Now Reading
More Behind The Star: Nabucodonosor

More Behind The Star: Nabucodonosor

POTQ Magazine

Por Daniel Klauser

Esta semana vamos con una nueva entrega bajo la pregunta ¿qué es lo que hay detrás de la estrella?, presentada por nuestros amigos de Heineken. En el caso de esta bebida de 143 años de historia y que se encuentra en 192 países, nos enfrentamos a diferentes secretos, como por ejemplo su lúpulo especial, elaborado en tanques horizontales durante 28 días, demostrando con el proceso que es mejor demorarse para alcanzar la calidad. Hoy queremos mostrarte los dos lados de Pablo Romero, que se divide entre la electrónica y el rock.

El músico bajo el alias de Nabucodonosor ha jugado una faceta fundamental en Concepción, expandiendo la sonoridad de la música electrónica en una ciudad fuertemente arraigada al rock y el Ppp, principalmente gracias a la experimentación y las nuevas propuestas que ha desarrollado en EP’s como Rueman, publicado bajo el alero de Discos Cetáceos y actualmente Soul Out, editado por Diamante Records hace un par de semanas.

https://soundcloud.com/diamantelabel/sets/nabucodonosor-soul-out-ep

El otro lado de Pablo Romero continúa estando relacionado a la música ya que es parte de Julia Smith, banda donde tiene el papel de crear atmósferas encargándose de los synths y de gran parte de la composición. El año 2012 publican su primer disco titulado Hagamos las maletas y vámonos del planeta por Beast Discos catapultando a la banda a festivales como REC que este año reunió a los principales exponentes del rock producido en Concepción.

Para entender un poco cómo Pablo Romero se divide en sus dos facetas, la de productor de música electrónica y la de exponente del rock penquista, nos contó lo siguiente:

¿Qué diferencias ves en el trabajo de banda vs trabajo solista?

En realidad son contextos muy distintos. En el trabajo de banda, al menos de la manera en que siempre se me ha dado trabajar, existe una tendencia al consenso, por lo que se vuelve mas fluido el trabajo, uno trabaja en pro del resultado final más que de aspiraciones personales, entonces así todo va avanzando sin estancarse tanto. Si tú no tienes una idea muy clara de para dónde va la cosa, existen cuatro opiniones más que pueden complementarlo y se suele cerrar todo más rápido. Al mismo tiempo, eso hace que deba existir algún tipo de entendimiento musical entre todos, para poder más o menos manejar los mismos lenguajes y poder crear en la misma dirección.

En el trabajo solista todo es mas reflexivo creo yo, hay más opciones y nadie que se oponga a ninguna, más que uno mismo que suele ser el principal enemigo. También hay que tener una capacidad de decisión mayor o si no, es muy fácil estancarse por mucho rato. Ambos modos de trabajo creo que requieren encontrar un equilibrio en la manera de relacionarse con las ideas, pero el trabajo solista puede ser mas agotador, creativamente, es mas exhaustivo y cualquier pausa o estancamiento es muy notorio para uno mismo, hace ruido.

Tu lado rockero es una muestra de versatilidad musical ¿qué puntos se asemejan entre la electrónica y el rock?

Que nuestro organismo las percibe de la misma manera, primero que todo. Siempre me ha entretenido pensar en la percepción al momento de crear música y siempre me entretiene cumplir ese rol en los proyectos y grupos de trabajo con los que convivo, entonces tocando en una banda o haciendo un live, en realidad trato de pensar como esos sonidos los va a percibir el cuerpo de la persona que está ahí al frente escuchando, yo y quien esté presente; pensándolo así, es muy similar para mi trabajar en ambas propuestas.

