Now Reading
Christina Rosenvinge

Christina Rosenvinge

Avatar

03.JPG

Que Christina Rosenvinge este considerada la gran musa indie no es una afirmación gratuita, y ni mucho menos la viene regalada. Porque no podemos olvidar que esta misma Christina lánguida que nos enamora no es otra que la mitad de aquel dúo que hacía ¡Chas! y aparecía a tu lado. Pero todo empezó unos años antes.

En su adolescencia, Christina Rosenvinge fue la vocalista de un grupo de cierto renombre durante los ochenta en La Movida madrileña: Ella y los Neumáticos. El grupo no llegó a grabar ningún LP, pero sus maquetas nos regalaron temas tan básicos como pegadizos como Prefiero ver las series de televisión a salir contigo, Que frío o la genial declaración de intenciones de Es Pop.

Tras esta experiencia underground e influenciados por la música pop francesa de los sesenta-setenta, Christina consiguió gran popularidad gracias a su dúo musical con Álex de la Nuez en Álex y Cristina. En el año 1987, salió a la luz su disco homónimo, que contenía uno de los himnos más radiados (y cantados) dentro del pop en castellano, ¡Chas! y aparezco a tu lado. Un emblema la época, un pesado lastre para la posterior carrera de Christina (del que parece haberse librado ya completamente, ya que una alusión al tema ha sido incluído en el tema Me he perdido que aparece en el EP Verano Fatal: Te adiviné en tu balcón / silbando una larguísima canción / pensando “¿es lo correcto o no?, / así que hice ¡chas! y aparecí a tu lado). El éxito les llevó a una decente participación en el horrendo festival de la OTI con Dulce Maldición (en el que acabaron en una no muy buena posición) y a la grabación dos años después de un segundo LP: El Ángel y el Diablo. Que pese a tener éxito en Sudamérica supuso el final del grupo.

Tras el pop de apariencia simplista de Álex y Cristina, a la joven hispano-danesa se le abría un amplio abanico de posibilidades. Pero ella optó por su opción predilecta: el rock. Nos lo demostró a todos en 1992 junto a Los Subterráneos con Que me parta un rayo. Grandes temas como Ni una maldita florecita, Tengo una pistola, Las suelas de mis botas aparecieron en este LP, pero sobre todo tres de las grandes canciones indispensables de Rosenvinge: la balada 1.000 pedazos, la candorosa Alguien que cuide de mi y ante todo la grandiosa Voy en un coche. Con este disco tuvo un notable éxito en España y Sudamérica, convirtiéndose en un nuevo modelo para las mujeres de la escena del rock. En 1994, llegó el canto de cisne de Christina y Los Subterráneos con el poderoso Mi pequeño animal, que incluía temas como Días grandes de Teresa (que está recuperando en su actual gira 2007 junto a Nacho Vegas), las bonitas composiciones que son Pálido, Muertos o algo mejor, Al fin sola al fin loca (con la colaboración de Andrés Calamaro) o Días de tormenta. El disco vino salpicado por la polémica, ya que el tema Mi pequeño animal fue censurado en varios paises por su marcada temática sexual.

