POTQ Magazine

★ Popular ahora

Conciertos, Reseñas

Paloma Mami: muchísimo más que un diamante en bruto

Javiera Tapia Publicado el 31 de Marzo de 2019 por

360 artículos
  • Comentarios

Desde hace algunos años con más fuerza, Lollapalooza se ha encargado de incluir en su cartel en una capa media a artistas que son sumamente contextuales. Sobre todo a músicas que están en sus inicios y que justamente en la temporada anterior al festival se han hecho muy populares. Así fue con Lorde en el 2014, cuando bajo la sombra de los árboles todos los presentes estábamos seguros de estar viendo algo importante. El inicio de alguien que estaba lejos de ser un trazo en el agua. Quizás no con esa misma premisa (que se da muy pocas veces en la vida), en el 2017 vimos a MO y Melanie Martínez, en el 2018 con Camila Cabello y Zara Larsson.

Pero lo de Paloma Mami esta vez fue diferente, por varios motivos. En primer lugar, el camino de la artista ha sido prácticamente opuesto a las rutas que toman los músicos en la escena loca. Empezó a cantar profesionalmente en junio. Fue a fines de ese mes que apareció ‘Not Steady’, el primer single que bastó para catapultarla a una de las artistas más interesantes del año. De ahí, las novedades siguieron apareciendo. Un contrato firmado con Sony Music Latin, Alexis Sánchez y millones más vacilando ‘Not Steady’ en Instagram, otro single (‘No te enamores de mí’), su cara en Times Square como parte de la publicidad de Amazon, en el marco de ‘Artist to watch 2019’ y más.

El 5 de diciembre del 2018 se anunció que Paloma Mami también estaría presente en Lollapalooza Chile y aparecieron las críticas. ¿Cómo era posible que tuviera un pase libre tan grande y ancho como para llegar a un escenario así después de solo seis meses cantando, sin disco? Críticas que no tanto en el 2015 cuando se anunció a López, spin off de Los Bunkers, sin disco, con un single y, por supuesto, sin el hype ni la popularidad efervescente que el segundo semestre tuvo Paloma.

¿Cómo se explica el fenómeno de Paloma Rocío? Algunos arman teorías en base a la plata que puede o no tener su familia y los contactos en Nueva York (ciudad en la que vivió toda su vida), otros dicen que ya no importa la música sino los seguidores en Instagram, algo con lo que no estoy de acuerdo, porque la música siempre importa y, claro, los seguidores ayudan muchísimo. Además, bajo esa teoría se ningunean tres singles asesinos. Otros dicen que ya entramos en la era del culto a la personalidad y la verdad es que ahí me confundo y pienso ¿qué es lo que hemos estado viendo durante toda la segunda mitad del siglo XX? Eso nuevo no es.

De la única manera que puedo explicarme al huracán Paloma Mami es la aspiración masiva -especialmente por parte de una nueva generación- a desechar la inseguridad, que pareciera estar metida profundamente en el ADN de la sociedad chilena. Cambiar ese pudor a “creerse mucho”, por “la que puede, puede y yo puedo”. Paloma es chilena, pero no del todo. Fue criada en una cultura hegemónica, con los códigos, aspiraciones y estructuras que eso involucra. Tener a Bad Bunny como referente y aspirar a un éxito similar después de nacer y vivir inmersa en el país del american dream no parece descabellado. Y esa diferencia, sumada a música con buena producción, estética impecable y la seguridad de una joven que está en control de sus propios sueños, segura de lo que quiere y con la confianza de que puede lograrlo hace toda la diferencia.

Esto no se trata de hacer sociología barata, basta observarla, escuchar lo que dice en las entrevistas, mirar sus redes. Ella siente que nació para hacer esto y no le pide disculpas a nadie mientras lo logra. Eso es lo que la hace adictiva en un contexto como el chileno, que prefiere muchas veces enaltecer triunfos morales. Y si además tiene canciones tan buenas que puedes escucharlas en bucle todo el día, hay un paquete ganador.

Por todo esto no es extraño que un escenario preparado para recibir cómodamente a no más de tres mil personas, probablemente, haya tenido que albergar a quizás cinco veces esa cantidad. No sé ustedes, pero las únicas imágenes que tengo en la mente de gente arriba de los árboles en el Parque O’Higgins fue cuando vino el Papa en 1987 y las vi por la tele, porque ni siquiera había nacido. Este sábado había tanta gente en el Lotus Stage que era incluso peligroso. Hasta ella desde el escenario lo supo inmediatamente al subir. Estaba muy nerviosa y cómo no, se lanzó a esta aventura hace nueve meses.


Es una lástima que desde la producción no se haya tenido la visión de que esto sucedería. No fue a tal magnitud, pero los shows de Gianluca y Drefquila también se desbocaron. Aunque supieron leer que el género comenzó a llegar a su punto más alto hasta ahora durante el 2018, no alcanzaron a visualizar realmente la magnitud de su masividad. Es de esperar que no sean igual de agobiantes este domingo las participaciones de C. Tangana y Rosalía. ¿Pueden creer que Rosalía -¡la Rosalía! ¡la artista más importante del 2018! va a tocar en un escenario secundario? Bueno, suerte a lxs asistentes.

Paloma estaba nerviosa, sí. DJ Luian, su invitado y productor de ‘No te enamores’ junto a Mambo Kingz, tampoco ayudó mucho con el constante manoseo que intentó arriba del escenario, cuando Paloma lo invitó a acompañarla en esa canción. Ese fue su aporte. Cagarle un poco el momento. Su momento. Se veía incómoda mientras lo alejaba y él volvía a acercarse. Parecía una cueca, chiques. Sumar, además, que se veía realmente preocupada por el mar de gente que se aplastaba en el público.

Fotos: Matías Delacroix / LollapaloozaCL

A eso, sumémosle la inclusión de un violín que jamás sonó como debía y que distraía muchísimo en ‘Fingías’ y unas bocinas y efectos horribles sacados del Fruity Loops, del DJ que la acompañaba. Probablemente, si hubiese subido sola con sus bailarinas, el cringe hubiese sido menor. También hubo algunas desafinaciones que logró controlar un poco en ‘Fingías’, cuando se puso el in ear.

¿Le falta rodaje? ¡Por supuesto! ¿Qué se esperan? Su carrera está partiendo. ¿Lo que logró ayer fue histórico, tal como dijo Lotus en sus redes? Para ella, por supuesto que sí. Esto tiene que darle más ganas de seguir adelante, es mucho más que un diamante en bruto. ¿La producción debe sentirse orgullosa de lo que sucedió este sábado? De ninguna manera. Fue una falta de visión.

Hace algunos días, en una entrevista Paloma dijo que tenía el sueño de hacer un Movistar Arena, alguna vez en su vida. Probablemente lo haga. Y se va a preparar, de forma incansable. Porque puede. Y todes la vamos a ir a ver.

blog comments powered by Disqus