En los últimos años, nombres como The Libertines, The Kooks, Klaxons y Arctic Monkeys –por nombrar algunos- son prueba fehaciente de una situación más bien particular: cuando se trata de música, en Inglaterra siempre parece haber lugar para uno más. Es una costumbre arraigada desde hace años. Todas las temporadas, la prensa musical británica se empeña en levantar un nuevo nombre, una agrupación que mantenga el esplendor al que ha estado acostumbrado la isla.

Los elegidos para este año son The Vaccines, agrupación de cuatro noveles integrantes que sólo llevan algo más de un año de actividad y en ese transcurso han acaparado la atención de los medios con su potente debut, el enérgico “What Did You Expect From The Vaccines?”.

En la calle desde marzo pasado, la placa refleja en once tracks la pericia con que sus integrantes manejan las influencias post-punk (‘A Lack Of Understanding’, ‘Wetsuit’, ‘Under Your Thumb’), el frenesí garage –su primer single, de sólo minuto y medio, ‘Wreckin’ Bar (Ra Ra Ra)’, hablo por si solo-, y ciertas reminiscencias al punk neoyorkino de Ramones, una de las influencias de la banda, según sus propias palabras.

Al ser un grupo que lleva poco tiempo tocando junto, se aprecia una consistencia que termina por imponerse ante cualquier acusación de poca originalidad de sus canciones. No es necesario entender esta placa como una novedad para el oyente, sino que como la primera declaración de unos muchachos que usan el lógico recurso de mirar a los demás para formar su propio ser en el mundo. Visto desde ese cariz, este elepé puede salir ganando.

“What Did You Expect From The Vaccines?” no viene a dictar los nuevos parámetros musicales, pero su corta trayectoria ostenta un piso de atención que ya se quisiera cualquier debutante: la prensa de su país rendida con opiniones más que optimistas, una recepción saludable en las radios y exposición gratuita por una guerra de declaraciones entre el cuarteto y Liam Gallagher. Si logran sortear toda la presión que ya se está formando con un eventual segundo opus, habrá que aplaudirlos de pie.