Now Reading
Lucybell: sin novedad

Lucybell: sin novedad

Avatar

Ya se ha hecho tradición que en los escenarios principales, las primeras horas del día sean dedicadas a las propuestas más caladas en la escena nacional. Con el VTR Stage de fondo, el turno de representar al país caía sobre los hombros de Lucybell. El conjunto liderado por Claudio Valenzuela, con un recorrido más que consagrado y con un incontable número de hits, volvían a repetirse el plato tras lo hecho en el 2014, pero como ha sido la tónica en este conjunto, sus presentaciones carentes de ganas y corazón dieron por resultado un show insípido, con algunos guiños a su época de gloria.

El trío ya estaba arriba del proscenio a las 15:15 de la tarde y no escatimaron en clásicos, con ‘Sembrando En El Mar’ iniciando esta tendencia y un Cote Foncea dirigiendo y marcando el ritmo tras la batería. La posta cambió de manos y recayó en Eduardo Caces, quien con un bajo marchante guiaba los sonidos de ‘Luces No Bélicas’, además de realzar el sonido de este, que en las primeras canciones se perdía ante la potencia del baterista.

Lucybell_2
Fotos* Nicole Ibarra

La presentación se conducía a velocidad crucero con ‘Tu Sangre’ y ‘Carnaval’, demostrando en ambas canciones ni un ápice de la emocionalidad que emanan de los cortes originales. Además aprovecharon de presentar ‘Salté a tus Ojos’, recibiendo una tibia recepción por parte de los asistentes.

Las correctas ‘Viajar’ y ‘Mil Caminos’ despertaban del letargo al público, sirviendo de antesala para ‘Solo Crees Por Primera Vez’, el punto más alto de todo el show. ‘Sálvame La Vida’, ‘Mataz’ y ‘Cuando Respiro en Tu Boca’ aseguraban los cantos de los fanáticos y su interacción con el conjunto. ‘A Perderse’ ponía el broche a la hora de presentación que tuvo la banda.

Un concierto que sigue estancado en la zona de confort en la que se ha mantenido Lucybell desde hace unos buenos años, y que no se diferencia mucho en lo realizado hace tres temporadas atrás cuando debutaron en el festival, convirtiéndose en un show de relleno y muy fácil de olvidar.

POTQ Magazine  2005 - 2020