pastos, y los domingos adolescentes, etapa por la que pasan muchos de los asistentes que no lograban superar los 30 años en promedio, pero que se atrevía a cantar ‘La Generación del 85’ sin ningún tapujo. ‘Picorocos de Guanaqueros’ cerró el setlist bien recibido que sorprendió a los más curiosos.

La Cúpula comenzaba a llenarse y Maifersoni sólo necesitó decir “Gepe” para que las primeras filas gritaran con pasión juvenil mientras llevaban las poleras de Daniel.

10514454_10153125901045947_8338418998106885990_o

‘Amigos Vecinos’ fue la elección de Riveros para iniciar el espectáculo que continuó con ‘Con Un Sólo Zapato no se Puede Caminar’. Gritos y piropos para darle la bienvenida a un apitillado Gepe que hizo bailar canción tras canción, mientras aprovechaba de promocionar su más reciente Estilo Libre.

‘Hambre’, Bacán Tu Casa’, y el track que le da el nombre al último LP siguieron el recorrido de hits coreados de principio a fin, pero terminaron por explotar cuando Javiera Mena entra en escena para ‘Fruta y Té’.

Es extraño ver cómo canciones del 2013 ya parecen verdaderos clásicos cuando se ve al público gritarlas como si se tratara de sencillos de diez años edad. Y más extraño es ver cómo ha mutado Gepe. La precisión vocal y su eterna habilidad en la batería sólo han ganado durante la larga trayectoria del nacional que disparó entre confeti y bailarinas el final del set. ‘Por La Ventana’, ‘Bomba Chaya’, ‘En La Naturaleza’, ‘Un Día Ayer’, y ‘Alfabeto’ cerraron la redonda presentación. Tal como lo ha hecho el músico durante todo este 2015.

12365942_10153125935135947_7894704355009211336_o

Lo de Mena es similar. Ese pop pegajoso sigue inundando los oídos como las primeras veces que Javiera se atrevió a mostrar su trabajo, pero con una evolución que sólo la experiencia sobre escenarios puede entregar.

Vocalmente, la cantante, está lejos de lo que era en el 2010, pero esa entrega en cada presentación sigue intacta. Sus pistas siempre divertidas comenzaron con ‘Hasta La Verdad’, ‘Otra Era’, y ‘El Amanecer’ e inundaron el recinto con la comodidad que demuestra la chilena mientras interpreta sus sentidas canciones. Lo estaba pasando bien, y nosotros también.

De pronto suena ‘Sol de Invierno’, entra Gepe, y es reconfortante ver como estos dos músicos-amigos han crecido de la mano, colaborativamente, y en un entorno lleno de ese ritmo sintetizado que se sobrepone a cualquier obstáculo que la industria pueda haberles presentado.

Brillo, luces, y una banda sonora perfecta para el cálido viernes son las cualidades del show que comienza a ver el fin, no sin antes dejarlo todo en escena con ‘La Espada’, ‘Luz de Piedra de Luna’ y ‘Yo No Te Pido La Luna’, canciones que sirven como catarsis para empezar a hacer los resúmenes del año.

Cuentas alegres para la tercera versión de este festival, y cuentas aún más positivas para los nacionales que se despiden de este año, reafirmando que van por el camino correcto, aunque muchos no terminen de entender qué pasó con los músicos que vieron hace unos años atrás.

Siguen ahí, haciendo lo que más les gusta y dándole el enfoque que consideran pertinente en base a sus convicciones.

¡Que no dejemos de bailar, que no dejemos de crecer, que no abandonemos el pop! El 2016 sólo puede ser mejor.

Puedes revisar el registro fotográfico de la jornada, por Nicole Ibarra. 

POTQ Magazine  2005 - 2020