Now Reading
Richard Ashcroft en cinco canciones

Richard Ashcroft en cinco canciones

Era el nombre que faltaba para completar la invasión brit pop noventera en nuestro país. Richard Paul Ashcroft se presentará por primera vez en territorio nacional este próximo jueves 20 en el Teatro Caupolicán, una jornada en que el inglés presentará material de su último álbum de estudio, These People (2016), además de repasar lo mejor de su repertorio como solista además de los clásicos de su banda madre.

Los nervios y ansias por ver al ex líder de The Verve nos comen desde la confirmación del show, es por eso que preparamos una lista con las canciones que más deseamos escuchar este jueves. Solo clásicos, para ti y para mí. Así que prepara tu pantalón a rayas y coloca el mechón de pelo a un lado, que Richard Ashcroft se viene con todo.

 ‘The Drugs Don’t Work’ – Urban Hymns (The Verve – 1997)

Las drogas nunca serán la vía de escape a tus problemas. Aunque parezca un mensaje sacado por el mismísimo Don Graf, Ashcroft supo plasmar con elegancia su etapa dentro del uso de estupefacientes. Aunque jamás fue un estandarte del consumo de sustancias ilícitas, el cantante sostuvo en su momento que la heroína jamás estuvo dentro de su catálogo y aseguró que de lo único que se arrepintió fue haber probado la metanfetamina.

‘Sonnet’ – Urban Hymns (The Verve – 1997)

El año 1997 fue fructífero dentro de la escena musical inglesa. Blur editaba su álbum homónimo, Oasis hacía lo propio con Be Here Now, mientras que The Verve lanzaba Urban Hymns, el disco más exitoso en su historia. De este trabajo se desprende ‘Sonnet’, el último single antes de su segundo quiebre, ocurrido en abril de 1999. Siguiendo la línea de ‘The Drugs Don’t Work’, el sencillo juega a las melodías suaves mezcladas con arreglos de violines, transformándose en uno de los clásicos más exigidos por los fanáticos.

‘Break The Night With Colour’ – Keys To The World (2006)

Durante el segundo distanciamiento que tuvo The Verve, Ashcroft se enfocó en su carrera solista (instancia que lo trae por primera vez al país). A pesar de no lograr el impacto que tuvo junto a su ex banda en el siglo pasado, la discografía del inglés cuenta con algunas cuantas gemas como ‘Break The Night With Colour’. El primer single de su tercer larga duración contiene el sello indiscutible del cantante: una letra sentida y esperanzadora. Hay que seguir adelante.

A Song For a Lovers – Alone With Everybody (2000)

Es la canción más reconocible dentro del repertorio solista del británico, aunque originalmente fue escrita para el álbum Urban Hymns de The Verve, inclusive llegando a ser grabada tres veces. Este primer sencillo en la carrera solista de Ashcroft alcanzó el tercer puesto dentro de los rankings de popularidad en el Reino Unido y cuenta con un video clip a cargo de Jonathan Glazer.

‘Bitter Sweet Symphony’ – Urban Hymns (The Verve – 1997)

Es la canción máxima dentro de toda la discografía de The Verve. Este himno del brit pop durante los noventas, significó el salto al estrellato mundial por parte de los ingleses, pero también estuvo marcada por una disputa legal. Los arreglos del single, correspondían una vieja versión orquestal de ‘The Last Time’ de los The Rolling Stones, quienes a su vez tomaron prestado de ‘This May be The Last Time’, original de los The Staples Singers. Ladrón que roba a ladrón, tiene cien años de perdón. De todas maneras ‘Bitter Sweet Symphony’ trascendió a la cultura pop al ser parte de la banda sonora de Cruel Intentions, además de un recordado video clip. Esta canción es y seguirá siendo el caballito de batalla de Ashcroft y compañía, además del vivo retrato de una década esplendorosa para la música británica.

POTQ Magazine  2005 - 2020