Primer single del nuevo proyecto de Alex Turner, vocalista de Arctic Monkeys, junto a Miles Kane.