Pero Christina no quería quedarse estancada en el rol de mujer rockera al uso y en esto tuvo mucho que ver la aparición de Lee Ranaldo, guitarra de Sonic Youth, y la ciudad de New York. Lee Ranaldo y New York. New York y Lee Ranaldo. La nueva Christina Rosenvinge. Junto a él colaboró como voz femenina en varios temas, pero lo importante es que junto a él llegó Cerrado. El bien llamado “suicidio comercial” de Christina Rosenvinge debe ser considerado como uno de los discos puntales de la música. Bajo la producción de Lee Ranaldo, dió un giro arriesgado a la oscuridad musical, huyendo de lo obvio y lo comercial. Un disco crudo que tras golpearte por su suciedad en una primera escucha, no deja de crecer en las siguientes. En esta ocasión las melancólicas letras de Christina influenciadas por Virginia Woolf y Sylvia Plath, se mezclan a la perfección con las ruidosas y afiladas guitarras de Ranaldo. Desde Solo a Lo siento, un disco perfecto en el que destaca el tema que da título al disco que nos demuestra el derecho a no jugar, a huir de la realidad. Dios ¿Ahora qué es? / ¿Quién hace tanto ruido afuera? / No, no quiero volver, / no me interesan las carreras / sé lo que hay al final, / un montón de nunca más. / ¿Qué demonios queréis de mí? / Nunca más me voy a vestir. ¿Por qué no me dejais dormir? / Dormir / Dormir / Estoy tan bien como una puta en su hora libre. / Siento terciopelo en la piel, / cierro los ojos veo tigres, / tigres en el jardín, / sólo tengo que ir detrás. / ¿Qué demonios queréis de mí? / No es mi guerra ni es mi país / ¿Por qué no me dejais dormir?Como curiosidad, cabe destacar que varios de los temas de Cerrado aparecieron en La pistola de mi hermano, la ópera prima del escritor underground Ray Loriga, en la que también participó como actriz en un pequeño papel junto a Viggo Mortensen.

Tras la grabación de un especial concierto acústico bajo el nombre de Flores Raras y después de romper con su multinacional, Christina Rosenvinge marchó a New York para empaparse aún más de la música estadounidense. Gracias a sus amigos de Sonic Youth logra hacerse un nombre dentro del circuito alternativo neoyorquino, llegándola a comparar tanto por belleza, pose y actitud con la legendaria Nico. En 2001, llegaría el primer disco de su trilogía estadounidense: Frozen Pool. Publicado en el sello Smells Like Records, bajo la mano de Steve Shelley, batería de Sonic Youth. La figura de Christina Rosenvinge se hace importante en USA más que en España (el disco Frozen Pool no se editó aquí hasta cinco años después). Embargada por el ambiente NY y logrando el beneplácito de popes de la música como Lou Reed, lanza su segundo disco usamericano: Foreign Land. Este disco, más ambicioso que el anterior, fue pensado como un disco-libro, ya que además de las 8 canciones del CD, contenía un libro con fotografías de Ray Loriga. Un disco muy recomendable gracias a 36 o Submission, pero lo mejor estaba por llegar.

Cuatro años se hizo esperar, pero como suele ocurrir, la espera mereció la pena. Christina Rosenvinge volvió en 2006 con Continental 62, un disco cinco estrellas que suponía también el retorno de Christina a la interpretación en castellano. Christina había vuelto a casa mejor que nunca. Un disco bellísimo (ya desde la fotografía de la portada, obra de Ray). Tok Tok (también interpretada en la gira de Verano Fatal), Quién me querrá o Teclas negras nos devuelven a una Christina más terrenal y madura, pero sin abandonar ese vanguardismo que aparece en sus tres discos anteriores.

Pero Continental 62 no supuso únicamente el final de su trilogía norteamericana, sino el final de su relación con Ray Loriga. Desde principios de los noventa, Ray Loriga y Christina Rosenvinge formaban la pareja más cool de la escena cultural española. Ella, musa del indie. Él, escritor que paso del underground con sus novelas de tinte autobiográfico Lo peor de todo, Días extraños, Caídos del cielo (la cual adaptó a la gran pantalla en La pistola de mi hermano), que se hizo grande con Tokio ya no nos quiere y que mantiene una más que notable relación con el mundo cinematográfico, ya que además de haber dirigido y escrito sus dos largometrajes (el anteriormente citado La pistola de mi hermano y la onírica Teresa, El cuerpo de Cristo), ha escrito el guión para Ausentes de Daniel Calparsoro, El Séptimo Día de Carlos Saura y colaboró con Pedro Almodóvar en Carne trémula. Si a toda esta poderosa relación intelectual (muy interesante el estudiar los alusiones, ataques y reacciones de la pareja en sus discos y sus libros), añadimos dos niños Wilhem y Kay, todavía no podemos entender como pudo abandonarla en este 2007 por la modelo Eugenia Silva (relación que ya ha terminado también).

