Ha pasado mucha agua bajo el puente desde que Rekiem se escribía con "q" y la Zona de Contacto los destacaba, junto a Los Mox!, como una de las bandas nacionales pioneras en el uso del mp3. Otra suma no despreciable de años ha corrido desde que el grupo se alzara como estandarte del aggro chileno, alcanzando rotación constante en MTV y en la -entonces- popular Rock & Pop. Singles & Rarezas resume las dos décadas de vida de un grupo que marcó cientos de adolescencias y que hoy permanece imperturbable, pese a la muerte de su creador (Julián Durney), pese a la puerta giratoria de miembros que ha tenido (más de una docena) y pese a lo dormida que está la escena que los acogió en su momento de gloria. Pese a todo.

Las metamorfosis de Rekiem pueden ser saboreadas en este recopilatorio. Y se notan mucho, especialmente por la inclusión de nuevas versiones para sus antiguos éxitos. El teclado de su vocalista, Daniel Pierattini, ha ganado protagonismo; al igual que el esmero por la fidelidad. Pero eso no les quita fuerza. Un golpe tan potente como ‘Traga’ sigue siendo furioso, sin importar que sea en la nebulosa y saturada grabación del recordado Apgar 0 del 2001 o en la del 2009. La misma suerte corre para ‘No Respires’. Quizás el torcimiento más pronunciado sea ‘Epílogo’, el single inédito con el que se promociona esta retrospectiva; sin embargo, su empleo como primera pista es una excelente jugada. Es un corte intenso, en el que la actual formación anuncia que está capacitada para mantener la frente en alto y seguir en pie. De eso se trata Singles & Rarezas.

En su segunda parte, la antología se pone aun más sabrosa. Revisar los registros en vivo de ‘Claroscuro’ y ‘Solsticio’ (cuya toma original, del disco Zero, también aparece) es un ejercicio persuasivo acerca de la competencia de sus temas para sobrevivir en formato acústico. Toda una fortaleza. Ni siquiera desenchufando las guitarras se pierde un ápice de la intención primaria de estas canciones, himnos rabiosos y antisistémicos, entintados de amargura al igual que los tres covers que figuran en la placa: ‘All Mine’ de Portishead, ‘Que No Destrocen Tu Vida’ de Los Prisioneros y ‘Jizzlobber’ de Faith No More. Un puñado de sentidas pistas, que dejan por manifiesto el interés de Rekiem por explorar las pantanosas dimensiones de la angustia humana. Y es que ha pasado mucha agua bajo el puente, pero la esencia resiste incólume.

MySpace