Y al caer las primeras hojas de los árboles, el cielo se abrió y bajaron Robert del Naja y Grant Marshall montados en dos blancos caballos alados. En sus manos portaban “Splitting the Atom“. Comenzaron a pinchar y la tierra se abrió ante ellos descubriéndonos el mismísimo infierno, donde pudimos ver a Shirley Manson preparando su disco como solista. El fin del mundo había llegado… Más o menos así describirían los inspirados autores de las aventuras de Jesús & cia. la llegada del nuevo material de Massive Attack tras seis años de (relativo) silencio. Si el año pasado nos llegaba “Third” de Portishead, no podíamos terminar de mejor manera el ejercicio de 2009 que con “Splitting the Atom“.

Aunque no llegan a superar a sus conciudadanos, este EP de Massive Attack nos deja entrever por dónde van a ir los tiros en su futurible álbum (que parece ser saldrá por fin en 2010). La canción que da título a este trabajo es una pieza que recupera las oscuras y añoradas atmósferas de Massive Attack. Este tema recupera también a Horace Andy, icónica voz del brutal “Angel“. Más luminosos que nunca, pero con el mismo magnetismo de siempre, el dúo de Bristol nos muestra que están en plena forma con “Pray for Rain“. Una canción con una base tan sólida como adictiva sobre la que sobrevuela la voz de Tunde Adebimpe. El cantante de TV on the Radio consigue una colaboración excepcional a la altura de las anteriormente realizadas por Damon Albarn, Tricky o Madonna.

Dos remixes cuyos originales presumiblemente aparecerán en el quinto álbum de la banda completan este EP. El primero de ellos, el perpetrado por Van Rivers & The Subliminal Boy de “Psyche“. Un precioso tema minimalista en el que la voz y la cadencia de la ex-Tricky-girl Martina Topley Bird nos recuerda al instante a la etérea Karin Dreijer Anderson, diosa detrás de Fever Ray y mitad de The Knife. Realmente Van Rivers y The Subliminal Boy han producido este mismo año el debut de Karin en solitario. Cierra este adelanto el remix de Christoff Berg (otro productor de “Fever Ray“) sobre “Bulletproof Love“. La cacareada colaboración de Guy Garvey (alma de Elbow) no aporta nada a este “Splitting the Atom“, perdiéndose por completo en una desmesurada duración y convirténdose en una pieza demasiado impersonal para ser Massive Attack. Tras escuchar estos veintitrés minutos de nuevo material sólo queda una sensación: quiero más.