Desde chico me llamó la atención acercarme a la música por eso, por lo entretenido que me provocaba escuchar cierta música, y aprendí a tocar algunos instrumentos de la manera tradicional y más académica, pero en algún momento me empezó a hacer limitante en la composición, (pensando la música frecuencialmente se comienza a leer como capas, y los instrumentos tradicionales acústicos trabajan en un rango frecuencial muy pequeño), luego relacionarme con Ableton y luego sintetizadores fue la manera de moldear el modo de composición un poco hacia esa visión, que da mucho más protagonismo a la música, no a cada instrumento. En ese sentido, encuentro que son casi totalmente lo mismo, estéticamente cambia a veces la forma y el discurso, según quién y para quién esté creando, pero en su fin esencial, la música sigue siendo lo mismo en cualquier formato, una reacción física estimulando una reacción química, los elementos son los mismos aún (ritmo, melodía, armonía, y silencio) abordados de distinta manera, relacionado también a contextos históricos y contingencia que afecte de alguna manera al que compone.

¿Cómo divides tus tiempos para el trabajo de banda en Julia Smith y la composición de tu proyecto Nabucodonosor?

Con los Julia Smith vivimos todos juntos, por lo que coordinar cualquier instancia de trabajo es muy rápido, hasta inmediato. Tenemos la costumbre de ensayar en jornadas de día completo casi, por lo que semanalmente suele ser mi trabajo desde que despierto hasta aproximadamente las 20:00 horas, que volvemos de ensayar.

Si no estamos ensayando estamos grabando cosas nuevas en casa o armando todo el hueveo extra que implica trabajar en música, revisar fechas, correos y la administración en el fondo. Desde la tarde noche suelo dedicar el resto a trabajar en Nabuco, jugando a lograr un beat diario y así el fin de semana siempre se termina con algo. Últimamente han habido hartas fiestas e instancias donde ir probando y escuchando música nueva, así como también hay mucha gente creando música nueva y eso, en el contexto de la electrónica, genera un feedback perfecto, es como que todos trabajaran para todos porque simplemente se va llenando de música el ambiente, música que nos juntamos a compartir los fin de semanas.

También me acomoda trabajar en casa al despertar, dejar todo conectado en la noche y cuando no hay ensayo de banda, levantarse a terminar de armar lo que esté pendiente de la semana anterior. En ese ritmo, generalmente, se van pasando las semanas muy rápido. Para tocar en vivo es fácil coordinarlo porque según la agenda de la banda puedo agendar la actividad de los demás proyectos.

¿Es más sustentable trabajar solo?

Yo creo que el trabajo de banda, asumiéndolo como un formato y un modo de abordar la música, sí, es muy probable que se extinga o que evolucione hacia otro estado. Sin embargo, no creo que alguna vez la gente que, disfruta del acto de reunirse a crear música o de debatir el proceso creativo en grupo, deje de hacerlo, porque finalmente es muy enriquecedor e interesante el ejercicio, a nivel de comunicación yo creo que es mucho más entretenido y conectado que mirarse a los ojos y conversar por ejemplo, ja, ja, ja.

Sí creo que el trabajo individual del productor centra mucho más la atención en la música misma, el streaming y la interacción virtual que tenemos con la publicación y la búsqueda es muy impersonal, incluso anónima, eso me parece súper coherente y me gusta, da lo mismo quién está tocando, no me interesa ver su cara, pero puedo reproducir una creación en donde quizás todos los días, ya no vemos tantos “rostros”.

Algo que nunca me ha gustado mucho es la imagen de la superestrella que la industria del rock armó por muchas décadas, me encanta que todo se vuelva impersonal y que la creación sea un videojuego (refiriéndome a lo democrático que es acceder a ella), que nadie lo vea como algo lejano. Eso me sitúa en un lugar súper optimista frente al panorama de la música chilena, hay mucha gente aprendiendo a relacionarse con ella de una manera nueva, innata, mega intuitiva. Esa misma gente está creando instancias igual de intuitivas y el medio está tomando un rumbo que no era tan predecible (todo esto a largo plazo igual, pero ya está avanzando). Falta que la gente que no hace música, re aprenda a relacionarse con ella, asumiendo de dónde viene y hacia dónde va, considerando los tiempos que vivimos y las herramientas con las que nos relacionamos, aprender a no buscar “la verdad”, “lo mejor”, lo que “hay que escuchar”, sino entender el fenómeno de relacionarse con el sonido como algo necesario y muy interesante de experimentar.

Foto* Fabio Sepúlveda

POTQ Magazine  2005 - 2020