Tristan Allen – Tristan Allen EP (AFP)

Boston. Tres adolescentes se despiden con un abrazo, a la salida del Berklee College of Music. Una mujer observa el gesto afectivo, saca su teléfono móvil y fotografía a los alumnos. Uno de ellos se percata y se acerca a ella.

“The Suburbs” POTQ Disco del Año 2010

Cualquiera de las ocho portadas podría haber servido para encabezar este post porque si hay algo que han dejado claro con sus votos ha sido que <strong>"The Suburbs"</strong> es el <strong>POTQ Disco del Año 2010</strong>. El tercer disco de <strong>Arcade Fire</strong> se ha arrasado a sus competidores doblando en votos al segundo en la clasificación, el controvertido <strong>"Congratulations"</strong> de <strong>MGMT</strong>, un hecho que no ocurría desde la elección de <strong>"In Rainbows</strong>" de <strong>Radiohead</strong>.

Maratón Massive Attack: Heligoland [Virgin]

Que Heligoland sean unas islas alemanas no nos importa lo más mínimo. Lo que nos interesa es el “Heligoland” de Massive Attack. Siete años después, Robert Del Naja y Grant Marshall se han dignado en dar continuidad a “100th Window”. ¿Ha merecido la pena la espera? La brutal “Live With Me” del “Collected no sirvió sino para hacernos la boca agua aún más. Un par de escuchas de “Heligoland” confirma el milagro. Ellos lo han vuelto a hacer. Las pistas que nos habían dado en el EP “Splitting the Atom” se ven magnificadas en el largo. Una sinfonía de cincuenta y dos minutos tan oscura como luminosa.

The Third Eye Foundation – The Dark [Ici d’ailleurs, 2010]

Hace dos años, <strong>Matt Elliott</strong> culminó con <strong>"Howling Songs"</strong> su catártica trilogía del desgarro. Lejos de dejarse llevar por la tristeza post-coitum tras la consecución de semejante obra, ha decidido ahondar aún más en la herida. Para ello, no ha querido continuar con la vertiente semiacústica de sus últimos discos, sino que ha recuperado <strong>The Third Eye Foundation</strong>. <strong>"The Dark"</strong> no es un álbum retorno al uso, sino que se asemeja a las esxperiencias discográficas que las otras dos bandas cabeceras de Bristol han realizado durante estos últimos años con <strong>"Third"</strong> y <strong>"Heligoland"</strong>.

Amanda Palmer – Amanda Palmer Performs the Popular Hits of Radiohead on her Magical Ukelele [8ft. Records, 2010]

Lo que empezó siendo una pequeña broma para terminar los conciertos, ha terminado cristalizándose en un EP de siete canciones de tirada limitada que, por el momento, sólo se comercializa a través de su página oficial. A la encantadora cover de <strong>"Creep"</strong> (que cuenta con dos versiones en este álbum: una divertida y resacosa registrada durante una prueba de sonido previa a su concierto de Berlín y otra grabada en Praga, que se acerca más a la que pudimos disfrutar durante su última visita a la Sala Caracol), se han unido varias de las canciones más conocidas de <strong>Radiohead</strong>.

Isobel Campbell & Mark Lanegan – Hawk [VR2-Cooperative, 2010]

Por si hacía alguna falta, este “Hawk” saca de dudas a todos aquellos descreídos que pensaban que la unió entre el líder de Screaming Trees y la que fuera vocalista femenina de Belle and Sebastian era flor de un día. Puede que la combinación haya perdido el factor sorpresa con el que nos golpearon en “Ballad of the Broken Seas”, pero la composición y la interpretación siguen siendo impecables, confirmándose como la pareja musical más sexy de los últimos años.

Antony and The Johnsons – Thank You For Your Love [Secretly Canadian, 2010]

Así como el EP "Another World" sirvió de anticipo para "The Crying Light", este "Thank You For Your Love" hace lo propio con "Swanlights" que llegará a nosotros en Octubre. Repetición de estrategia, pero con resultados diferentes. "Another World" contenía alguna de las mejores composiciones de Hegarty, como la propia "Another World", "Hope Mountain", "Crackagen" o la brutal "Shake the Devil"; por el contrario, las contenidas en este EP no parecen nada más que descartes.

Arcade Fire – The Suburbs [Merge, 2010]

Tardes enteras malgastadas en centros comerciales. El descubrir que los discos comprados con dinero propio siempre suenan mejor. Horas y horas de ahogadillas en la piscina municipal. Los primeros besos a escondidas (que de inocentes tenían poco). Madrugadas intentando aprender a montar en bici. Cine con palomitas y refresco sin necesidad de pedir un préstamo al banco. Empezar a ver que todo no funciona tan bien como parece... Ch-ch-ch-ch-changes que decía el otro. Pequeños fragmentos de una adolescencia cualquiera. Acontecimientos que parecen insignificantes pero que terminan formando un poso nostálgico del que nunca podremos (ni querremos) deshacernos.