POTQ Magazine

★ Popular ahora

Conciertos, Reseñas

Santaferia: el azote del huracán

Publicado el 18 de Marzo de 2018 por

112 artículos
  • Comentarios

Es sabido que durante estos últimos años la cumbia se ha transformado en todo un fenómeno, llenando cada recinto que se les ponga en frente. Lollapalooza tampoco ha sido ajeno a este movimiento, reclutando este año a lo mejor de lo mejor, tanto por el lado argentino con los dueños del pabellón, como por el lado nacional con Santaferia, el gran nombre de la nueva cumbia chilena.

Pollo González (voz) y compañía entregaron una de las postales más increíbles de la jornada, llenando de manera inmediata el Itaú Stage, en una hora en que el sol no perdonaba a nadie. De todas maneras eso no fue impedimento para que todos gozaran al ritmo de ‘Sákate 1’, desatando la locura en la explanada. El combo hizo gala de su década de existencia, sonando con potencia y de manera muy pulcra los vientos y percusiones.

Las temáticas amorosas, de los tópicos más recurrentes dentro de la cumbia, la fiesta y también una fuerte carga social, son los escudos que levantan Santaferia. En ningún momento les tiritó la mano al subir al escenario a Los Werkenes del Amor, dúo compuesto por los hermanos Pichún, a interpretar ‘Porque Soy Moreno’ o subir con Portavoz al ritmo de ‘Voluntad Heredada’. El conjunto también aprovechó la situación para invitar a Kitra en ‘Baila Mi Cumbia’, de igual forma sumó a Mariel Mariel en una exquisita versión de ‘Haciendo Nada’.

La cuota romántica estuvo a cargo de ‘El Gil de Tu Ex’, junto a la monumental ‘Piensa en Mí’, original de Leandro y Leonardo, ambas canciones coreadas a todo pulmón por la masa, cerrando con broche de oro al ritmo de ‘Asociégate Cachorra’. Una foto grupal, con todo el público de fondo, sirvió como recuerdo (porque no saben hasta cuando los volverán a invitar, en palabras del cantante) de una presentación perfecta, tanto en desplante como en lo musical, dejando claro que Santaferia es por lejos, la mejor banda de cumbia del momento.

*Fotos: Ignacio Orrego

blog comments powered by Disqus