POTQ Magazine

★ Popular ahora

Dënver – Sangre Cita (Umami, 2015)

  • Comentarios

Luego de escuchar Sangre Cita, queda la sensación de que Fuera de Campo (Precordillera, 2013) fue un ejercicio de pop barroco que sucedió hace mucho tiempo, cuando la realidad es que fue un disco presentado sólo hace dos años. En este nuevo álbum, la banda sigue la senda del pop, pero abordándola desde otra óptica. Ya no hay más micrófonos amplificando instrumentos porque ha llegado la era de las máquinas.

‘Noche Profunda’ es la canción encargada de abrir esta nueva obra del dúo y anticipa que estamos frente a nueva empresa de exploración de sonidos electrónicos. Esa es quizás, la primera línea que se puede esbozar como un cruce de todos los temas que componen Sangre Cita: la banda elige el camino valiente y se enfrenta a otros sonidos. Eso sí, no funciona como un cambio del que no hayamos tenido alguna pista antes. Todo lo que suena acá, es posible anticiparlo habiendo seguido de cerca la carrera del grupo, leyendo entrevistas en las que hablaban de sus gustos y prestándole oído a los detalles. Todo está unido.

Otro de los tópicos que traspasa a este disco es el sexo. Esos personajes que conocimos en ‘Los Adolescentes’ o ‘En Medio de Una Fiesta’ -canciones de Música, Gramática y Gimnasia del 2010- han crecido un par de años. Aunque hay pequeños detalles, que aclaran que tanto tiempo no ha pasado. El punto de vista desde el cual se retrata la sexualidad no es adulta. Se sigue descubriendo y explorando. Un ejemplo es ‘Bola Disco’, un tema que, musicalmente, sigue la línea de sus trabajos anteriores, pero en el que se enmarca una escena en la que los protagonistas de la canción podrían ser descubiertos por sus padres, <<en la alfombra, muertos de felicidad>>.

Ese mismo reconocimiento sexual sigue ‘La Última Canción’, un tema sobre la primera vez, con alguien mayor. Sobre las sensaciones de confiar y entregarse a ciertas prácticas que el otro ya conoce. Al llegar, eso sí, a ‘Pequeños Momentos de Satisfacción’, es que el necio que aún no quiso ver la evolución en las líricas de Dënver, se pega contra una puerta y las descubre. Durante muchos años se criticó, fundamentalmente, que el pop local era un lugar bucólico, inocente casi por conveniencia o flojera, retratando imaginarios poco cercanos a las realidades del joven promedio chileno. Estos argumentos se centraban en la poca definición política y, además, en aquella imagen deslavada de la sexualidad. De ese sexo con calzones de personajes de Disney, de ese que no tiene fluidos y que no huele. En esta canción de dos minutos y dieciséis segundos, Mariana susurra un par de frases que echan por tierra toda esta lógica:

Después de masturbarme
Me da por llorar
Me da por rezar
Y por volver a empezar

Y escucho una canción
Se enciende mi corazón
Son pequeños momentos de satisfacción

Es irónico que dentro de un tema tan minimalista, se esconda tamaña declaración de principios. Un discurso que se mantiene a lo largo del disco: en Sangre Cita hay arrojo. Tanto así, que es la propia banda que en tiempos en los que aún aparecen otros grupos que quieren sonar a Dënver, esta se va por el camino contrario y, es más, prefieren enfrentar y desafiar a sus propios seguidores con un hit como ‘Mai Lov’. Una explosión del pop más plástico y sintético que se puede encontrar en este álbum, masterizado por Javier Garza (ingeniero que ha trabajado con Gloria Stefan, Shakira, Javiera Mena, Ricky Martin y Paulina Rubio, entre otros) y que tiene guiños a un himno generacional, a estas alturas.

Pero no sólo es el público el enfrentado a un gran cambio. También los compositores del disco. Además de desligarse del control de la totalidad del proceso creativo, en Sangre Cita, Milton Mahan ha dejado de lado sus tradicionales falsetes. Una técnica vocal que sirve para algunos como una forma de destacar en ciertas armonías, pero que en este caso, ayudaba al músico a esconder su voz. Eso sí, en su historial de canciones hace algunos años hubo algunas muestras de esos graves, que agradecemos que por fin hayan salido a la luz de manera permanente. ‘La Lava’ es un buen track para disfrutarlos, una canción en la que también participa Fanny Leona (Playa Gótica) y que se desplaza hacia detalles de la electrónica de los ochenta. Incluso hay una línea melódica que recuerda a ‘Otro Día Más Sin Verte’ de Jon Secada, pero ralentizada. En cuanto a la interpretación de Milton, es un llamado a gritos a Miguel Bosé. Todo bien.

Otra de las virtudes de este disco es que es posible encontrar canciones con subcanciones dentro de ellas. ‘Yo Para Ti No Soy Nadie’, ‘Sangrecita’ (con Pedropiedra) y ‘Mi Derrota’ gozan de secciones diferentes que constituyen un verdadero mundo, cada una por sí misma. En esta última, el sintetizador a la Missy Elliot nos muestra un camino que de pronto da un giro y llega a un coro cien por ciento pop. Por otra parte, en ‘Yo Para Ti…’ el electropop va en subida. De pronto, el abismo: se escucha la voz de Milton -sin falsete- entrando sin permiso con un fraseo pegajoso y, cuando pensabas que la canción volvía a tomar su curso, Mariana canta en modo “soy Shakira rapeando en ‘Dónde estás corazón'”. Es, con creces, la mejor canción para bailar en una disco y cantarla borracho. Lejos. Lo genial de encontrar todas estas vueltas impredecibles en los temas antes mencionados, es que al mirarlos como una unidad, funcionan a la perfección. Hay un cuidado muy elegante en los detalles que son lo que, finalmente, permite esa progresión sorpresiva pero natural.

Denver+-+Javier+Pino+01

Algo que quizás hubiese mejorado la experiencia de escuchar el disco de principio a fin (para los que todavía aún gozan de este ejercicio) es el orden de las canciones. Al inicio se presentan temas que son derechamente hits capaces de levantar muertos, seguidas de otras un poco más introspectivas, pero no menos poderosas. En resumen, existe un desequilibrio. Es como el popper, la excitación se va muy rápido. Eso sí, fue una sabia elección situar ‘La Última Canción’ junto a ‘Pequeños Momentos de Satisfacción’. Nos están contando un cuento.

Necesitamos más fiestas en las que pinchen canciones de Sangre Cita. Si saben de alguna, pasen el aviso a contacto@potq.net.

*Sangre Cita es nuestro Disco de la Semana. Desde el 19 al 25 de octubre, podrás encontrar contenidos relacionados con este álbum, en nuestra sección de Especiales, como por ejemplo, este comentario canción a canción, hecho por Mariana y Milton. 

blog comments powered by Disqus