POTQ Magazine

★ Popular ahora

Artículos, Mis Discos

Mis Discos: Juan Manuel Torreblanca

Javiera Tapia Publicado el 13 de Mayo de 2015 por

362 artículos
  • Comentarios

Juan Manuel Torreblanca comenzó en la música en solitario, por el 2007 fue seleccionado por Red Bull Music Academy para participar en sus talleres de esa edición en Toronto, y es desde su inicio uno de los compositores de pop de avanzada del continente, sin duda. Es gracias a sus letras poderosas y el dramatismo casi teatral que entrega su piano, que ha podido construir obras destacadas como ‘Pancakes’ que es parte de sus demos del 2007 y 2008, o ‘Defensa’ el primer single de su EP del 2010, del mismo nombre.

Actualmente, Juan Manuel forma Torreblanca junto a su banda y este viernes 15 de mayo presentan en México su nuevo trabajo, El Polvo En La Luz. En esta ocasión, el músico comparte en POTQ el traicionero acto de elegir sus diez discos imprescindibles.

Aquí – Julieta Venegas

Uno de los discos que más escuché en mi adolescencia. Me abrió los ojos en muchos sentidos a la magia de la canción; a la versatilidad, diversidad y sofisticación que podía llegar a haber en el rock-en-español. Para mí, este disco lanzó a una jovencísima Julieta a un estatus de promesa de estrella que no mucho tiempo después se vería totalmente cumplida. Y también la posicionó como la reina de las cantautoras de pop-rock, hay muchísimas mujeres talentosas, pero nadie ha hecho (hasta ahora) un mejor repertorio que ella.

Re – Café Tacvba

Es muy difícil elegir sólo un disco de ellos, pero si me voy por el Re creo que sería porque tiene varias de las canciones que más me han sorprendido en todos los sentidos, en mi vida, como amante de la música en mi idioma. Es un disco que suena demasiado bien, no está atorado en un momento histórico, y -a la vez- es único en su manera de apropiarse de la música tradicional o folklórica latinoamericana y hacerla nueva, fresca y original de nuevo. La voz de Rubén estaba en un momento de fuerza y ligereza polifacética y genial.


Dummy – Portishead

Este disco fue de los que marcaron también un gran momento en mi vida y en la historia de la música. Uno de los más brillantes representantes de lo que se llamara “trip-hop” (que se escucha como un eco en la música de nuevas propuestas como FKA-Twigs). Canciones excelentes, desgarradoras en la voz privilegiada de Beth Gibbons. Y un equipo de productores, compositores y músicos impecables, que me hipnotizaron en innumerables escuchas a este disco. ‘Sour Times’ es una canción que quisiera que no me siguiera hablando de mí tan fuerte como lo hace.


The Dreaming – Kate Bush

Kate Bush para mí es algo entre una santa patrona y una diosa. Una loca inspirada y fantástica de imaginación y creatividad ilimitadas, y en este disco se encontraba en un momento de ímpetu alucinante. Su voz es explosiva y perfecta. Su cerebro es el filtro por el que llegan a ser canciones personajes y reflexiones filosóficas de muy distintos rincones del universo. La última canción es de las cosas más increíbles que he escuchado en la vida, y cuando empieza a rebuznar se gana mi corazón para siempre.


Mena – Javiera Mena

Hay muchos músicos chilenos a los que disfruto, he escuchado muchísimo y admiro y respeto de las generaciones recientes. Gepe, Alex Anwandter, Pedro Piedra, los Astro, entre muchos más. Pero me voy por este disco para la lista porque es un disco que he escuchado enterito, de principio a fin, muchas veces. Todas las canciones son buenas. Es gran compañía para caminar por la ciudad, ir de un lado a otro y cargarse de energía para enfrentar la cotidianidad.


Grace – Jeff Buckley

Este disco tiene algo místico. Jeff Buckley era una suerte de iluminado. La manera en que combinó una formación disciplinada y obsesiva con un talento (que venía en los genes) y una capacidad de entregarse, abandonarse a la interpretación con la libertad que sólo lo más grandes tienen… está capturada con minuciosidad y amor en esta grabación. Sus versiones a Leonard Cohen y Nina Simone se vuelven versiones definitivas. Y sus propias canciones cargan una melancolía extática, que sólo una voz como la suya supo encarnar.


Descanso Dominical – Mecano

Es que es un disco muy impresionante porque es de esos que pareciera un disco de grandes éxitos (y el tiempo lo transformaría justo en eso). La voz de Ana Torroja tiene una claridad y una precisión emotiva que me transporta y no me suelta. De algún modo siento que (con otra personalidad totalmente y otro universo) es una cantante tan sutil y poderosa como Kate Bush. Y los hermanos Cano encontraron en ella la voz perfecta para que sus talentos florecieran y se mostraran tan brillantes como podían ser.


Rumours – Fleetwood Mac

Un poco lo mismo que dije con el de Mecano, de que parece un “greatest hits”. Es un disco que aparte cargaba con la energía de ser la catársis de rupturas y romances de los mismos miembros de la banda entre ellos. Cosa que le generó un efecto masivo que va perfectamente bien con el título del disco. Pero lo importante es la música, las canciones. Lindsay Buckingham es de mis guitarristas favoritos de todos los tiempos y la magia etérea de hechicera de Stevie siempre se complementó de maravilla con la dulzura terrenal y el alma de blues que se encuentra en la voz de Christine.


Little Earthquakes – Tori Amos

Tori llegó a mi vida poco a poco pero una vez que se codificó en mi cerebro se volvió como una obsesión y su música la he escuchado con una intensidad de explorador. Me parece la mejor pianista que ha habido en el rock. Amo su voz, amo este disco porque es como un diario donde nos revela sus intimidades con frases muy lapidarias, muy vulnerables y muy rudas (dependiendo la ocasión). Me atrevería a decir que la música de Tori me ayudó mucho en mi vida.


 Tidal – Fiona Apple

Fiona Apple (bueno, este disco) llegó a mí casi por casualidad. Pasaba por una tienda departamental y estaba en un descuento tremendo que lo había dejado prácticamente regalado. A eso sumemos el que los ojos marítimos de la portada me parecieron muy llamativos y me lo compré sin más. Jamás imaginé en ese momento que al escucharlo se desataría una historia de amor que probablemente durará mi vida entera. Fiona me parece una genia atormentada, su música me fascina y me habla de mí con una elocuencia que ya quisiera yo poseer.

blog comments powered by Disqus