Como buen animal herido, Christina Rosenvinge no ha tardado tiempo en mostrar las heridas de la separación como mejor sabe: con la música. Para ello se unió a uno de los más insignes compositores alternativos españoles, Nacho Vegas. Lo que comenzaron siendo unas sesiones para grabar dos temas, acabó materializándose en un EP de siete canciones que suponen lo mejor del año en lengua castellana. Un “duelo de caballeros” que no deja de ser una limpieza de trapos sucios de las relaciones de Nacho y Christina. El EP comienza con Me he perdido, una declaración de amor entre los dos rubios cantantes: Que ahora sí que sí / que sé que me he perdido. / Porque sólo es pensar en ti / y acabar perdido. / Porque sólo con pensar en ti / me pongo perdido. Con Humo, volvemos a la Christina minimalista y sensual, que prefiere susurrarnos al oído a cantar: Con tus manos /examinas /cada pliegue / de mi piel / y te pierdes /te diluyes / te desarmas /sin querer. Es la hora de llegar al tema central que da nombre al álbum, Verano fatal es el gran tema de la temporada. Pura actitud, que nos muestran a unos Nacho y Christina con una gran carga tanto rockera como sexual: La mañana nos recoge / donde muere la ciudad / yo buscando tu fuerza / y tú, mi debilidad. Benditos uuh de Christina. Por si hubiesen dejado poco clara su nueva relación, Christina Rosenvinge se arranca con un tema que nos muestra sus actuales sentimientos hacia el escritor que la abandonó: Ayer te vi / tan odioso y tan extraño / como esa gente con la que / uno se pelea en el tráfico / me viste tú también / dudaste, pero no quisiste arriesgar / nunca fuiste muy valiente / hiciste muy bien / ahora estoy armada hasta los dientes. Tras dos notables reflexiones tanto de Christina (No pierdes lo que das) y de Nacho (Que nos parta un rayo), llegamos la final del disco con la bella nana que es No lloro por ti. Otro pequeño recadito a Ray: No lloro por ti / lloro por lo mucho / que quería este momento / y aquí estás de rodillas / y me importas un pimiento.

¿Quién podía imaginar lo que nos ha deparado una carrera como cantante underground, de pop simplón, de rock puro, de rock alternativo? Lo que no tenemos que tener miedo al futuro musical de la bella rubia.

Discos recomendados:
Christina y los Subterráneos (1992) Que nos parta un rayo
Christina Rosenvinge (1997) Cerrado
Christina Rosenvinge (2002) Foreign Land
Christina Rosenvinge (2006) Continental 62
Nacho Vegas & Christina Rosenvinge (2007) Verano Fatal

Vídeos recomendados:
Christina Rosenvinge “Alguien que cuide de mí” (acústico) (de Flores Raras, 1998)
Christina Rosenvinge “Cerrado” (acústico) (de Flores Raras, 1998)
Christina Rosenvinge “Flores raras” (acústic) (de Flores Raras, 1998)
Christina Rosenvinge & Leonor Watling “Come As You Are” (Nirvana cover) (live 2005)
Christina Rosenvinge & Leonor Watling “Tok-Tok” (live 2005)
Christina Rosenvinge “A Liar To Love” (de Continental 62, 2006)
Christina Rosenvinge & Nacho Vegas “Días extraños” (live 2007) (tema de Nacho Vegas)
Christina Rosenvinge & Nacho Vegas “Me he perdido” (live 2007)
Christina Rosenvinge “1.000 pedazos”
Christina Rosenvinge “1.000 pedazos” (live)
Christina y los Subterráneos “Tú por mí”
Christina y los Subterráneos “Voy en un coche”
Álex y Cristina “¡Chas! y aparezco a tu lado”

Vídeo: Christina y Los Subterraneos – Tú por mí

Miren el vídeo y cachen que fue ripeado del programa “Más Música” de Canal 13. Increible todos los años que han pasado.

POTQ Magazine  2005 - 2020