Filmado en la casa de Jay Kay en Chillington, Inglaterra.