Hace una década, en un programa de talentos de la televisión chilena, aparecía Sofía Walker de trece años. En su presentación decía que cantaba desde los siete, que su abuela era pianista y cantante y que soñaba con ser como Whitney Houston o Celine Dion. Luego subía al escenario a cantar ‘Somebody to love’ de Queen. La cara de Jaime Coloma es impagable

Estamos en el 2020 y exactamente hace un año, en el último agosto sin revuelta y pandemia, Sofía publicó ‘Toda la noche’ con su nombre artístico Soulfía. Un R&B con dembow que confirmó que sus deseos de adolescente no estaban tan lejos de los planes que tiene como artista adulta. 

Ella dice que el centro de su música es el soul, “porque esa es la madre tierra de todos los géneros musicales. Y mi manera de enlazar un género con otro en mis canciones serían las voces, los detalles de armonizaciones, la forma de cantar. Eso va ligando una canción con otra, a pesar de que una pueda ser trap o la otra pop, o R&B. Unas a otras van a estar ligadas con esta característica mía”. 

Canta desde que es una niña y también toca el piano. Entró a estudiar canto a Projazz pero rápidamente desistió de terminar la carrera. “Fue desilusionante entrar a estudiar ahí”, dice. Estudió piano clásico a partir de los cinco años y luego se instruyó de forma autodidacta en el popular. Con el canto fue algo similar, tomaba clases particulares y pasó por academias donde le enseñaban a manejar su voz, “pero no a crear un personaje artístico. Entonces, cuando entré a Projazz fue un poco lo mismo y me salí porque yo quería crear un personaje, en el sentido de hacer mi música y mostrar mis cosas. No te enseñan a construirte como artista, caché que el enfoque ahí era otro. Si estudias en la escuela es para ser profesora, cantar canciones de otras personas o componer más jazz. O sea, a mí me encanta el jazz y todo lo que aprendí ahí, pero no era lo que yo quería en mi futuro como artista”. 

“Mi lucha es encontrar la forma de transmitirle a las personas a través de mis composiciones lo que puedo transmitir cantando ‘I will always love you’ de Whitney Houston, por ejemplo. Cómo poder transmitir esa vocalidad enorme que se requiere para cantar ese tipo de canciones, de estas cantantes históricas, cómo transmitir ese soul puro en cosas modernas. Esa es mi meta en realidad. Transmitir esa potencia a través de algo urbano, algo pop”, explica. Finalmente, el ejercicio de estilo fue lo que la preparó a través de sus deseos y herramientas en la adolescencia, para ahora saber lo que quiere crear. 

Sofía nos cuenta que H.E.R. es una gran referente para ella. “La admiro demasiado, porque además de cantar como canta, toca todos los instrumentos posibles. Para mí ella es la Whitney Houston moderna”. Menciona ‘Slide’ como una canción que la impacta.

En su naciente y prometedora carrera, Soulfía no está sola. Está acompañada de otros músicos, pero también de artistas de otras disciplinas. En ‘City Girls’, su último trabajo, por ejemplo, trabajó un videoclip junto a Sebastián Brize y Forever22.

“Es muy bacán cuando una recibe apoyo de los colegas. El otro día el Bronko Yotte me escribió y yo muy feliz, onda OG, lleva caleta de rato en la escena y que vea mi crecimiento y lo apoye, lo comparta y me anime, me hace feliz. El Ceaese también me escribe a veces, me dice ‘sigue dándole’. Y sobre los artistas más visuales, me encanta crecer juntos, con fotógrafas o el Forever22, el Seba Brize. La propuesta no es ‘trabaja para mí y te pago’, no, de verdad es hacer algo colectivo, les pregunto todo, su opinión, qué pondrían, qué sacarían, qué les gusta, que decidan ellos qué hacemos en tal o cual escena. Dejo mucho que participen del arte que están creando, no me gusta dictar todo lo que hay que hacer, además de que siempre es valiosa una perspectiva de afuera”. 

“Lo mejor es compartir el arte y que la gente que escucha, sepa que está hecho por estas personas. Que le pongan un nombre a lo que ven. También pasa con los productores. Pasa mucho que los fans escuchan canciones y no saben quién las produce, yo creo que hay personas que ni siquiera lo piensan, que consumen la música nada más, y creo que una barrera que hay que sacar para que la cultura crezca más, es que la gente se interese por eso también. quién produjo, cómo se llama, quién hizo el arte, que sea un paquete completo. Quiero que un fan se interese por saber qué es lo que hay detrás de una canción”. 

Sobre la construcción de sus canciones, Sofía dice que varía el método y que está feliz con todas las posibilidades que tiene en este momento. En el caso de su último sencillo ‘City Girls’, “fue un beat que me mandó YoungDst y yo nunca había hecho una canción así, siempre las había compuesto todas yo, pero en esta, la creación del beat es suya y la composición melódica y lírica es mía. Puede ser que esté con los productores en el estudio y creamos algo de cero, o yo llevo una idea a un estudio y la armamos, o me mandan un beat y yo canto encima, depende de mi mood”.