POTQ Magazine

★ Popular ahora

Artículos, Columnas

Corazón Para Hacer Constitución: El caso de Cabezas y García en los tiempos de Twitter

Manuel Silva Publicado el 26 de Agosto de 2016 por

887 artículos
  • Comentarios

En todos lados salió esta semana que por la canción ‘Corazón Para Hacer Constitución’, compuesta por Carlos Cabezas de Electrodomésticos, y Manuel García, se pagaron más de 24 millones de pesos. Los acusados se manifestaron al rato desmintiendo la aseveración que el diario La Estrella de Concepción había publicado en su medio, en un ejercicio bastante común cuando ocurren este tipo de acusaciones. ¿Pero qué pasó realmente?

En mayo de este año, Cabezas contó a El Desconcierto cómo fue que se gestó la posibilidad de realizar una canción para el proceso constituyente que Chile se encuentra viviendo actualmente. “Una agencia de publicidad me contactó. Hicieron una licitación, donde eran cuatro participantes, después quedaron tres y les gustó mi propuesta”, dijo al sitio nacional. Dicha agencia de publicidad, por lo demás, es Doble Giro, la cual anteriormente había elaborado un spot publicitario para el Acuerdo de Unión Civil.

¿Por qué mencionamos esto? Porque es importante tener en cuenta todos los factores antes de empezar a tirar piedras por Twitter… Es interesante ver cómo el uso de dineros del Estado es un tema que a todos nos parece molestar por medio de redes sociales, pero que en la práctica, finalmente queda en el olvido después de un tiempo.

El proceso de composición tuvo un valor de $19.992.000, mientras que el pago correspondiente a la interpretación del mismo correspondió a $4.373.250. En total fueron $24.365.250 los destinados a la realización de la canción, lo cual parece una cifra desbordante, pero ¿es realmente tan así?

Manuel García publicó ayer en su fanpage un desmentido de la información que La Estrella de Concepción había publicado, lo cual, para cualquier periodista, es una gran patada en la guata.

“Viajando de gira por México me entero de las informaciones publicadas hoy en varios medios chilenos sobre mi participación en la canción del proceso constituyente: Fui a cantar por altruismo sin saber que habría pago, tal y como hacemos en muchas ocasiones. Posteriormente me informaron de un monto por ensayar, grabar, actuar en vivo y ceder todos los derechos. Tomando en cuenta estas exigencias, mas todas las complicaciones que vienen con estas acciones artístico sociales, el pago, cuyo monto total es de 3.150.000, es justo y acorde con el trabajo realizado. Esta cifra está muy lejos a la de los titulares de los medios”, dijo el cantante por medio de Facebook, no sin antes adjuntar su comprobante de depósito.

 

comprobante

Por su parte, Cabezas también desmintió la información. “Yo sé lo que me pagaron a mí, y no es esa cifra. Pero tampoco quiero referirme a eso”, dijo a La Estrella de Concepción. Más tarde, explicaría todo más detalladamente a ADN Radio, aludiendo a que “este monto incluye el pago para muchos músicos, y derechos de autor por cinco años. Fueron cerca de dos meses de trabajo (…) No es solamente componer la canción, el tema es bastante más amplio que eso”.

Sólo por si alguien se preguntó (cosa que dudo realmente) qué dijo Doble Giro, quienes, como se puede ver en el comprobante de García, fueron los encargados de pagarle al equipo de músicos, Sergio Gamboa, socio fundador de la agencia, dijo a Radio Bio Bio que su tarea “era solo la de visibilizar la licitación, es decir, convocar a los músicos postulantes y llevar sus maquetas ante la Secom (Secretaría de Comunicaciones del Gobierno de Chile) (…) El sueldo de los músicos que trabajaron en el proyecto correspondió a la Secom”.

¿Y qué dijo la Secom? El ministro vocero de Gobierno, Marcelo Díaz, mencionó que “Hay que mirar el conjunto del proceso. Se nos entregó una cantidad de recursos para difundir el proceso constituyente, para poner en marcha distintas herramientas de difusión y nos hemos atenido a ese marco presupuestario, a excepción del streaming, que requirió recursos adicionales y que permitió no solamente la fiscalización del Consejo Nacional de Observadores, sino que también que muchas más personas que no pudieron acudir a los cabildos regionales pudieran seguirlos y presenciarlos a través del streaming”.

Con todo lo anterior, y si nos ponemos a hilar fino, acá podemos estar ante cuatro fenómenos que lamentablemente son bastante típicos en estos casos:

1.- Quizá el diario sureño (propiedad de El Mercurio) haya publicado maliciosamente la información, basándose nada más que en lo netamente económico -y político- para crear un tema de la nada.

2.- Quizá Doble Giro no siguió las órdenes del Gobierno para la repartición de los dineros, ya que la Secom era el organismo encargado de destinar la plata. Simplemente hicieron lo que quisieron.

3.- Quizá todo corresponde a que los dineros simplemente fueron a parar a las cuentas bancarias de Cabezas y García y ya.

4.- Quizá todo corresponde al desconocimiento de los periodistas al no tener idea de que la producción musical (llámese composición e interpretación) nunca depende de una sola persona, sino que hay todo un equipo detrás de las mismas. Estas personas también requieren de equipos y espacios que en ningún caso son gratuitos, y que finalmente decantan en un gasto enorme de tiempo y dinero, sino pregúntenle a cualquier músico cuánto sale parar un álbum de 10 canciones que estén correctamente producidas (porque, independiente de que ‘Corazón Para Hacer Constitución’ sea pésima, suena como debe sonar).

Ahora bien, el gasto para un single promocional con tintes propagandísticos puede seguir pareciéndonos excesivo, sin embargo estoy más que seguro de que el tema va a morir con el paso de los días y nadie va a hacer absolutamente nada por remediar ninguna situación, básicamente, porque Twitter.

Es súper fácil generar temas por medio de la red social, sin embargo parece ser parte de la cultura chilena omitir dichas temáticas con el paso del tiempo. Nadie dijo nada cuando Cabezas compuso ‘Sonrisa De Mujer‘ para la campaña de Bachelet en 2013, así como nadie dijo nada cuando compuso el soundtrack de la malísima Este mar sabe demasiado, Takilleitor. Tal como dijo Cabezas, “Es simple poner que se pagaron tantos millones de pesos por componer una canción, pero esa es una visión reduccionista“, y si hay algún país latinoamericano que es enfermo de reduccionista, por el amor de Dios que esos somos nosotros.

Finalmente, ¿por qué gastamos nuestro tiempo tuiteando que nos están cagando? ¿Nos vamos a mover alguna vez para que se destinen los dineros como debieran destinarse? Esas fueron las dos primeras preguntas que se me vinieron a la cabeza cuando vi todo esto, y son las mismas preguntas que les dejo a todos ustedes.

blog comments powered by Disqus